EN VI­VO

Metal Hammer - - NEWS - TEX­TO FO­TO­GRA­FÍA: JUAN SANZ

Te trae­mos los me­jo­res y más com­ple­tos re­por­ta­jes de KALOS FES­TI­VAL, RESURRECTION FEST, LE­YEN­DAS DEL ROCK, con fo­tos ex­clu­si­vas y to­dos tus gru­pos fa­vo­ri­tos! Y ade­más re­cor­da­mos el pa­so de WOVENHAND y RIVERSIDE por Es­pa­ña!!!!

No­so­tros los ha­bía­mos vis­to ha­cía es­ca­sos vein­te días en Gras­pop, y la ma­yor de mis du­das era si po­dría­mos cap­tar “la foto” du­ran­te los tres pri­me­ros te­mas, los que po­de­mos es­tar en el fo­so.

Du­da des­pe­ja­da y Mr. O´kee­fee ya no rom­pe tan­tas la­tas de cer­ve­za du­ran­te su es­pec­tácu­lo. Lo ha he­cho al fi­nal del bo­lo, cuan­do se ha ba­ja­do y a hom­bros de su “pi­pa” ha re­co­rri­do el fo­so a la vez que re­ga­ba a las pri­me­ras fi­las con ,lo que su­pon­go se­ría una Es­tre­lla de Ga­li­cia, de esas de las que se han ven­di­do miles de li­tros en és­tos cua­tro días.

Se me ha he­cho muy cor­to el tiem­po que Airbourne han es­ta­do to­can­do, me­nos de una ho­ra des­de que “ter­mi­na­tor” anun­cia­ba el co­mien­zo in­mi­nen­te con “Ready to Rock”, “to Much, to Young ,to Fast” y “Ri­valry” mien­tras aún es­ta­mos en el fo­so, has­ta que “Run­nin Wild” cie­rra el con­cier­to de los Aus­tra­lia­nos. Ha ha­bi­do lu­gar tam­bién pa­ra que los Re­suKids ocu­pa­ran el es­ce­na­rio y el bueno de Joel les de­di­ca­se unos pun­teos en pri­me­rí­si­ma fi­la.

En es­ta oca­sión me pa­sa­ba lo mis­mo que an­tes. Por un la­do el ri­tual sta­ge es­ta­ría ocu­pa­do por COMBAD KID, a los que yo aca­ba­ba de ver en Bél­gi­ca y por otro el Chaos lo ocu­pa­rían DESERTED FEAR.

Así que de ca­be­za me voy a ver a los ale­ma­nes, a los que les te­nía mu­chas ga­nas. Pri­me­ra vez que nos veía­mos, yo a ellos y ellos a no­so­tros en su pri­me­ra vis­ta a nues­tro país. Pa­ra mí ha si­do el gru­po del fes­ti­val, me­jo­ran­do los “gran­des” en­tién­da­se la fra­se. Han so­na­do de co­jo­nes y han de­mos­tra­do una ac­ti­tud im­pe­ca­ble on Sta­ge du­ran­te el tiem­po que han to­ca­do y que han me­ti­do ocho te­mas a cual más atro­na­dor. Abre “the fall of lea­den skies” y si­guen “the bat­ta­lion of in­sa­ni­ties”, “king­dom of worms”, “mor­tal reign”, “the car­na­je”, “field of death”, “fa­ce our des­tiny” y pa­ra ce­rrar…”bury­your dead”.

La no­ta di­ver­ti­da la ha pues­to Glat­ter cuan­do se ha sa­ca­do una “chu­le­ta” en un pa­pel, don­de su­pues­ta­men­te traía al­gu­na pa­la­bre­ja en es­pa­ñol, que por su­pues­to nos ha leí­do.

Se­gún ter­mi­na la des­car­ga de Deserted Fear, nos vol­ve­mos al prin­ci­pal, Jo­der! Ates­ta­do de pe­ña. Cla­ro SUICIDAL TENDECIES (ST) van a to­car.

Yo nun­ca he si­do gran se­gui­dor de los ame­ri­ca­nos, pe­ro he de re­co­no­cer que son una de las ban­das más ca­ris­má­ti­cas den­tro de su gé­ne­ro. Y te das cuen­ta de ello, cuan­do los ca­si se­sen­ta mi­tu­tos que es­tán to­can­do, se te es­fu­man de las ma­nos ca­si en lo que te zam­pas una birra.

Des­de que nos es­pe­tan “you can´t bring me down” el Main se con­vier­te en lo­cu­ra pu­ra y du­ra. Tan­to arriba co­mo pa­ra los miles de se­gui­do­res que con sus po­gos,

crowd­sur­fings y un bes­tial Wall of Death, aba­jo. Qué ha­cen que mi­rar ha­cia atrás sea inevi­ta­ble, por si te cae al­guien en la tes­ta mien­tras sa­cas fo­tos.

A es­tas al­tu­ras de jor­na­da y tras el ma­za­zo de ST aquí to­do el mun­do es­tá con una mar­cha de la os­tia. Así que ver a THE BLACK DAHLIA MURDER en el Chaos Sta­ge, es no so­lo más que atrac­ti­vo si no ca­si obli­ga­to­rio. Bru­tal la ac­tua­ción de los de Mi­chi­gan con un co­mo siem­pre Strnad in­ci­tan­do a la di­ver­sión y de­más me­nes­te­res tí­pi­cos de un bo­lo de ese me­lodyc death me­tal, que con­fun­de a mu­chos se­gui­do­res “jar­cors” que tam­bién se dan ci­ta en el Chaos

“What a Ho­rri­ble night to ha­ve a cur­se”, “in hell is whe­re she waits for me”, “Vlad, son of the dra­gon”, “death­mask Di­vi­ne” y “i will re­turn” en­tre otras , so­na­rían en la des­car­ga de los de Tre­vor S. que ca­si sin des­pei­nar­se y sin que se le mo­vie­sen las ga­fas que lle­va­ba pues­tas, da­ría otro de los bo­los de la jor­na­da.

