Th­rash Me­tal sin pa­ños ca­lien­tes

Metal Hammer - - ATRAPADOS - TEX­TO: DANI BUENO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRAGADO

Pe­se a no participar en nin­guno de los fes­ti­va­les me­ta­le­ros ve­ra­nie­gos ce­le­bra­dos en Es­pa­ña es­te 2017, Sla­yer lle­gó a Ma­drid con su show en for­ma­to de sa­la (que no tie­ne tam­po­co des­per­di­cio) y de es­te mo­do cam­biar de ter­cio tras la re­sa­ca de la no­che an­te­rior en el Pri­ma­ve­ra Sound de Bar­ce­lo­na, un even­to en el que el tar­get de afi­cio­na­dos no es pre­ci­sa­men­te el de se­gui­do­res de la ban­da, del th­rash y del me­tal en ge­ne­ral.

Pa­ra la aper­tu­ra del ci­clón nor­te­ame­ri­cano, na­die me­jor que los al­ba­ce­te­ños An­ge­lus Apa­tri­da, y es que es­ta no es la pri­me­ra vez que ha­cen de te­lo­ne­ros de Sla­yer. Su es­ti­lo si­mi­lar y la ac­ti­tud de los man­che­gos ha­cían del gru­po el pis­to­le­ta­zo ideal pa­ra co­men­zar la ve­la­da en la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Los que en es­ta oca­sión ejer­cían co­mo lo­ca­les sal­ta­ron a co­mer­se el es­ce­na­rio sin ver­güen­za al­gu­na, y go­za­ron de po­co tiem­po (so­lo 8 can­cio­nes), sin em­bar­go, se mar­ca­ron un setlist muy va­ria­do en cuan­to a lo que su dis­co­gra­fía se re­fie­re al in­ter­pre­tar te­mas de 4 de sus ál­bu­mes.

La pa­la­bra “co­pón” y la cer­ve­za es­tu­vie­ron pre­sen­tes du­ran­te la ac­tua­ción de An­ge­lus Apa­tri­da, tan­to que Gui­ller­mo (vo­ca­lis­ta y gui­ta­rris­ta) lle­gó a es­can­ciar una de sus bi­rras en la bo­ca de uno de los in­con­di­cio­na­les de la pri­me­ra fi­la, que hi­zo ma­la­ba­ris­mos pa­ra con­se­guir que to­da la pa­ra­fer­na­lia sa­lie­se bien. El cor­to pe­rio­do del que dis­fru­ta­ron los de Al­ba­ce­te hi­zo que can­cio­nes co­mo “Blast Off” y otras con mu­cha pe­ga­da en di­rec­to tu­vie­sen que ha­cer­se a un la­do esa no­che, pe­ro no fal­ta­ron “Gi­ve ‘Em War” con su tra­di­cio­nal wall of death cuan­do sue­na en di­rec­to o “You Are Next” co­mo con­clu­sión del bo­lo en­tre otras. Es­te con­cier­to no fue el me­jor en cuan­to a

pues­ta en es­ce­na en la his­to­ria de An­ge­lus Apa­tri­da, pe­ro fue idó­neo pa­ra que la adre­na­li­na de los asis­ten­tes se subie­se por las nu­bes pre­via al bom­ba­zo de la no­che.

Des­pués de aci­ca­lar el de­co­ra­do al mi­lí­me­tro, era el turno de los más es­pe­ra­dos por los que acu­die­ron a La Riviera: Sla­yer. An­tes de ha­blar de có­mo fue el es­pec­tácu­lo de los nor­te­ame­ri­ca­nos, hay que des­ta­car que, si has vis­to un con­cier­to de di­cho gru­po an­tes, no es­pe­res leer al­go no­ve­do­so o lla­ma­ti­vo acer­ca de có­mo fue el show. Tie­nen una es­truc­tu­ra fi­ja que fun­cio­na des­de ha­ce mu­chos años, y al sen­tir­se có­mo­dos en esa co­yun­tu­ra, efec­tua­ron un bo­lo de la mis­ma ma­ne­ra que siem­pre, pe­ro co­mo es nor­mal, con pre­do­mi­nio de can­cio­nes del dis­co que lle­van dos años pre­sen­ta­do: ‘Re­pentless’.

Con es­te te­ma, que da nombre a su úl­ti­mo tra­ba­jo, em­pe­za­ron un di­rec­to del que si los co­no­ces, in­tui­rás rá­pi­da­men­te que en­tre los pri­me­ros cor­tes so­nó “War En­sem­ble”, la cual nun­ca fal­ta, que en es­te tra­mo ini­cial y me­dio (en el que cam­bia­ron la lona tra­se­ra con la por­ta­da de ‘Re­pentless’ a una con el lo­go de la ban­da) to­ca­ron va­rios te­mas del nue­vo ál­bum y que des­pués de 16 te­mas lle­ga­ron las tres mí­ti­cas con las que siem­pre se ter­mi­nan los con­cier­tos de Sla­yer: “South Of Hea­ven”, con un fi­nal en el que las gui­ta­rras se man­tu­vie­ron so­nan­do has­ta que con una luz ro­ja que cu­bría to­do so­na­ron en la ba­te­ría los tres gol­pes a los tim­ba­les que ade­lan­ta­ban “Rai­ning Blood”, con su per­ti­nen­te in­ter­pre­ta­ción en la que el fi­nal se em­pal­ma con “Black Ma­gic” (sin sorpresas), y co­mo úl­ti­mo tra­lla­zo, la que fal­ta­ba, “An­gel Of Death”.

