Le­yen­das del Rock 2017

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: CLA­RA RI­CO FO­TO­GRA­FÍA: YALINKU ME­LE­RO

Los si­guien­tes en su­bir a las ta­blas fue­ron los gran­des ca­be­zas de car­tel, los es­pe­ra­dí­si­mos Me­ga­deth que, des­de mi pers­pec­ti­va, ca­si me­jor ni se hu­bie­sen dig­na­do a pre­sen­tar­se. La ban­da de Mus­tai­ne pre­sen­tó unos jue­gos de lu­ces y au­dio­vi­sua­les pre­pa­ra­dí­si­mos y muy, muy tra­ba­ja­dos que, sin du­da, no te­nían otra fun­ción que dis­traer de lo que su­ce­día en­ci­ma del es­ce­na­rio. La lis­ta de te­mas a in­ter­pre­tar com­bi­nó aque­llos más clá­si­cos y más so­li­ci­ta­dos con el pú­bli­co, jun­to con otros tan­tos de su nue­vo ‘Dys­to­pia’. Aun así, po­dría ha­ber­se tra­ta­do de tres con­cier­tos dis­tin­tos, pues Mus­tai­ne ne­ce­si­tó ba­ja­das de afi­na­ción, cam­bios de rit­mo y has­ta tres pau­sas lar­gas pa­ra po­der co­ger fuer­zas y ce­rrar el con­cier­to en el tiem­po acor­da­do. Qui­zás no to­dos coin­ci­dáis con­mi­go, qui­zás vis­teis el me­jor con­cier­to de vues­tras vi­das, pe­ro pa­ra mí su­pu­so ver des­mo­ro­nar­se un cas­ti­llo de are­na. Si hay al­go en es­ta vi­da que me ha fas­ci­na­do des­de que em­pe­cé a es­cu­char Me­tal es la voz de Mus­tai­ne, y yo no la sen­tí co­mo cuan­do lo es­cu­cho en CD. Sé que el tiem­po no per­do­na y que no pue­do pe­dir­le lo mis­mo que ha­ce quin­ce años, pe­ro ‘She-Wolf’ no me so­nó a ‘She-Wolf’. De he­cho, so­nó a to­do me­nos a eso. Lo sien­to, Mus­tai­ne, pe­ro a mí ya no me con­ven­ces.

Des­pués del la­men­ta­ble es­pec­tácu­lo que (me pa­re­ció que) dio Me­ga­deth, ca­si me echo a llo­rar de la emo­ción al oír la im­pre­sio­nan­te ca­li­dad mu­si­cal que apor­ta­ron Warcry a la ve­la­da. Y no, no soy una gran fan de la ban­da. De he­cho, no co­no­cía ni la mi­tad de te­mas que in­ter­pre­ta­ron, pe­ro die­ron un con­cier­to im­pre­sio­nan­te, sen­ti­do y apa­sio­na­do. Ofre­cie­ron to­do lo que a Me­ga­deth le fal­tó. Des­gra­cia­da­men­te, no pu­de que­dar­me a ver­lo ín­te­gro por­que me coin­ci­día por ho­ra­rio con una en­tre­vis­ta, así que no pu­de re­en­gan­char­me a los con­cier­tos has­ta la mi­tad del Roots con Max e Igor Ca­va­le­ra y no sa­béis lo que me due­le no ha­ber po­di­do in­cor­po­rar­me un po­qui­to an­tes. Pa­ra mí fue, sin du­da, la me­jor in­ter­pre­ta­ción de to­do el fes­ti­val. Ese so­ni­do sal­va­je, tri­bal y pri­mi­ti­vo lle­gó al al­ma de ca­da uno de los asis­ten­tes, des­per­tó nues­tros ins­tin­tos más pri­mi­ge­nios y to­dos nos aca­ba­mos aban­do­nan­do a la no­che sin­tien­do en nues­tro interior ca­da uno de los gol­pes, de las me­lo­días rít­mi­cas que de­ja­ba es­ca­par el per­cu­sio­nis­ta. Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­sen­so­rial, im­pac­tan­te y arro­lla­do­ra, al­go que es­pe­ro vol­ver a vi­vir muy pron­to. Tras es­te tre­men­do Roots, mi cuer­po di­jo bas­ta y tu­ve que re­ti­rar­me al cam­ping, pa­ra es­cu­char a Ava­lanch y Ze­no­bia en­tre sue­ño y sue­ño. Per­do­nad­me, pe­ro os re­cuer­do que soy una pri­me­ri­za en eso de vi­vir un fes­ti­val gran­de y fue un día con mu­chí­si­mas emo­cio­nes.