Por su­pues­to que to­do es cues­tión de gus­tos. Uno pue­de es­tar an­te el con­cier­to de la jor­na­da y el que es­tá a tu la­do, só­lo quie­re ir­se a dor­mir.

“The num­ber of the beast” y “I can´t turn your loo­se” de Otis Rea­ding, ca­lien­tan los mi­nu­tos pre­vios de lo que pa­ra mí, se­ría el con­cier­to del fes­ti, salvando la bu­rra­da de Ramms­tein.

Da igual las ve­ces que los ha­yas vis­to, que cuan­do Be­lla­do­na y Cía. Sa­len en ese plan… “Among the living”, “caught in a mosh” y el co­ver de Joe Jac­son “Got the Ti­me” sue­nan se­gui­das mien­tras no­so­tros aún es­ta­mos en el fo­so dis­pa­ran­do, a es­ca­sos cen­tí­me­tros de ANTHRAX.

El fre­né­ti­co rit­mo im­pues­to por los de New York es cons­tan­te des­de el prin­ci­pio has­ta que “los In­dios” ce­rra­sen el con­cier­to. No se pue­de pe­dir na­da más en se­ten­ta mi­nu­tos. La voz de Joe im­pe­ca­ble en otros co­mo “Mad­hou­se”. La gui­ta­rra y es­pec­tácu­lo a car­go de Mr. Scott Ian han es­ta­do a la al­tu­ra de una de las ban­das m´ss re­pre­sen­ta­ti­vas de la “Old Shit”. Co­mo si aca­ba­sen de em­pe­zar, co­mo si no lle­va­sen más de trein­ta años a las es­pal­das.

“Me­du­sa” y por su­pues­to “An­ti­so­cial” tam­bién es­ta­rían pre­sen­tes en el set de Anthrax, don­de tam­po­co han fal­ta­do los “gra­ves más ex­pre­si­vos y qui­zá lo­cos del se­ñor Be­llo.

Jo­der!! Des­pués de es­te bo­la­zo , uno se vie­ne aún más arriba, así que la vi­si­ta al “pan­de” y la per­ti­nen­te ja­rra de cer­ve­za es más que obli­ga­da. Có­mo obli­ga­da era la vi­si­ta al Chaos a ver una de esas ban­das que sa­bes te van a de­jar otro buen sa­bor de bo­ca.

Aun­que na­da que ver tie­nen Anthrax y ELUVEITIE, de to­dos es sa­bi­do que un bo­lo de los Sui­zos es más que en­tre­te­ni­do. En es­ta oca­sión no po­día ser me­nos y du­ran­te una ho­ra nos re­ga­lan un más que un com­ple­to show con te­mas clá­si­cos y con un buen re­pa­so a su ca­rre­ra.

“Your Gau­lish War” abre el con­cier­to de Eluveitie con un to­tal de do­ce te­mas. Aun es­tan­do den­tro del fo­so nos re­ga­lan “King” y “Ne­ver­land”, con un so­ni­do con­tun­den­te y unas lu­ces que dan ga­nas de de no sol­tar la cá­ma­ra en to­do el con­cier­to.

Han so­na­do otras co­mo” Epo­na” y “Ha­voc”. Las dos úl­ti­mas las es­cu­cho de fon­do y mien­tras los Sui­zos se van des­pi­dien­do ha­ce­mos es­pe­ra a las puer­tas de Main pa­ra otra lo­cu­ra de con­cier­to, que nos da­rían en es­ta oca­sión Drop­kick Murp­his (DKM).

Era mi ter­ce­ra vez pa­ra los de Bos­ton, y aun­que no ha si­do la me­jor tam­bién he de de­cir que ha es­ta­do de

co­jo­nes…con per­dón de la ex­pre­sión…bueno sin per­dón. Otra de­mos­tra­ción de lo que es dis­fru­tar del tra­ba­jo en­ci­ma de un es­ce­na­rio. Un no pa­rar des­de el pri­mer te­ma y no só­lo eso, una de­mos­tra­ción de có­mo con­ta­giar al res­pe­ta­ble esas ga­nas de pa­sár­se­lo bien. Ya que el mo­go­llón de gen­te que ha­bía en el Main a esas ho­ras no ha pa­ra­do ni un so­lo mo­men­to de sal­tar can­tar y ha­cer el “in­dio”.

Te­mas co­mo “I´m Ship­ping up to Bos­ton”, ”Ro­se Tat­too” o “Sta­te of Mass­chu­setts” han he­cho las de­li­cias de un aba­rro­ta­do Mains­ta­ge que re­cor­da­rá es­te es­pec­tácu­lo du­ran­te días.

Pe­ro cuan­do aún en tus tím­pa­nos si­guen re­so­nan­do los acor­des del du­ro folk de DKM te das cuen­ta que la co­sa to­da­vía no ha ter­mi­na­do.

Otros del mis­mo pa­lo fal­tan por re­gar el Re­su con sus di­ver­ti­dos te­mas. Aun­que en es­ta oca­sión KORPIKLAANI ya son to­do en clá­si­co en fes­ti­va­les y sa­les, y to­do el mun­do los ha vis­to va­rias ve­ces. El Chaos Sta­ge se pe­ta pa­ra los Fi­ne­ses.

Dos de la ma­ña­na del pri­mer día de fes­ti­val y la mar­cha era in­creí­ble. Me­nos de una ho­ra de es­pec­tácu­lo.

“Vod­ka” y “woo­den Pints” co­mo los clá­si­cos de la ban­da. Si tu­vie­ra que po­ner una pe­ga … por de­cir al­go se­ría que no han to­ca­do “Korpiklaani”.

Los tres úl­ti­mos te­mas de los Fin­lan­de­ses los cam­bio por los úl­ti­mos de RED FANG, que to­ca­ban en el De­sert Sta­ge. Lo po­co que he vis­to ha es­ta­do muy bien, con un so­ni­do muy bueno y un es­ce­na­rio De­sert re­ple­to de gen­te que no que­ría ter­mi­nar la fiesta.