La gen­te salió sa­tis­fe­cha de la sa­la. Cuan­do vas a ver a Sla­yer, sa­bes que vas a ver th­rash me­tal eje­cu­ta­do a la per­fec­ción, y en es­ta ci­ta con­cre­ta con un so­ni­do muy bueno car­ga­do de una pe­ga­da aplas­tan­te y lu­ces que acom­pa­ña­ron al de­di­llo los mo­vi­mien­tos de to­dos los miem­bros del gru­po.

Los orí­ge­nes chi­le­nos de Tom Ara­ya (vo­ca­lis­ta y ba­jis­ta) le per­mi­tie­ron des­pe­dir­se al aca­bar en cas­te­llano de un pú­bli­co que no fue pre­ci­sa­men­te el que más ha sal­ta­do en La Riviera (ex­cep­to en los hits mí­ti­cos), pe­ro que se ha de­ja­do to­do con la agre­si­vi­dad de uno de los in­te­gran­tes del de­no­mi­na­do “Big 4” del th­rash me­tal: Sla­yer.

Es­te sold out del miér­co­les creo que nos ha pi­lla­do un po­co por sor­pre­sa a mu­chos, que veía­mos co­mo ha­bía mu­cha más gen­te que otros años. Co­sa que no gus­tó mu­cho, ya que al no es­tar el re­cin­to abier­to al com­ple­to ha­bía mo­men­tos que el sim­ple he­cho de pe­dir una birra o mear…se ha­cía ar­dua ta­rea. El fes­ti ya sa­bía las en­tra­das que ha­bía ven­di­do, así que creo que de­be­ría ha­ber ha­bi­li­ta­do al­gu­na ba­rra y ba­ño de más… A no­so­tros lo que más nos ha do­li­do de es­te día, ha si­do per­der­nos a los Ga­lle­gos Ap­ho­nic , que a las 19.00 h. se­rían los en­car­ga­dos de ocu­par el úni­co es­ce­na­rio fun­cio­nan­do el miér­co­les.

Los pri­me­ros en con­tar con nues­tra pre­sen­cia se­rían C.J. Ra­mo­ne. Na­da es­pe­cial tam­po­co, o lo que ca­bía es­pe­rar. Te­mas de los Ra­mo­nes con un “one, two,th­ree, four” pri­me­ro y al­guno de su nue­vo tra­ba­jo. La car­pa no es­ta­ba mal del to­do, pa­re­ce que la gen­te te­nía ga­nas ya de fiesta.

Ho­ra y me­dia más tar­de se­ría el turno pa­ra S. A. La car­pa aho­ra es­ta­ba más con­cu­rri­da. Aquí si que ha­bría fiesta de ver­dad. Y es que los de Juan Ace­ña sa­ben de so­bra co­mo po­ner pa­tas arriba a to­do un es­ce­na­rio, más aun cuan­do és­te, es­tá ham­brien­to de Rock y me­tal y so­bra­do de birra.

“Ra­tas” o “piedra con­tra ti­je­ra” han si­do al­gu­nas de las que han so­na­do.

La no­che de la fiesta pre-fes­ti­val, la ce­rra­rían SEPULTURA. La ver­dad es que han so­na­do co­mo una api­so­na­do­ra du­ran­te la ho­ra jus­ti­ta que han to­ca­do. En su set, he­mos es­cu­cha­do te­mas muy co­no­ci­dos co­mo “roots bloody roots” ce­rran­do el show. Y otros co­mo “Phan­ton Self”, “Kai­ros”, “Te­rri­toty”, por su­pues­to “Re­fu­se/Re­sist” y “i´m the enemy” abrien­do el bo­lo. Se­gún ter­mi­nan los de De­rrik Green, nos va­mos mo­vien­do ha­cia la sa­li­da, a pi­llar el Bús que nos lle­va­ría a la pil­tra pa­ra po­der des­can­sar cuer­po y men­te.

El “Re­su”, co­mo ya se le co­no­ce ca­si de for­ma ofi­cial, lo ha vuel­to a ha­cer en es­ta edi­ción de 2017. Ha ven­di­do to­dos sus com­bi tic­kets de 4 dÍas. És­tos in­clu­yen la en­tra­da pa­ra el “Warm Up” del miér­co­les, que ese mis­mo día ya se anun­cia­ba co­mo “sold out”.

