Le­yen­das del Rock 2017

Metal Hammer - - ATRAPADOS -

de vis­ta, fue uno de los con­cier­tos más gran­des de to­da es­ta edi­ción del Le­yen­das, y que es­pe­ro que re­pi­tan pró­xi­ma­men­te.

Tras esa inol­vi­da­ble se­sión de Po­wer Me­tal, lle­ga­ron Arch Enemy, que se atre­vie­ron a abrir el con­cier­to con su úl­ti­mo sin­gle ‘The World Is Yours’, cu­ya le­tra ya se ha­bían apren­di­do re­li­gio­sa­men­te los asis­ten­tes al even­to. La ban­da se ci­ñó al setlist que tie­ne pre­pa­ra­do pa­ra los fes­ti­va­les de es­te ve­rano y no se se­pa­ró de ese ca­mino ni un pe­lo. Aun así, la ac­ti­tud de Alis­sa al fren­te de la ban­da es su­fi­cien­te co­mo pa­ra que to­da una hor­da de me­tal­heads se rom­pa el cue­llo al rit­mo que ella man­da.

VIER­NES

El vier­nes tu­ve la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar otra de las ins­ta­la­cio­nes del fes­ti­val, pues­to que tu­ve que acom­pa­ñar a un co­no­ci­do al dis­po­si­ti­vo mé­di­co que se ha pro­cu­ra­do en el mis­mo. El mo­ti­vo de la vi­si­ta: Otro gol­pe de ca­lor. Y ahí va otro de mis pun­tos a me­jo­rar: aun cuan­do di­cho dis­po­si­ti­vo fun­cio­na per­fec­ta­men­te y con un per­so­nal en­can­ta­dor, no es­ta­ría de más que am­bos cam­pings con­ta­ran con miem­bros del cuer­po sa­ni­ta­rio, con am­bu­lan­cia o sin ella.

De­bi­do a es­te im­pre­vis­to, no pu­de acer­car­me a los es­ce­na­rios has­ta al­go des­pués de lo desea­do, de ma­ne­ra que so­lo pu­de dis­fru­tar del fi­nal de El­ven­king, quie­nes me hu­bie­se gus­ta­do dis­fru­tar por com­ple­to. Por lo pron­to, la ban­da se mo­vía por el es­ce­na­rio enér­gi­ca y avi­tua­lla­da con su ca­rac­te­rís­ti­ca y fan­tás­ti­ca es­té­ti­ca. Des­gra­cia­da­men­te, só­lo pu­de dis­fru­tar de los úl­ti­mos te­mas, pe­ro me sien­to en la obli­ga­ción de ad­mi­tir que tan­to en ‘Ne­ve­ren­ding Nights’, co­mo en ‘The Lo­ser’, la ban­da se mos­tró di­ná­mi­ca, abier­ta y dis­pues­ta a pa­sar­lo in­clu­so me­jor que sus es­pec­ta­do­res.