Nos da tiem­po a ver “Wi­res” y “Prehis­to­rics dog” pa­ra ce­rrar el con­cier­to y las ac­tua­cio­nes en De­sert Sta­ge. Pa­ra no­so­tros con Red Fang ter­mi­na­ba la pri­me­ra jor­na­da de Re­su 2017.

VIER­NES

La Se­gun­da jor­na­da de fes­ti­val nos re­ci­be con un ca­lor de jus­ti­cia. Se pre­veía des­de ca­si el prin­ci­pio, que la Se­ño­ri­ta “Es­tre­lla” iba a acom­pa­ñar­nos du­ran­te mu­cho ra­to ese día.

Po­dría­mos de­cir que es­tu­vi­mos vien­do a RAVENBLOOD, y de­cir cual­quier co­sa so­bre el so­ni­do y pa­ta­tín y pa­ta­tán. Pe­ro lo cier­to es que lle­gar a ca­sa des­pués de to­do un día sin pa­rar y acos­tar­te a las cin­co de la ma­ña­na, ha­ce que al día si­guien­te ten­gas que sa­cri­fi­car al­gún gru­po o ten­drías que vol­ver­te otra vez sin ver a Ramms­tein. Sen­ti­mos mu­cho no ha­ber po­di­do es­tar en la ac­tua­ción de los Ca­ta­la­nes y que­da pen­dien­te nues­tra cró­ni­ca pa­ra un si­guien­te bo­lo.

Y aún con la re­sa­ca del día an­te­rior nos es­tre­na­mos a las 17:00 en el Main sta­ge con los gran­des KILLUS. Y co­mo gran gru­po que es…no de­cep­cio­na­ría. Ya só­lo con la pues­ta en es­ce­na que tie­nen es pa­ra no per­der­se ni un se­gun­do de bo­lo.

So­ni­do atro­na­dor pa­ra los va­len­cia­nos a los que les han da­do el prin­ci­pal, sí, pe­ro muy po­co tiem­po. O al me­nos eso me ha pa­re­ci­do a mí.

Aún así el prin­ci­pal pre­sen­ta­ba bue­na “en­tra­da”, que se­gu­ro se hu­bie­ra mul­ti­pli­ca­do de ha­ber to­ca­do un po­co más tar­de.

Sea co­mo fue­re el prin­ci­pal ha go­za­do de uno de los gru­pos es­pa­ño­les en for­ma des­de ha­ce tiem­po, y que no ba­ja el lis­tón nun­ca, si aca­so to­do lo con­tra­rio… Cre­ci­dos por ver­se en el mis­mo Sta­ge don­de to­ca­rían los de “Du Hast” el es­pec­tácu­lo co­mien­za con “the Last Pas­sen­ger” don­de ya es no­ta­ble los ges­tos de Mr. Jo­sua, que nos des­tro­za­ba con sus gra­ves.

Le si­guen “White li­nes” y “the dark­ness of the Kript” que no­so­tros apro­ve­cha­mos pa­ra dis­pa­rar­les des­de el fo­so. Y de es­ta gui­sa nos van ca­yen­do se­gui­das “Sa­ta­na­chia”, “mot­her­fuc­kings­taein”,”Dead Re­vo­lu­tion”,”Ra­pe Your Dreams”,”Ul­tra­zom­bie” y “feel the mons­ter” que ce­rra­ría la gran ac­tua­ción de KILLUS.

Otros es­pa­ño­les con­ta­rían con mi pre­sen­cia tras el bo­lo de Killus. Es­ta vez en el Chaos sta­ge. Los ma­dri­le­ños TEETHING, a los que yo veía por pri­me­ra vez.

Los de “la Ca­pi” sa­lían a por to­das y se mar­ca­ban un muy buen con­cier­to. Aun­que creo que el so­ni­do no les ha he­cho jus­ti­cia del to­do.

Unos cua­ren­ta mi­nu­tos ha du­ra­do el bo­lo de Teething y que yo no ve­ría en­te­ro pa­ra po­der es­tar al co­mien­zo del si­guien­te con­cier­to.

Con­cier­to que te­nía co­mo protagonistas a NORTHLANE. Los Aus­tra­lia­nos con­gre­ga­ban mu­cha gen­te en el prin­ci­pal, y to­da esa gen­te no po­día equivocarse. Tre­men­do con­cier­to el de Northlane.

A mí me ha pa­re­ci­do que ha ha­bi­do buen so­ni­do, ya des­de el pri­mer te­ma “Pa­ra­gon” y du­ran­te el res­to del set, com­pues­to por ocho te­mas más y que han me­ti­do en me­nos de tres cuar­tos de ho­ra.

Te­mas co­mo “Ci­ti­zen”, “Sa­va­ge” u “Obe­lisk” siem­pre acom­pa­ña­dos por sal­tos y cir­cu­li­tos en el res­pe­ta­ble, que Mar­cus se en­car­ga­ba de or­ga­ni­zar.

Uno de los pla­tos fuer­tes del día lle­ga­rían pa­ra mí en el Chaos Sta­ge. Con una bue­na tem­pe­ra­tu­ra por fue­ra…y tam­bién por den­tro, gra­cias a las es­tre­lli­tas ru­bias que ha­bían caí­do ya,. Así que con unas ga­nas de las os­tia… me dis­pon­go a dis­pa­rar a mis pai­sa­nos de LEGACY of BRUTALITY.

El Chaos era un mo­go­llón de pe­ña es­pe­ran­do la ca­ña de los de Puer­to de Ve­ga. Ca­ña que no se hi­zo es­pe­rar y nos

lle­ga de la mano de “Re­birth of the An­cient Cult”. Du­ran­te las dos si­guien­tes, “Un­der of Hammer of Doom” y “Bu­ried with a brick in mouth” me que­do en el fo­so y al ter­mi­nar és­ta, me subo con ellos al Sta­ge. Allí com­prue­bo que la que es­tán lian­do LoB es más de lo que pa­re­cía. De he­cho creo que de­be­rían de lla­mar­se Brutality a se­cas. De la au­tén­ti­ca bru­ta­li­dad de es­tos tíos cuan­do es­tán to­can­do.

