Le­yen­das del Rock 2017

Metal Hammer - - ATRAPADOS -

MIÉR­CO­LES

La jor­na­da del miér­co­les co­men­zó con el Tri­bu­to a Me­ta­lli­ca, que tra­jo a los de Los Án­ge­les al Le­yen­das du­ran­te unos es­ca­sos 30 mi­nu­tos. Sin­ce­ra­men­te, po­co pu­de dis­fru­tar de es­te con­cier­to, pues­to que du­ran­te ca­si to­da su ac­tua­ción to­da­vía me en­con­tra­ba ha­cien­do co­la pa­ra en­trar al re­cin­to. A quien sí pu­de ver so­bre el es­ce­na­rio fue a la vio­li­nis­ta Ju­dith Ma­teo que pre­sen­tó una mis­ce­lá­nea de co­vers muy di­ná­mi­cas y lla­ma­ti­vas que defendió con mu­cha gra­cia y de­jan­do so­bre las ta­blas to­do su ta­len­to. Con la pro­pues­ta de Ju­dith y sus di­ver­ti­das ver­sio­nes, el pú­bli­co se desató dan­zan­do al son de ‘Cot­ton Eyed Joe’, ‘Smo­ke On The Wa­ter’ y ‘High­way To Hell’ en­tre otros tan­tos.

A con­ti­nua­ción, y ca­si sin tre­gua, el Azu­ce­na Sta­ge le dio la bien­ve­ni­da a las im­po­nen­tes Thun­der­mot­her. El trío sueco tra­jo su arro­lla­do­ra ac­ti­tud a Vi­lle­na y se en­fren­tó con sus te­ma­zos y sin pes­ta­ñear a un so­ni­do que ini­cial­men­te de­jó mu­cho que desear. Fi­lip­pa Näs­sil, jun­to a la nue­va for­ma­ción del con­jun­to, nos de­jó a to­dos con la bo­ca abier­ta lle­van­do a la vi­da ‘FFWF’, ‘Thun­de­rous’ y ‘Deal With The De­vil’. El des­par­pa­jo de las in­tér­pre­tes fue tal que, du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción de ‘Cheers’ ce­le­bra­ron, a brin­dis de cham­pán, el cumpleaños de la gui­ta­rris­ta. Po­co des­pués, el so­ni­do y las lu­ces vol­vie­ron a aban­do­nar­las, pe­ro el pú­bli­co no que­ría que que­da­se y al gri­to de ‘Thun­der­mot­her’ se hi­zo la luz de nue­vo. Con to­do ese aco­gi­mien­to y ca­ri­ño, Fi­lip­pa qui­so sen­tir de más cer­ca a ese ma­ra­vi­llo­so pú­bli­co del que go­za el Le­yen­das y se lan­zó a to­car en­tre la au­dien­cia, dan­do lu­gar a una es­tam­pa es­pec­ta­cu­lar. Y con esa elec­tri­zan­te sen­sa­ción que de­ja­ron las sue­cas, los asis­ten­tes ne­ce­si­tá­ba­mos des­car­gar ener­gías, rom­per­nos el cue­llo. Qué gran acier­to fue que An­ge­lus Apa­tri­da to­ca­ran jus­to des­pués de ellas, el cuer­po nos pe­día una bue­na do­sis de su bru­tal Th­rash. Los de Al­ba­ce­te nos de­lei­ta­ron con su agre­si­va y per­so­nal pro­pues­ta mu­si­cal du­ran­te más de 60 mi­nu­tos en los que recorrieron su re­co­rri­do y dis­co­gra­fía, pues­to que, en es­ta oca­sión, no asis­tie­ron al Le­yen­das pa­ra pre­sen­tar nin­gún tra­ba­jo nue­vo. Aun así, eso no hi­zo que la pa­sión con la que el pú­bli­co se en­tre­gó a ellos fue­ra mu­cho me­nor, to­do lo con­tra­rio. Los mosh pit sur­gie­ron in­ce­san­te­men­te des­de el pri­mer riff de su ac­tua­ción, has­ta el úl­ti­mo ‘ You Are Next!’ que se es­ca­pó de en­tre los la­bios de Gui­ller­mo, dan­do lu­gar a una de las ac­tua­cio­nes más bes­tia­les del miér­co­les.

