Le­yen­das del Rock 2017

En pri­mer lu­gar, y an­tes de em­pe­zar, me gus­ta­ría pe­dir dis­cul­pas a los lec­to­res por si la si­guien­te na­rra­ción de los he­chos no coin­ci­de con sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre có­mo de­be­ría ser es­ta cró­ni­ca. He de­ci­di­do que lo que me­re­ce un fes­ti­val con unas ca­rac­te­rís

Metal Hammer - - ATRAPADOS -

Lle­gué a Vi­lle­na so­bre las on­ce de la ma­ña­na del mar­tes 8 de agos­to y, pa­ra mi sor­pre­sa, no era de las pri­me­ras. Ha­bía gen­te acam­pa­da des­de la jor­na­da an­te­rior, aman­tes de la mú­si­ca y enamo­ra­dos del even­to que no po­dían es­pe­rar más en sus ho­ga­res y que de­ci­die­ron atre­ver­se con el cam­ping un día an­tes que el res­to de los mor­ta­les. Y de­bo de­cir que des­de el pri­mer mi­nu­to que pi­sé ‘El Le­yen­das’ pu­de dis­fru­tar de ese buen am­bien­te del que tan­to presumen sus asis­ten­tes: desconocidos nos brin­da­ron ayu­da de­sin­te­re­sa­da, bro­mas, can­cio­nes y mu­cha juer­ga. Qui­zás es­tas re­fle­xio­nes no sor­pren­den a nin­guno de vo­so­tros, pe­ro mi ob­je­ti­vo, en es­ta oca­sión, es ce­ñir­me lo má­xi­mo po­si­ble a la reali­dad que su­po­ne vi­vir un Le­yen­das des­de el cam­ping, así co­mo ofre­cer una se­rie de po­si­bles me­jo­ras a te­ner en cuen­ta pa­ra las pos­te­rio­res edi­cio­nes. De es­ta ma­ne­ra, y tras ha­ber es­ta­do ayu­dan­do a unos ami­gos a es­ta­ble­cer su cam­pa­men­to en la zo­na gra­tui­ta, me di cuen­ta de que si al­go fa­lla­ba en esa zo­na era la ca­li­dad de sue­lo, de­ma­sia­do are­no­so, ga­ran­ti­zan­do po­ca su­je­ción de las tien­das en el ca­so de las gran­des ven­to­la­das que ca­rac­te­ri­za­ron las jor­na­das del mar­tes y el miér­co­les.

Pe­ro va­mos a lo que nos con­cier­ne. Tras pa­sar mi pri­me­ra no­che en la zo­na de cam­ping som­bra y ha­ber des­can­sa­do más de lo es­pe­ra­do, me dis­pu­se a en­fren­tar­me a otro de los ele­men­tos con­flic­ti­vos pa­ra un pri­me­ri­zo: Las du­chas. De­bo men­cio­nar que iba más que ad­ver­ti­da so­bre lo que me iba a en­con­trar y las ins­ta­la­cio­nes no me sor­pren­die­ron ni pa­ra bien, ni pa­ra mal. ¿Re­su­men rá­pi­do de mi ex­pe­rien­cia hi­gié­ni­ca? Geor­ge R.R. Mar­tin des­cri­bió per­fec­ta­men­te la ex­pe­rien­cia en el tí­tu­lo de su co­no­ci­da sa­ga ‘Can­ción de Hie­lo y Fue­go’. [Spoi­ler: El hie­lo son las du­chas.]

Ya aci­ca­la­dos, re­pei­na­dos y con el pri­mer mi­ni de cer­ve­za en la mano, nos dis­po­ne­mos a acer­car­nos a la en­tra­da que, se­gún lo que in­di­ca­ban los asis­ten­tes a las edi­cio­nes an­te­rio­res, pre­sen­ta­ba más co­la que en esas otras oca­sio­nes. Una vez den­tro, ten­go que re­co­no­cer que me em­bar­gó una sen­sa­ción abru­ma­do­ra, el cés­ped ver­dí­si­mo, to­das esas tien­das, los food­trucks, las ba­ta­llas de soft­com­bat… ¡ha­bía tan­to por ha­cer y tan po­cos días pa­ra po­der amor­ti­zar­lo to­do! Y no nos ol­vi­de­mos de lo más im­por­tan­te: LOS CON­CIER­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.