So­ni­do atro­na­dor y el Maes­tro Pi­ti es­tá des­tro­zan­do su kit de Ba­te­ría. Es im­pre­sio­nan­te es­te Tío!!.

Si­món pa­re­ce que ha­ya es­ta­do en­tre al­go­do­nes pa­ra que su gu­tu­ral sue­ne co­mo nun­ca e in­ci­te al res­pe­ta­ble a “dar­se de os­tias” allí aba­jo, apar­te de pre­sen­tar­nos un nue­vo te­ma “Behind the Black Mi­rror” to­do un lu­ja­zo pa­ra los que allí es­tá­ba­mos.

“Em­pe­ror of a Dying Gar­den”, y ” Be­yond the walls of the Co­los­seum” se­rían las en­car­ga­das de ter­mi­nar con la me­tra­lla de los As­tu­ria­nos, que han de­ja­do una bu­rra­da de show por va­rios días en Viveiro.

Muy a mi pe­sar no pue­do ver­me el bo­lo de LoB al com­ple­to que se so­la­pa­ba un po­co con ANHIILATOR, y que se­rían protagonistas en Main.

Es­te mo­men­to ha si­do uno de los peo­res pa­ra mi, ya que a las 19:30 de­bía es­tar en pren­sa pa­ra la fir­ma de con­tra­to de Ramms­tein. Su­mán­do­le ade­más que los de Jeff w. sa­lían con unos mi­nu­tos de re­tra­so. Re­tra­so que era el pri­me­ro que yo per­so­nal­men­te su­fría en lo que iba de Fes­ti. Me da tiem­po a ha­cer fo­tos en el pri­mer te­ma “No Way Out” y es­cu­char de fon­do el que pa­ra mí es el me­jor… ”king of the Kill”. El res­to…lo que me han con­ta­do. Pe­ro co­mo di­cen que to­do es­to con una birra se lle­va me­jor…Mi ja­rra se lle­na por­que aun­que aún sin fir­mar el con­tra­to, de­bi­do a cier­tos con­tra­tiem­pos, me arries­go a ir a to­da pas­ti­lla al Chaos Sta­ge.

Es­ta­ba obli­ga­do a es­tar allí, aun­que ello su­pu­sie­se sa­cri­fi­car a Ramms­tein. Co­sa que por suer­te no ha lle­ga­do a su­ce­der. Só­lo dos palabras… VITA IMANA. El res­to…si no es­ta­bas allí

Era co­mo pa­ra da­ros de pa­los. Pre­sen­tan­do su re­cién sa­li­do ál­bum, el M4l y Que ha te­ni­do muy bue­na aco­gi­da, nos es­pe­tan “Ge­ne­sis”. Des­de ese mo­men­to ya ve­mos que la ban­da al com­ple­to es­tá que se co­men el es­ce­na­rio. Y eso co­mo siem­pre se trans­mi­te al pú­bli­co, que ha ve­ni­do con mu­chas ga­nas de Vita Imana. La se­gun­da en cues­tión es Gond­wa­na, esa que for­mó par­te del set que los de Ma­drid eli­gie­ron pa­ra pa­tear al­gún cu­lo en Wac­ken.

En es­te pun­to me subo al es­ce­na­rio, y aquí quie­ro agra­de­cer a to­da la ban­da y a Da­vid So­brino el que hi­cie­ran es­to po­si­ble. Coin­ci­dien­do jus­to con la subida al mis­mo de los Re­sukids que acom­pa­ña­dos por ac­to­res ves­ti­dos de Star­wars, ocu­pa­rían ca­si to­do el sta­ge. Pe­ro Car­do­so y Cía. No es­ta­ban pa­ra esas co­sas y se­guían de­mo­lien­do “el Chaos” con “Seis Al­mas” y “Rom­per con to­do”. Aun­que se ha echa­do de me­nos a Román, que no ve­nía en es­te bo­lo he­mos dis­fru­ta­do de Da­vid Ra­mos, su­plién­do­lo a la per­fec­ción.

“Rom­per con to­do”, “mi ca­mino”, “El Mal” y “Un Nue­vo Sol” van ca­yen­do mien­tras Ja­vier ha­ce al­gu­na in­tru­sión en­tre el pú­bli­co con un pe­que­ño crowd­sur­fing, mo­ti­vo de que to­das las cá­ma­ras y mi­ra­das apun­ten ha­cia él. Aun­que las mías, que aún si­guen so­bre el es­ce­na­rio tam­bién apun­tan a un Pupy, ple­tó­ri­co, que con sus sal­tos y más ca­rac­te­rís­ti­cas po­ses ha­cen que mis ga­nas de rom­per­me el cue­llo au­men­ten allí mis­mo.

El úl­ti­mo de los te­mas que yo es­cu­cho allí arriba, se lo de­di­co a ín­te­gro a Dani y Mi­riam que am­bos es­tán des­tro­zan­do to­do lo que sus ba­que­tas to­can. Una per­cu­sión per­fec­ta­men­te sin­cro­ni­za­da en­tre am­bos que ha­cen tan ca­rac­te­rís­ti­co el so­ni­do VITA IMANA.

Han so­na­do tam­bién “Pa­ra­noia”, “qui­zá no seas na­die” y “Men­tes”.

Aún ten­go pen­dien­te fir­mar el con­tra­to pa­ra po­der en­trar al fo­so a la ho­ra de Ramms­tein, así que la pró­xi­ma pa­ra­da es la zo­na de pren­sa pa­ra es­pe­rar a fir­mar, co­sa que se de­mo­ra al­go más de lo es­pe­ra­do. Por lo que me pier­do a the AR­CHI­TECTS. Así que des­de el Pan­de­mo­nium me vuel­vo a di­ri­gir al ri­tual Sta­ge pa­ra ver a TE­RROR, aun­que sa­bía que mi pa­so por la Car­pa iba a ser muy cor­to.