SÁ­BA­DO

Úl­ti­mo día y úl­ti­mo es­fuer­zo. Ir al Le­yen­das es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro tam­bién re­sul­ta ser tre­men­da­men­te ago­ta­dor. Lo­gré en­trar al re­cin­to a tiem­po pa­ra po­der dis­fru­tar del fi­nal del show de los es­pa­ño­les Vhäl­de­mar que, por cier­to, cuen­tan con un te­clis­ta im­pre­sio­nan­te. Lle­gué jus­ti­to pa­ra po­der dis­fru­tar del pe­da­zo so­lo que se mar­có a las te­clas y que, a ra­tos, com­par­tió con el gui­ta­rris­ta. Por su par­te, el vo­ca­lis­ta es­tu­vo más que en­tre­ga­do a la ma­ra­bun­ta de asis­ten­tes que se ha­bía con­gre­ga­do ahí pa­ra ver­los, y nos ro­bó unas bue­nas ca­ra­ja­das a to­dos, ¡tre­men­do des­par­pa­jo! Y, te­nien­do en cuen­ta que ape­nas pu­de dis­fru­tar­les, no pue­do evi­tar te­ner que apun­tar­los en mi lis­ta de con­cier­tos a re­pe­tir.

De nue­vo, tu­ve que sa­cri­fi­car un con­cier­to por rea­li­zar otra en­tre­vis­ta, así que no vol­ví a es­tar en fren­te de los es­ce­na­rios has­ta que em­pe­zó la fun­ción de Battle Beast. Noo­ra irrum­pió en la ve­la­da arro­lla­do­ra, se­duc­to­ra y bár­ba­ra. No hay na­da que se le re­sis­ta a es­ta mu­jer que has­ta se atre­vió con la len­gua his­pa­na en más de una oca­sión. Du­ran­te su ac­tua­ción, ade­más, el con­jun­to pu­do con­tar con la co­la­bo­ra­ción del ba­te­ría de Sa­ba­ton que se unió a ellos pa­ra dar unos bue­nos ba­que­ta­zos en ‘Black Nin­ja’. Pe­ro el que pa­ra mí fue el te­ma es­tre­lla, de nue­vo,

fue ‘Be­yond The Bur­ning Sk­yes’ en el que la vo­ca­lis­ta nos eri­zó la piel de­mos­tran­do que to­do lo que tie­ne de im­po­nen­te, tam­bién le so­bra de ta­len­to. Una ac­tua­ción so­bre­sa­lien­te, sin du­da.

Sa­ra­to­ga co­gie­ron las rien­das mu­si­ca­les in­ter­pre­tan­do una com­bi­na­ción de sus te­mas más co­no­ci­dos, a los que so­lo in­cor­po­ra­ron dos pie­zas de su ‘Mo­rir en el Bien, Vi­vir en el Mal’, que salió a la luz el pa­sa­do año 2016. A pe­sar de que la ma­yo­ría de su setlist se ba­só en el ‘Ago­ta­rás’, el pú­bli­co es­tu­vo ge­ne­ro­so y des­ga­rró sus gar­gan­tas ani­man­do a Te­te No­voa mien­tras es­te se des­pla­za­ba y es­ca­la­ba por las ins­ta­la­cio­nes del es­ce­na­rio, siem­pre sin de­jar­se ni una so­la no­ta, ni si­quie­ra per­der el tono. Tam­bién me gus­ta­ría des­ta­car la in­creí­ble pro­fe­sio­na­li­dad y ha­bi­li­dad que de­mues­tran ca­da uno de sus com­pa­ñe­ros, y no so­lo ha­blo de Ni­ko (de cu­ya téc­ni­ca al ba­jo es­toy tre­men­da­men­te enamo­ra­da), sino tam­bién de Je­ro, pe­ro, so­bre to­do de Dani, quien no pa­ra de sor­pren­der con su di­na­mis­mo y ener­gía a las ba­que­tas. A con­ti­nua­ción, me di­ri­gí al Mark Rea­le pa­ra des­cu­brir a Ma­ne­garm, una acer­ta­dí­si­ma re­co­men­da­ción rea­li­za­da por unos com­pa­ñe­ros de fa­ti­gas. Na­da más lle­gar me en­con­tré con un so­ni­do os­cu­ro, den­so y te­ñi­do por un te­ne­bro­so folk at­mos­fé­ri­co que me hip­no­ti­zó des­de el pri­mer mo­men­to. Los miem­bros del pú­bli­co, ata­via­dos con sus ro­pa­jes más nór­di­cos, sus bue­nos cuer­nos y las in­dis­pen­sa­bles pin­tu­ras de gue­rras, le­van­ta­ron los pu­ños, la cer­ve­za y co­rea­ron ca­da uno de los te­mas que los sue­cos in­ter­pre­ta­ron. Esa con­ta­gio­sa pa­sión no hi­zo más que au­men­tar mi cu­rio­si­dad por la ban­da, que ha aca­ba­do por con­ver­tir­se en una de mis in­dis­pen­sa­bles en Spo­tify.