JUE­VES

El pri­mer día de fes­ti­val co­mien­za pa­ra no­so­tros con El Al­tar del Ho­lo­caus­to. Que to­ca­rían en el re­cién es­tre­na­do De­sert Sta­ge, a la en­tra­da del re­cin­to. Nun­ca ha­bía vis­to a los de “Je­ru­sa­len” de don­de ellos mis­mos presumen ser y las ga­nas eran gran­des. No só­lo por po­der ver­los en di­rec­to, sino por­que dan mu­cho jue­go pa­ra el te­ma de las fo­tos. Han to­ca­do muy po­qui­to, me­nos de una ho­ra y an­te bas­tan­te pú­bli­co, fie­les que les si­guen en es­te Via Crv­cis Tour 17.

A las 17.25 es­tá­ba­mos co­mo cla­vos en el se­gun­do de los gran­des es­ce­na­rios, “el Chaos” pa­ra la des­car­ga de NOCTEM. Los va­len­cia­nos sa­lie­ron a por to­das, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra. El Chaos es­ta­ba re­bo­san­te y el so­ni­do del Black me­tal, inun­da­ba el re­cin­to al com­ple­to.

No ha da­do tiem­po a un re­pa­so de to­da su ca­rre­ra de­bi­do al cor­to set, pe­ro he­mos po­di­do es­cu­char te­mas de su úl­ti­mo tra­ba­jo “Hae­re­sis”.

Si hay al­go negativo que pu­die­ra des­ta­car de la ac­tua­ción de Noctem , es que no hu­bie­ran to­ca­do en­tra­da la no­che o in­clu­so en la car­pa, pa­ra po­der apre­ciar me­jor su “Sa­tá­ni­co show”

Ca­si se­gui­do lle­ga­ba la ho­ra pa­ra no­so­tros de “des­vir­gar” el gran­de de to­dos…. El Mains­ta­ge. No muy có­mo­do es­ta­ría el fo­so del Main du­ran­te to­do el fes­ti, de­bi­do a la pa­ra­fer­na­lia de Ramms­tein.

Ha­cía tiem­po que no veía a The Deil Wears Pra­da (TDWP). Y que me­jor ma­ne­ra que en el prin­ci­pal del Re­su. Aba­rro­ta­do de gen­te, en su ma­yo­ría jó­ve­nes ham­brien­tos de “hard­co­re”…un Hard­co­re el de TDWP, cu­yas le­tras dis­tan mu­cho de lo que aca­bá­ba­mos de ver en el Chaos Sta­ge. Ca­ña de la bue­na que se sue­le de­cir, con un Mi­ke co­mo siem­pre ple­tó­ri­co, sin pa­rar ni un so­lo ins­tan­te en nin­guno de los do­ce te­mas que han so­na­do. “Daugt­her” en­car­ga­da de abrir la des­car­ga de los ame­ri­ca­nos es el pun­to de par­ti­da de un mon­ton de “sur­fe­ros” que iban ca­yen­do al fo­so co­mo las mos­cas van a la miel. Has­ta que ca­si una ho­ra mas tar­de “Ma­mooth” ce­rra­se el con­cier­to. En­tre me­dias otras co­mo “Pla­net A”, “Dead Th­ro­ne”, “Sca­pe” o “Born to Lo­se”. Cer­ve­ci­ta de ri­gor en la zo­na Pan­de­mo­nium, que es­te año ha­bían am­plia­do y pues­to al­go más có­mo­da que el año pa­sa­do. Y a las sie­te de la tar­de…vuel­ta al Chaos Sta­ge. En un prin­ci­pio mi in­ten­ción era ir a ver a MALEVOLENCE que to­ca­ban en el Ri­tual Sta­ge. Pe­ro co­mo nun­ca ha­bía vis­to a BENIGTHTED , al fi­nal me pre­sen­to en el se­gun­do es­ce­na­rio.

Los de Fran­cia han sa­li­do a co­mer­se a los se­gui­do­res que des­de las pri­me­ras fi­las les gri­ta­ban y ha­bla­ban en su pro­pia len­gua, y al res­to, que eran bas­tan­tes. Su Front­man, des­cal­zo du­ran­te to­do el con­cier­to ha sa­bi­do me­ter a to­dos ellos en el bo­lo. Ha in­ter­ac­tua­do per­fec­ta­men­te du­ran­te los tres cuar­tos de ho­ra que ha du­ra­do el con­cier­to. Sol­tan­do al­gu­na per­la en es­pa­ñol pa­ra pre­sen­tar al­gu­nos de sus te­mas. Te­mas en­tre los que pu­di­mos es­cu­char “X2Y”, “Noi­se” o “Ex­pe­rien­ce your Flesh”.

La pro­pues­ta si­guien­te era uno de los pla­tos fuer­tes del día, qui­zá pa­ra mu­chos del fes­ti.

Los Aus­tra­lia­nos AIRBOURNE ate­rri­za­ban en el Main a las 19:25. Pa­ra co­mo to­dos ya su­po­nía­mos dar­nos uno de los es­pec­tácu­los más rá­pi­dos y mo­vi­dos de to­do el fes­ti­val. Y es que cuan­do uno tie­ne de­lan­te a los de Joel O. sa­be que la di­ver­sión es­tá ga­ran­ti­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.