Só­lo he vis­to los tres te­mas que du­ra el po­der es­tar en el fo­so ha­cien­do fo­tos, y una cuar­ta que es­cu­cho de fon­do mien­tras me di­ri­jo al Chaos , ya que eso de las coin­ci­den­cias a ve­ces te jue­ga ma­las pa­sa­das y ca­si a la mis­ma ho­ra nos es­pe­ra­ban en el pe­que­ño de los es­ce­na­rios WARBRINGER y su th­rash me­tal.

Lo que si pue­do ates­ti­guar es el Ri­tual Sta­ge es­ta­ba ca­si lleno, y con una mar­cha im­pre­sio­nan­te. Co­sa a lo que tam­bién con­tri­buía el Sr. Scott, in­ci­tan­do sin pa­rar al crowd­sur­fing que se re­pe­tían sin ce­sar, y de­más me­nes­te­res “hard­co­re­tas”. Sa­car una foto sin te­ner el otro vi­gi­lan­do que no te ca­lle­ra na­die en­ci­ma se con­vir­tió en una cons­tan­te.

No fal­tó el lan­za­mien­to de mi­cro pa­ra que las pri­ma­ras fi­las hi­cie­sen los ho­no­res y can­ta­sen el te­ma co­rres­pon­dien­te.

Ha­cía mu­cho que no veía a los de John Ke­vill que pre­su­mía de per­fec­ta voz, aun­que oye­se co­men­ta­rios a mi la­do que de­cían lo con­tra­rio. yo he dis­fru­ta­do bas­tan­te con ellos aun­que su ac­tua­ción se me ha he­cho al­go cor­ta. So­ni­do bas­tan­te bueno pe­ro creo que se po­día ha­ber me­jo­ra­do, y lo que más me ha lla­ma­do la aten­ción es que el Chaos no es­tu­vie­se a re­bo­sar.

Me­nos de tres cuar­tos de ho­ra pa­ra los ame­ri­ca­nos que han pre­sen­ta­do su “Woe to the Van­quis­hed” con te­mas co­mo el que da nombre al dis­co.

Jus­to an­tes de ter­mi­nar Warbringer, ya es­ta­mos es­pe­ran­do en el Prin­ci­pal pa­ra po­der en­trar a En­ter Shi­ka­ri. Nun­ca ha­bía vis­to los del Reino Unido en di­rec­to y he de de­cir que me he lle­va­do una agra­da­ble sor­pre­sa. Pa­ra ser un gé­ne­ro que no me apa­sio­ne de­ma­sia­do

he dis­fru­ta­do bas­tan­te de su con­cier­to. Tan­to du­ran­te los tres te­mas en los que les ha­go fo­tos, que nos caen “So­li­da­rity!, “Sorry, you are not a win­ner” y “The Last Ga­rri­son” co­mo en los si­guien­tes que ve­mos des­de fue­ra y don­de apre­cia­mos que el so­ni­do es aún me­jor.

Rou Rey­nols ha es­ta­do muy bien, no so­lo a la voz si no en su pues­ta en es­ce­na com­bi­nan­do és­ta con los te­cla­dos, Con sus po­ses ca­rac­te­rís­ti­cas sin pa­rar ca­si ni un ins­tan­te. El Main pre­sen­ta­ba una bue­na afluen­cia de pú­bli­co aun­que no creo que me equi­vo­que mu­cho y sin áni­mo de ofen­der a los fie­les de En­ter S. Si di­go que mu­cha de la gen­te que se en­con­tra­ba allí a esa ho­ra, era pa­ra co­ger un buen si­tio pa­ra la tra­ca fi­nal del vier­nes. Y así co­mo quien no quie­re la co­sa el día se iba ter­mi­nan­do y só­lo nos que­da­ba una pa­ra­da más an­tes del gran es­pec­tácu­lo teu­tón.

Pa­ra mí no era una pa­ra­da cual­quie­ra, ya que las ga­nas que te­nía de ver a LOST SO­CIETY eran mu­chas.

El Chaos sta­ge era eso, un “Kaos” y es que los fi­ne­ses se han en­car­ga­do de po­ner­lo pa­tas arriba. Una velocidad en esas gui­ta­rras ha­cía que pa­re­cie­se que a mu­chos se le iba a se­pa­rar el cue­llo del res­to del cuer­po.

Abre “Brain­dead” te­ma que da tí­tu­lo a su úl­ti­mo tra­ba­jo de 2016 y se­gui­das caen ”Kill ( tho­se who op­po­se me)” de su pri­mer lar­go “fast loud death” y “ho­llow Eyes” del ya men­cio­na­do Brain­dead.

Ya fue­ra del fo­so me voy co­lo­can­do cer­ca del main, pe­ro sin per­der­me ni un se­gun­do de lo que es­tos jó­ve­nes Th­ras­hers es­tán lian­do no só­lo so­bre el pe­que­ño de los Sta­ges si no tam­bién de­ba­jo de él, con to­dos esos fans ham­brien­tos de más “ca­ña”.