Los si­guien­tes de mi lis­ta fue­ron Rhap­sody y ¿có­mo me los iba a per­der con to­do lo que pro­me­tían ofre­cer? Los ita­lia­nos cau­ti­va­ron los ojos de to­dos los pre­sen­tes des­de que em­pe­za­ron a so­nar las pri­me­ras no­tas que in­di­ca­ban su pre­sen­cia so­bre el ‘De la Ro­sa’. Ten­go que re­co­no­cer po­cos si­len­cios tan ten­sos he vi­vi­do co­mo el que ofre­cie­ron los se­gui­do­res de Rhap­sody es­pe­ran­do a ver­los apa­re­cer en el es­ce­na­rio. Y es que una vez co­men­za­ron con sus clá­si­cos, no die­ron tre­gua al­gu­na a los pre­sen­tes, fue un ir y ve­nir de jue­gos con la voz, so­los imposibles y mu­cho, mu­cho Po­wer Me­tal. Los de Ita­lia nos tra­je­ron pie­zas an­sia­das por to­dos, co­mo ‘ Wings Of Des­tiny’, ‘Be­yond The Ga­tes Of In­fi­nity’ o ‘Dawn of Vic­tory’, pe­ro cuan­do real­men­te se lle­va­ron las ova­cio­nes y los la­gri­mo­nes de los asis­ten­tes fue con ‘La­men­to Eroi­co’, uno de los te­mas que ce­rra­ba su in­ter­pre­ta­ción. De­bo men­cio­nar que los más de­vo­tos se­gui­do­res de la ban­da echa­ron en fal­ta la pre­sen­cia de Sta­ro­po­li y que, al sus­ti­tuir­le por pre­gra­ba­dos, aca­ba­ron sin­tien­do que se en­con­tra­ban fren­te un falso di­rec­to, más de una vez. Yo, per­so­nal­men­te, no lo sen­tí así. Me pa­re­cie­ron fas­ci­nan­tes de prin­ci­pio a fin.

Pa­sa­ban las 23:30 cuan­do, al fin, lle­ga­ba otro de los pla­tos fuer­tes de la jor­na­da: Sa­ba­ton, que se tra­je­ron has­ta el tan­que. Y es que, tal y co­mo ellos di­cen, ¿có­mo vas a de­fen­der Tank Me­tal sin un tan­que? De nue­vo, me en­con­tré con otro mo­men­to de ten­sión jus­to an­tes de un con­cier­to, uno to­da­vía más lar­go que el an­te­rior, si ca­be. Eso sí, una vez em­pe­zó la ac­tua­ción de los sue­cos, to­do fue­ron gri­tos, sal­tos y mu­cha gue­rra. En es­ta oca­sión, Sa­ba­ton tam­bién se sir­vió de un com­ple­men­to au­dio­vi­sual pa­ra ilus­trar sus his­to­rias de una ma­ne­ra mu­cho más grá­fi­ca. Aun así, se tra­tó so­lo de eso, un com­ple­men­to. Por suer­te, no se lle­vó to­do el pe­so vi­sual del es­pec­tácu­lo, co­mo ha­bía pa­sa­do el día an­te­rior con Me­ga­deth. Por otro la­do, con­ci­bo que es­te es el se­gun­do me­jor con­cier­to que vi en to­do el fes­ti­val, so­lo por­que no sen­tí lo mis­mo que con el Roots. De to­dos mo­dos, Sa­ba­ton es­tu­vie­ron im­po­nen­tes y die­ron la ta­lla des­de el ‘Ghost Di­vi­sion’ has­ta ‘Mas­ters Of The World’, siem­pre con una pa­ra­da im­por­tan­te en ‘Pri­mo Vic­to­ria’, can­ción em­ble­ma del pro­pio con­jun­to sueco.

Por úl­ti­mo, y ce­rran­do mi ex­pe­rien­cia den­tro del Le­yen­das del Rock, me que­dé a dis­fru­tar un po­co de los mí­ti­cos Lu­ju­ria. [Tip pa­ra prin­ci­pian­tes: No pue­des ir al Le­yen­das y per­der­te a Lu­ju­ria (Ni a Warcry)]. Ós­car es­tu­vo en su lí­nea y se ase­gu­ró de dis­fru­tar el es­pec­tácu­lo, aun cuan­do im­pre­vi­si­ble­men­te tu­vie­ron que ade­lan­tar­lo. De nue­vo, in­vi­tó a un gru­po no­vel a su­bir­se so­bre el es­ce­na­rio con él. En es­ta oca­sión, se tra­tó de Thy­breath que, co­mo ga­na­do­res del con­cur­so que or­ga­ni­za la ban­da em­ble­má­ti­ca del fes­ti­val, tra­je­ron su pro­pues­ta de Death Me­tal Me­ló­di­co, de­mos­tran­do que es­tán más que lis­tos pa­ra en­fren­tar­se a un even­ta­zo de es­tas di­men­sio­nes. Y, la­men­tán­do­lo mu­cho, mi aven­tu­ra en el Le­yen­das del Rock ter­mi­nó así de rá­pi­do. Pe­ro el año que vie­ne pien­so re­pe­tir y pien­so ve­ros las ca­ras a ca­da uno de vo­so­tros dán­do­lo to­do en los con­cier­tos del car­te­la­zo que Su­frien­do&Go­zan­do ya han des­ve­la­do. Eso sí, voy a ir lis­ta y pre­pa­ra­da pa­ra to­dos los im­pre­vis­tos que es­te año se me lle­va­ron por de­lan­te. ¡Vol­ve­ré más fuer­te, más cur­ti­da y dis­pues­ta a con­ver­tir­me en LE­YEN­DA!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.