A con­ti­nua­ción, y con un so­ni­do mu­cho más apla­ca­do, ochen­te­ro y, por en­de, más clá­si­co, Last In Li­ne, com­pues­to por la for­ma­ción ori­gi­nal de Dio, nos tra­jo al­gu­nos de los te­mas más em­ble­má­ti­cos del vo­ca­lis­ta, por suer­te, sin ho­lo­gra­ma. De es­te mo­do, los asis­ten­tes re­pu­si­mos fuer­zas acom­pa­ña­dos por al­gu­nos de los cor­tes más re­pre­sen­ta­ti­vos de la ca­rre­ra de di­cho icono del Me­tal co­mo ‘Straight To The Heart’, ‘Holy Di­ver’ o ‘Rainbow In The Dark’ en los que An­drew Free­man dio la ta­lla y con­ven­ció emu­lan­do a Dio, siem­pre apor­tan­do su pro­pio ca­riz. Por otro la­do, du­ran­te su in­ter­pre­ta­ción tam­bién hu­bo tiem­po pa­ra re­cor­dar al di­fun­to ba­jis­ta Jimmy Bain, a quién le de­di­ca­ron el te­ma ‘Star­ma­ker’. La se­gun­da mi­tad de la jor­na­da nos tra­jo a Ste­ve Ha­rris y su Bri­tish Lion du­ran­te po­co más de una ho­ra. De­bo re­co­no­cer que to­da­vía no ha­bía es­cu­cha­do nin­gu­na can­ción de es­te otro proyecto del ba­jis­ta, que me sor­pren­dió gra­ta­men­te. Por su­pues­to, no se tra­ta de Iron Mai­den 2.0. así que, de nue­vo, las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas, aun­que es in­ne­ga­ble que su in­fluen­cia es­tá muy pre­sen­te en las com­po­si­cio­nes de la ban­da. Du­ran­te su pre­sen­cia en el Je­sús de la Ro­sa, los bri­tá­ni­cos hi­cie­ron las de­li­cias de sus en­tre­ga­dos fans con al­gu­nas de sus pie­zas más co­no­ci­das co­mo Spit­fi­re’, ‘Us Against The World’ y ‘Bi­ble Black’ que co­rea­ron ‘a pleno pulmón. So­bre las 22h lle­ga­ron Amon Amarth mon­ta­dos en sus im­pre­sio­nan­tes Drak­kar y tra­yen­do la fu­ria de los dio­ses nór­di­cos a Vi­lle­na. Con una fu­rio­sa tor­men­ta ger­mi­nan­do jus­to de­trás del es­ce­na­rio y las pri­me­ras go­tas de­ján­do­se caer so­bre los asis­ten­tes, re­tum­ba­ron las pri­me­ras no­tas del Pur­suit Of Vi­kings en­lo­que­cien­do a la ma­rea de asis­ten­tes que se ha­bían acer­ca­do a ver­los so­la­men­te a ellos. Du­ran­te su ac­tua­ción, Johan Hegg se en­ca­ra­mó en­ci­ma de las humean­tes ca­be­zas de dra­gón, hi­zo que el pú­bli­co le­van­ta­ra los cuer­nos y los mar­ti­llos y le hi­zo co­rear con fu­ria ca­da uno de los te­mas que com­pren­día su setlist mien­tras Thor im­po­nía su pre­sen­cia con un pre­cio­so jue­go de lu­ces na­ci­dos de sus fu­rio­sos re­lám­pa­gos. Amon Amarth dio un con­cier­to digno de la ta­lla de cual­quie­ra de los que in­ter­pre­tan en sa­la ce­rra­da. No fal­tó ab­so­lu­ta­men­te na­da, re­ga­la­ron otra de sus bár­ba­ras y fe­no­me­na­les ac­tua­cio­nes sin dar tre­gua a nin­guno de sus se­gui­do­res, que aca­ba­ron por de­jar­se la voz y el cue­llo en es­ta pri­me­ra jor­na­da que to­da­vía no lle­ga­ba a su fin.

Medina Azaha­ra fue­ron los en­car­ga­dos de en­fren­tar­se a un pú­bli­co ya de­rro­ta­do por las dei­da­des nór­di­cas, pe­ro eso no su­pu­so un pro­ble­ma pa­ra los an­da­lu­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.