Y así du­ran­te los tres cuar­tos de ho­ra que du­ra la ac­tua­ción de Lost So­ciety, po­de­mos de­gus­tar otros te­mas de re­pa­so a sus tres dis­cos co­mo “Te­rror Humgry”, “Ra­pe me Up”, “I´m the An­ti­do­te”, “N.W.L.” y pa­ra ce­rrar “Riot”. Aún re­la­mién­do­me por el Bo­la­ko que aca­ba­ba de pre­sen­ciar, me pre­sen­to en la en­tra­da del fo­so pa­ra re­ci­bir, por se­gun­da vez en me­nos de un mes la pe­ga­ti­na que di­ce que…Po­de­mos “Afo­tar” a RAMMSTEIM..!!! Mis sos­pe­chas se con­fir­ma­ron al fi­nal, y el setlist ele­gi­do en Resurrection Fest ha si­do exac­ta­men­te igual al de Gras­pop. Con la úni­ca di­fe­ren­cia que en Viveiro han to­ca­do un te­ma más… por su­pues­to “Te Quie­ro Pu­ta” que era la pri­me­ra vez to­ca­da en di­rec­to no só­lo en Es­pa­ña si no tam­bién en el res­to de Eu­ro­pa. Hay gen­te que di­ce que ha si­do por pe­ti­ción a úl­ti­ma ho­ra, otros, im­pro­vi­sa­do y otros que ya es­ta­ba es­cri­ta en su set. Sea co­mo fue­re lo que si po­de­mos afir­mar es que fue un cie­rre apo­teó­si­co y con el te­ma per­fec­to.

Qui­zá un pe­lín más de ho­ra y me­dia que se ha he­cho muy cor­ta. Creo que es­te ti­po de Ca­be­zas de car­tel de­be­rían de to­car al me­nos dos ho­ri­tas…se­gu­ro que a na­die se le hu­bie­ra he­cho lar­go.

No se si ha­bría al­gu­na per­so­na en to­do el Re­su que no es­tu­vie­se ca­ra pa­ra Ramms­tein, aun­que tam­bién es cier­to que se po­día uno mo­ver sin ser es­tru­ja­do…des­de que co­mien­za la cuen­ta atrás en el te­lón y és­te cae con los pri­me­ros fue­gos de ar­ti­fi­cio y “Ramm 4” co­men­za­se a so­nar con las pla­ta­for­mas ba­jan­do has­ta que a par­te de “la pu­ta” ya ci­ta­da lle­ga­sen los pri­me­ros bi­ses con “Son­ne”. “Engel” y la su­per co­rea­da y can­ta­da “Ame­ri­ka” ha si­do un pu­ro es­pec­tácu­lo de fue­go, lu­ces y pe­tar­dos. Es­tan­do to­da­vía en el fo­so po­de­mos dis­fru­trar de “Rei­se,Rei­se” y “Ha­lle­lu­jah” y ade­más del co­mien­zo con los pa­si­tos de “cla­qué” y el lan­za­mien­to de go­rro ex­plo­si­vo po­de­mos ver co­mo Mr. Lin­de­mann se qui­ta el tra­je Blan­co pa­ra que­dar­se con otro de co­lor os­cu­ro y al fi­nal del ter­cer te­ma, con el clá­si­co cha­le­co.

No só­lo el set ha si­do cla­va­do al de Gras­pop si no tam­bién el es­pec­tácu­lo. Yo ca­si más que es­pe­rar a que ver que te­ma ve­nía, es­pe­ra­ba el nu­me­ri­to, que jun­to con el des­plie­gue de lu­ces que traían dan res­pues­ta a por­qué Ramms­tein son unas de las ban­das que se­rán re­cor­da­das siem­pre en Resurrection Fest y en la his­to­ria de la mú­si­ca “je­vi”

Así por ejem­plo con “Feuer Frei” pu­di­mos ver co­mo por par­te de los dos gui­ta­rris­tas sa­lían lla­ma­ra­das que pa­re­cía tal cual fue­sen es­cu­pi­das por sus pro­pias bo­cas, mien­tras sen­das gui­ta­rras se­guían so­nan­do de for­ma bru­tal.

Pu­di­mos Ver co­mo Til vol­via a so­me­ter a Flick co­mo si de un pe­rro se tra­ta­se, pa­ra ro­ciar­le con sa­be Dios qué co­sas con fue­go sal­drían de aquel cu­bo. Por su­pues­to tea­tro más que en­sa­ya­do y con­tro­la­do ya que Fla­ke vol­vió a sus te­cla­dos co­mo si na­da.

No han fal­ta­do los “cohe­tes” lan­za­dos por Lin­ne­man que por dos guías vo­la­ban has­ta lo al­to de la torre y vol­vían a

ba­jar has­ta el es­ce­na­rio pro­vo­can­do otra ex­plo­sión más , que al rit­mo de “Du Hast” ha­ría de nue­vo Ru­gir a to­do el Re­su. Y tam­po­co se han ol­vi­da­do de sa­car las alas que ha­cían que Til pa­re­cie­se un gran An­gel, aun­que no caí­do del cie­lo pre­ci­sa­men­te.

Re­pi­to, es­pec­tácu­lo cien por cien ga­ran­ti­za­do y recomendado. Han so­na­do apar­te de las ya ci­ta­das “Lins 2-3-4”, y “Strip­ped” de De­pe­che Mo­de.

Con Ramms­tein aún den­tro de mi ca­be­za y vol­vien­do a vi­sua­li­zar tal can­ti­dad de fue­go y luz…me di­ri­jo al Chaos Sta­ge pa­ra po­ner pun­to y fi­nal a la se­gun­da jor­na­da. Ver a Napalm Death des­pués de ter­mi­nar de ver a Ramms­tein y ca­si a las dos de la ma­ña­na…

En fín un bo­lo más de napalm Death con un Barny mo­vién­do­se co­mo un po­se­so y co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra.

No veo ter­mi­nar el con­cier­to en­te­ro y co­mo a la sex­ta o así, me voy des­pla­zan­do ha­cia la sa­li­da. Ob­je­ti­vo, acos­tar­me an­tes de las cua­tro de la ma­ña­na y es­tar fres­co pa­ra la úl­ti­ma jor­na­da de fes­ti­val.

SA­BA­DO

La jor­na­da sa­ba­ti­na co­mien­za con unas co­si­llas pen­dien­tes , que de­bían ser ce­rra­das pa­ra que a la ho­ra de MORPHIUM pu­die­ra es­tar so­bre el mis­mo Sta­ge que es­ta­rían los ca­ta­la­nes y que ade­más el día an­te­rior ha­bía pi­sa­do Ramms­tein.

