Le­yen­das del Rock 2017

Metal Hammer - - ATRAPADOS -

Re­pa­sa­ron sus clá­si­cos y recorrieron su ha­bi­tual se­lec­ción de can­cio­nes so­bre el es­ce­na­rio acom­pa­ña­dos por una exó­ti­ca bai­la­ri­na, ig­no­ran­do por com­ple­to los te­mas de ‘Pa­raí­so Prohi­bi­do’, el úl­ti­mo tra­ba­jo del con­jun­to. Aun así, es­ta de­ci­sión les fun­cio­nó, sa­tis­fa­cien­do a los que se acer­ca­ron a ver­los. El miér­co­les se ce­rró con la ac­tua­ción de Sau­rom, y de­bo re­co­no­cer que, a esas al­tu­ras de la no­che, yo ya es­ta­ba de­rro­ta­dí­si­ma y an­da­ba muy es­ca­sa de fuer­zas. Aun así, me que­dé pa­ra ver có­mo fun­cio­na­ba el di­rec­to del que tan­to presumen. Y es cier­to que es al­ta­men­te re­mar­ca­ble, hu­bo un co­ro, ac­to­res, bai­la­ri­nes, es­pec­tácu­los pi­ro­téc­ni­cos… y has­ta par­ti­ci­pa­ron al­gu­nos fans. Fue una gra­ta sor­pre­sa con la que pu­de po­ner­le el bro­che a una ve­la­da re­ple­ta de emo­cio­nes.

Con mi pri­mer gol­pe de ca­lor en Vi­lle­na, a pe­sar de es­tar alo­ja­da en som­bra, so­bre­vi­ví co­mo pu­de la ma­ña­na del jue­ves has­ta que abrie­ron las puer­tas del re­cin­to, en el que apro­ve­ché pa­ra re­fu­giar­me a la som­bra de una de las enor­mes car­pas que la or­ga­ni­za­ción ha­bía ins­ta­la­do sa­bia­men­te. Ste­ve’n’Sea­gulls abrie­ron la jor­na­da (y la fiesta) en el Azu­ce­na in­ter­pre­tan­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas ver­sio­nes de te­mas clá­si­cos del gé­ne­ro con el ban­jo co­mo ele­men­to prin­ci­pal de las mis­mas, dan­do pie a una ac­tua­ción fres­ca y muy, muy di­ver­ti­da. ¡In­clu­so lle­gó a for­mar­se un enor­me cir­cle pit du­ran­te su co­ver del ‘Seek & Des­troy’!

En cuan­to con­clu­yó es­ta pri­me­ra ac­tua­ción, y po­co más tar­de de las 17:30 de la tar­de, In­som­ni­um tra­jo su ‘ Win­ter’s Ga­te’ ín­te­gro a Vi­lle­na. Y, no sé si es por­que yo no me en­con­tra­ba al 100% (por­que el Sol no per­do­na a na­die), pe­ro, a pe­sar de que me pa­re­cie­ron bru­ta­les, dio la sen­sa­ción de que que­da­ron al­go más flo­jos que el res­to de con­cier­tos que tu­vie­ron lu­gar du­ran­te el res­to de la tar­de. Aun así, los fin­lan­de­ses no se de­ja­ron apla­car por el im­po­nen­te As­tro Rey y, tras to­car to­do su úl­ti­mo tra­ba­jo, has­ta se atre­vie­ron con ‘Ep­he­me­ral’ y ‘ Whi­le We Sleep’, dan­do un con­cier­to pa­ra su­fi­cien­te, de esos que te ge­ne­ran ga­nas de ver­los en sa­la, en otro con­tex­to, por­que sa­bes que los vas a dis­fru­tar más y me­jor.

Con Ales­torm a pun­ti­to de em­pe­zar en el otro es­ce­na­rio prin­ci­pal, se ha­cía im­po­si­ble di­ri­gir­se al Mark Rea­le, por el mo­men­to. Sin­ce­ra­men­te, creo que ese fue uno de los con­cier­tos más bi­za­rros de to­do el fes­ti­val, de una ma­ne­ra po­si­ti­va, por su­pues­to. Tra­je­ron su fiesta pi­ra­ta, ba­ñada por el al­cohol, en la que to­dos caí­mos ren­di­dos a sus pies mien­tras nos de­já­ba­mos las cuer­das vo­ca­les en­tre el te­ma ho­mó­ni­mo de la ban­da, así co­mo ‘No Gra­ve But The Sea’ o in­clu­so ‘Fuc­ked With An An­chor’ en el que to­dos le sa­ca­mos el de­do co­ra­zón al cie­lo. Fue una fiesta de pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na: los su­je­ta­do­res vo­la­ban, el al­cohol co­rría a dies­tro y si­nies­tro e in­clu­so dio lu­gar a un Wall Of Death ma­si­vo en el que par­ti­ci­pó TO­DO el pú­bli­co asis­ten­te al con­cier­to y no só­lo las pri­me­ras fi­las. De­ta­lle in­tere­san­te: In­ter­pre­ta­ron su ver­sión

de ‘Han­go­ver’ en vi­vo y eso me hi­zo, muy, muy fe­liz. Re­pe­ti­ría de ca­be­za.