A con­ti­nua­ción, me di­ri­gí al Azu­ce­na Sta­ge pa­ra ver có­mo se ha­bía in­cor­po­ra­do Nils (Dy­nazty) a la for­ma­ción, có­mo fun­cio­na­ba en di­rec­to. Y la ver­dad es que la es­truc­tu­ra actual de Amaranthe fun­cio­na, y fun­cio­na muy bien. Cen­trán­do­nos en los te­mas que to­ca­ron, me da la sen­sa­ción de que el con­jun­to sueco si­gue apo­yán­do­se mu­chí­si­mo en su dis­co ho­mó­ni­mo y ‘The Ne­xus’. Aun así, sus te­mas más nue­vos, co­mo ‘Boo­me­rang’, con un so­ni­do al­go dis­tin­to a su pro­pues­ta an­te­rior, son aco­gi­dos ca­si con el mis­mo fer­vor que ‘Hun­ger’ o ‘The Ne­xus’. En de­fi­ni­ti­va, Nils da la ta­lla y se com­pe­ne­tra per­fec­ta­men­te con Eli­ze en­ci­ma del es­ce­na­rio de­fen­dien­do to­dos los te­mas con mu­chí­si­ma gra­cia y sin lle­gar a anu­lar­se el uno al otro. Aun­que, por su­pues­to, la vo­ca­lis­ta si­gue sien­do el cen­tro de to­das las mi­ra­das, pues las atrae con su be­lle­za y des­par­pa­jo, lla­ma­ti­vos a par­tes igua­les. Ago­ta­da, me sen­té en las gra­das pa­ra po­der dis­fru­tar des­de le­jos de la tra­lla que tra­je­ron Over­kill a Vi­lle­na. Los es­ta­dou­ni­den­ses die­ron gue­rra a to­dos aque­llos que se acer­ca­ron a su es­ce­na­rio, du­ran­te ape­nas 50 mi­nu­tos. Aun así, la afluen­cia no era mu­cha, pues por el cam­ping se oía des­de el día an­te­rior que mu­chos no se de­ja­rían caer por la zo­na de con­cier­tos has­ta que em­pe­za­se Me­ga­deth. De to­dos mo­dos, Over­kill no de­jó in­di­fe­ren­te a nin­guno de los asis­ten­tes a su es­pec­tácu­lo y se de­ja­ron el al­ma en ca­da uno de sus te­ma­zos.

Mien­tras, en el Mark Rea­le, Fi­re­wind es­tu­vo pre­sen­tan­do su úl­ti­mo dis­co ‘Im­mor­tals’, su pri­me­ra pro­duc­ción con­cep­tual que de­fen­die­ron ar­dien­te­men­te co­mo los gue­rre­ros grie­gos de los que ha­bla el mis­mo. De to­dos mo­dos, me pa­re­ció que es­te era otro de los con­cier­tos que me­re­cen ser dis­fru­ta­dos en ex­clu­si­va, en sa­la y sin de­más dis­trac­cio­nes. Por eso, y co­mo Gus G. sa­be que ge­ne­ran esa ne­ce­si­dad, no se ol­vi­dó de re­cor­dar a los asis­ten­tes que el pró­xi­mo oto­ño van a vol­ver a vi­si­tar la pe­nín­su­la, ge­ne­ran­do unas oca­sio­nes idó­neas pa­ra po­der go­zar de di­chos di­rec­tos.

Tras ver a los grie­gos pe­lear por las Ter­mó­pi­las, me acer­qué de nue­vo a los es­ce­na­rios gran­des pa­ra dis­fru­tar de los úl­ti­mos mi­nu­tos de UFO mien­tras sa­bo­rea­ba los ma­ra­vi­llo­sos ta­lla­ri­nes del ‘ Wok and Roll’. La ver­dad es que fui afor­tu­na­da y pu­de apro­ve­char pa­ra ce­nar mien­tras oía un clá­si­co de la his­to­ria del Me­tal co­mo es ese ‘Doc­tor, Doc­tor’ con el que los Mai­den siem­pre abren sus di­rec­tos.

Por otro la­do, la ac­tua­ción de Ham­mer­fall se en­con­tró un nú­me­ro de asis­ten­tes des­ta­ca­ble­men­te ma­yor que el res­to de ban­das de la jor­na­da, pues los si­guien­tes en to­car eran Me­ga­deth. De to­dos mo­dos, las ova­cio­nes del pú­bli­co pa­ra la ban­da fue­ron más que me­re­ci­das, pues su setlist re­co­rría des­de ‘Re­ne­ga­de’ has­ta ‘Hearts On Fi­re’, pa­san­do por el im­pla­ca­ble ‘Hammer High’ y su fan­tás­ti­co ‘Med­ley To The Bra­ve’ que sor­pren­dió a los oí­dos más no­va­tos, pues re­co­rre to­do el pri­mer dis­co de la ban­da en po­co me­nos de 10 mi­nu­tos. Era una ac­tua­ción que es­pe­ra­ba con ilu­sión y que, per­so­nal­men­te, me de­jó con ga­nas de más. Aun así, sé que la va­lo­ra­ción de la ma­yo­ría de los asis­ten­tes es muy po­si­ti­va y que to­dos sa­lie­ron muy sa­tis­fe­chos del show.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.