Así que a las 16:25 en­tra­ba en el fo­so pa­ra dis­pa­rar a los de Gi­ro­na. Un bo­lo que se ave­ci­na­ba mo­vi­di­to co­mo era de es­pe­rar. Ya que el Sr. Alex Ba­ce y los su­yos no dan tre­gua mien­tras es­tán so­bre el es­ce­na­rio.

El úni­co in­con­ve­nien­te que le he vis­to a la ac­tua­ción de Morphium ha si­do la tem­pra­na ho­ra a la que han to­ca­do. Eso ha­cía que no hu­bie­se mu­cha gen­te. Si bien es cier­to que al ser en el Main Sta­ge, pue­de que pa­re­cie­se me­nos de lo que era, De to­das for­mas…”los Morphium” sa­len a dar­lo to­do, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas pin­tu­ras de gue­rra y un front­man, con ma­de­ra de ser­lo.

Se me­te, el Sr. Alex al pú­bli­co en cuan­to “Mud for my Thirst” em­pie­za a so­nar. Pe­ro no so­lo Ba­ce com­po­ne el gru­po, el res­to han es­ta­do en to­do mo­men­to su­per ac­ti­vos. “Vic­tim of your Sha­me” y “point of not re­turn” sue­nan se­gui­das y en ese mo­men­to subo a dis­pa­rar­les des­de el mis­mo Main Sta­ge.

El Sol ajus­ti­cia el mains­ta­ge y Alex ha­ce un par de in­cur­sio­nes has­ta la va­lla de se­gu­ri­dad, quie­re es­tar lo más cer­ca po­si­ble de ese pú­bli­co que “form my­self” y “what Lies behind words” . Un tre­men­do bo­la­zo de Morphium , que hu­bie­ra si­do la os­tia si hu­bie­sen to­ca­do un par de ho­ras mas tar­de.

Apro­ve­cho es­te mo­men­to pa­ra co­mer y me que­do cer­ca del main, que se­ría mi si­guien­te pa­ra­da.

Nun­ca ha­bía vis­to a Bury To­mo­rrow en di­rec­to y eso lla­ma­ba mi aten­ción. Aun­que ima­gi­na­ba lo que me iba a en­con­trar. He acer­ta­do a me­dias, ya que el me­tal­co­re que es­pe­ra­ba, que no es mi gé­ne­ro pre­fe­ri­do, me ha de­ja­do me­jor sa­bor de bo­ca de lo que creía.

So­ni­do muy bueno en un prin­ci­pal con mu­cha afluen­cia de pú­bli­co y un jo­ven Da­niel que es­cu­pe una per­fec­ta y po­de­ros voz a la vez que re­co­rre el es­ce­na­rio sin pa­rar un ins­tan­te. En­se­gui­da co­mien­zan los pri­me­ros “cir­cu­li­tos” en el pú­bli­co. Han to­ca una par­te cen­tral del set list de­di­ca­da a su ul­ti­mo tra­ba­jo “EARTHBOUND” y del que han so­na­do “Ce­me­tery”, “the Bur­den”, “Earthbound” y” Last light”. A gran­des ras­gos muy buen bo­lo de los Bri­tá­ni­cos a los que me gus­ta­rá vol­ver a ver en su gi­ra y en una sa­la no muy gran­de.

En los si­guien­tes gru­pos doy un sal­to has­ta a zo­na pan­de­mó­nium pa­ra ha­cer unas fo­tos a Morphium que es­ta­ban sien­do en­tre­vis­ta­dos en el Bus de Gib­son, apro­ve­chan­do la can­ce­la­ción de KRISIUM… Y tam­bién me to­mo un par de bi­rras, pa­ra que ocul­tar­lo. Y así de con­ten­to me plan­to en Mains­ta­ge pa­ra ver lo que creo ha si­do el bo­lo de la jor­na­da. Sa­len a la pa­les­tra los de Mi­chael Am­mot, co­man­da­dos por la guapa Alis­sa. La úni­ca “pe­ga” que ten­go, y no só­lo es pa­ra es­te con­cier­to” es lo al­to del es­ce­na­rio y el rail con la cá­ma­ra de vi­deo que se in­ter­po­nía en­tre mí cá­ma­ra y ARCH ENEMY.

Aún hay gen­te que se em­pe­ña en com­pa­rar a las dos can­tan­tes. Siem­pre se­rá re­cor­da­da An­ge­la, pe­ro aho­ra la voz es Alis­sa, y que voz!!

Ha si­do im­pe­ca­ble el vo­za­rron de la be­lla Alis­sa des­de que “war eter­nal” abrie­sen la des­car­ga de los sue­cos y aca­ba­se con la mí­ti­ca “Ne­me­sis”. En el me­dio sie­te te­mas más en me­nos de una ho­ra don­de se com­prue­ba que Arch Enemy es una ban­da que no de­frau­da. So­ni­do im­pe­ca­ble, Miss. White-Gluzz en per­fec­ta ar­mo­nía con nu­me­ro­so pú­bli­co que se ha­bía ci­ta­do en el Gran­de. Y por su­pues­to la maes­tría de Mr. Mi­chae Am­mot a la gui­ta­rra. Po­co hay que con­tar de un con­cier­to de Arch Enemy que no se­páis to­dos ya. Tam­bién creo que de­be­rían ha­ber to­ca­do más tar­de, cuan­do sus fue­gos bri­lla­sen con más es­plen­dor. “As the Pa­ges Burn”,”No Gods, No mas­ters”, “We will Ri­se” y “ava­lan­che” com­ple­ta­ban el setlist de Arch Enemy. Un set que ha es­ta­do per­fec­to, si te­ne­mos en cuen­ta que son tan­tos los “him­nos” de la ban­da que con­ten­tar a to­do el mun­do es mi­sión im­po­si­ble. Vi­si­ta obli­ga­da al Chaos Sta­ge , ya que los LORDS of BLACK del se­ñor Ron­nie Ro­me­ro sal­drían a la pa­les­tra a las Ocho en pun­to de la tar­de.