Y se­guí sin mo­ver­me del es­ce­na­rio prin­ci­pal por­que, jus­to des­pués, to­ca­ban los ale­ma­nes Ra­ge, que pre­sen­ta­ban su úl­ti­mo dis­co ‘Seasons Of The Black’, tra­ba­jo que, por cier­to, gana mu­chí­si­mo con las es­cu­chas. La de­fen­sa de es­ta nue­va pro­duc­ción en di­rec­to fue más que óp­ti­ca, pe­ro no es nin­gún se­cre­to que cuan­do una ban­da tie­ne una tra­yec­to­ria de la lar­ga­da de la de Ra­ge, el pú­bli­co bus­ca oír los clá­si­cos. Por eso, par­te del setlist ti­ró de te­mas an­ti­guos del con­jun­to, aun­que se ba­só en el ‘Seasons Of The Black’. Ade­más, du­ran­te su in­ter­pre­ta­ción, Mar­cos Ro­drí­guez, de ha­bla his­pa­na, se sin­tió co­mo en ca­sa alen­tan­do a los fans a bai­lar, can­tar y de­jar­se la piel des­de la co­mo­di­dad de la len­gua ma­ter­na. Por otro la­do, le qui­tó el pues­to de vo­ca­lis­ta al pro­pio Peavy, du­ran­te la co­ver de ‘Holy Di­ver’.

An­tes de que em­pe­za­ra la si­guien­te ac­tua­ción en el Azu­ce­na Sta­ge, me di­ri­gí ha­cia el Mark Rea­le, pues­to que Om­nium Gat­he­rum eran vi­si­ta obli­ga­da, y es que se tra­tan de mi ban­da re­ve­la­ción de es­te año. Los descubrí en el con­cier­to que die­ron Amon Amarth en Bur­gos el pa­sa­do mes de abril y, des­de en­ton­ces, no les he po­di­do ol­vi­dar. Die­ron su tra­lla ha­bi­tual, in­clu­so te­nien­do en cuen­ta que Mar­kus ya ha­bía es­ta­do de­ján­do­se la piel a las seis cuer­das du­ran­te el show de In­som­ni­um. Fue uno de los gran­des con­cier­tos de la ve­la­da, du­ran­te el cual to­ca­ron al­gu­nos de sus in­dis­pen­sa­bles co­mo ‘Sky­li­ne’, ‘Ego’ y ‘New Di­na­mic’. Des­gra­cia­da­men­te, no pu­de que­dar­me a ver to­do el es­pec­tácu­lo de los fin­lan­de­ses, ya que Epi­ca em­pe­za­ba en el otro es­ce­na­rio y era otro must.

Si os soy sin­ce­ra, no soy una gran se­gui­do­ra del gru­po, fui por cu­rio­si­dad y la ver­dad es que es­tu­vo bien, pe­ro so­lo eso. A ver, me ex­pli­co, soy más de es­cu­char es­te ti­po ban­das que de ver­las en di­rec­to, en vi­vo me abu­rren. Aun así, de­bo re­co­no­cer que el pú­bli­co es­ta­ba en­tre­ga­do, la pi­ro­tec­nia fue es­pec­ta­cu­lar y Si­mo­ne pa­re­cía una au­tén­ti­ca dio­sa so­bre el es­ce­na­rio mien­tras de­ja­ba es­ca­par su to­rren­te de voz ver­so a ver­so. Va­lió la pe­na acer­car­me a ver­lo.

Blind Guar­dian fue otro de los gran­des de la jor­na­da. Era uno de los nom­bres del car­tel que más lla­ma­ban la aten­ción y que, ade­más, vi­si­ta­ba el fes­ti­val por pri­me­ra vez y to­can­do, na­da más y na­da me­nos que 80 mi­nu­tos. Eso sí, tras ha­ber vis­to las im­pre­sio­nan­tes pues­tas en es­ce­na que ha­bían traí­do los otros gran­des nom­bres del li­ne-up has­ta el mo­men­to, sor­pren­dió la sen­ci­llez de su pues­ta en es­ce­na. Aun así, ellos so­los se va­len pa­ra lle­nar el ‘De la Ro­sa’. Pa­ra su ac­tua­ción, los ale­ma­nes tra­je­ron al­gu­nos de cor­tes de las producciones que mar­ca­ron pun­tos de in­fle­xión en su ca­rre­ra, lle­ván­do­nos des­de su ‘The Ninth Wa­ve’ al ‘ Val­ha­lla’, pa­san­do por sus mí­ti­cos ‘ Wel­co­me To Dying’ y ‘Anot­her Holy War’. Ce­rran­do con al­gu­nos clá­si­cos co­mo ‘The Bard’s Song – In The Fo­rest’ y ‘Mi­rror, Mi­rror’. Por otro la­do, es­te ha si­do un Le­yen­das de ce­le­bra­cio­nes, pues, en es­ta oca­sión, era Han­si quien ce­le­bra­ba su cumpleaños so­bre el es­ce­na­rio, des­de don­de se emo­cio­nó al oír el ‘Cumpleaños Fe­liz’ co­rea­do por sus en­tu­sias­ma­dos fans. Des­de mi pun­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.