Otro de esos con­cier­tos que sa­bes que no te va a de­jar in­di­fe­ren­te du­ran­te los cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos que ha du­ra­do. La voz de Ron­nie es­tá al cien por cien, en reali­dad la ban­da al com­ple­to ha es­ta­do ge­nial. Con un ca­si pre­fec­to so­ni­do Ro­me­ro y Tony a la gui­ta­rra no pa­ran de for­mar dúos so­bre el es­ce­na­rio, Dúos que son mo­ti­vo de per­se­cu­ción pa­ra sa­car la me­jor ins­tan­tá­nea. Es emo­cio­nan­te ver un Chaos Sta­ge tan re­ple­to pa­ra ver a una de las nues­tras, de­jan­do el pa­be­llón del Re­su bien al­to. Mez­cla de eda­des pa­ra los que veían el

con­cier­to de Lords of Black. Des­de un pú­bli­co pu­re­ti­lla , los más sa­bios, has­ta la ju­ven­tud se de­ja el cue­llo en mo­vi­mien­tos “hard­co­re”. En­tre otros han so­na­do “Not­hing left to fear”, “Everyt­hing you are not” y co­mo co­lo­fón a la ac­tua­ción de los Ma­dri­le­ños, el “Neon Knights” de un tal DIO.

De vuel­ta al prin­ci­pal aun­que he de de­cir, que ha si­do por error. Da igual que se me en­fa­den los mas acé­rri­mos fans de MASTODON. Pe­ro mi in­ten­ción era otra. Lo que pa­sa es que me con­fun­do al leer los ho­ra­rios y me plan­to otra vez fren­te a los ame­ri­ca­nos. Y di­go otra vez por­que los aca­ba­ba de ver en Gras­pop unos días an­tes.

Los tres pri­me­ros te­mas en los que es­toy en el fo­so, cal­ca­di­tos a los de Des­sel. “Sul­tan´s cur­se “, “Da­vi­na­tions” y “The Wolf is a Loo­se”.

Al prin­ci­pio pa­re­cía que el main es­ta­ba aba­rro­ta­do, y una vez que sal­go del fo­so y mien­tras va so­nan­do “Bla­de­cat­cher” me di­ri­jo a lo más al­to del es­tán de mons­ter. Des­de allí se ve que Mastodon si que han pe­ta­do el Main. Una ho­ri­ta han to­ca­do, unos ca­tor­ce te­mas. Uno más de los que so­na­ran en Gras­pop. So­ni­do api­so­na­dor con un Troy San­ders es­plen­di­do. Aun­que es al­go que no sor­pren­de ya que San­ders siem­pre man­tie­ne ese ni­vel vo­cal y de pos­tu­ras pa­ra la ga­le­ría.

Han so­na­do otras co­mo por su­pues­to “Black Ton­gue”, “Mot­her Pun­cher”, “Pre­cious Sto­nes” o “Blood and Thun­der” que ce­rra­ba el con­cier­to de Mastodon.

Otra vi­si­ta Al Chaos Sta­ge nos com­pen­sa­ría con un con­cier­to de me­tal ex­tre­mo que era ca­si obli­ga­do pa­ra mí.

No re­cuer­do cuan­do fue la úl­ti­ma vez que los vi, pe­ro si me acuer­do que la úl­ti­ma que tu­ve opor­tu­ni­dad de ver­los, me los per­dí. Así es­ta vez allí nos en­con­trá­ba­mos mi cá­ma­ra y yo, An­te Hoest y los su­yos.

Una pe­na no fue­se de no­che ce­rra­da ya y hu­bié­se­mos dis­fru­ta­do de al­go de fue­go. De to­das for­mas TAAKE han he­cho un es­tu­pen­do con­cier­to con un muy buen so­ni­do y un buen jue­go de lu­ces, aun­que re­pi­ro, de día no se sa­ca el mis­mo par­ti­do.

No es­ta­ba lleno el Chaos ni mu­cho me­nos, pe­ro si ha­bía un buen pu­ña­do de fans des­me­le­nán­do­se en te­mas co­mo “Umen­nes­ke” y “Hor­da­lands Doeds­ka­vad 1 y 3”.

Vi­si­ta de ri­gor a la ba­rra del pan­de­mo­nium, de las úl­ti­mas ya ca­si, y es que el tiem­po se nos es­tá es­fu­man­do de una for­ma tan ve­loz, que ca­si ni cuen­ta nos di­mos que nos que­da­ban 3 ó 4 ban­das por ver. Otra vez creo que me vuel­vo a equi­vo­car en la si­guien­te elec­ción de ban­da. Me di­ri­jo a Main Sta­ge a ver a RANCID, des­car­tan­do así a ORAN­GE GOBLIN. El gran­de de los es­ce­na­rios pre­sen­ta­ba gran afluen­cia de pú­bli­co. Creo que no to­dos es­ta­ban allí por Rancid, ya que un buen sec­tor co­men­zó a abu­chear al sa­lir los Ca­li­for­nia­nos.

Al­go más de una ho­ra unos vein­ti­séis te­mas que si que es cier­to han he­cho las de­li­cias de los que si es­ta­ban allí pa­ra ver a Rancid. El so­ni­do muy bueno y una muy bue­na ac­ti­tud de los Ame­ri­ca­nos so­bre el es­ce­na­rio, que des­de que “ra­dio2 y 2roots ra­di­cal2 abrie­sen su des­car­ga, se han mo­vi­do sin pa­rar, con­ta­gian­do a mu­chos de los que veía­mos el bo­lo. “the 11th hour”, “old friend”, “Buddy”, “St. Mary”, “Ti­me Bomb” en­tre otras y “Ruby Soho” pa­ra ce­rrar. Más mo­ti­va­do por las fo­tos que po­día sa­car con MAYHEM que con su pro­pia mú­si­ca, me di­ri­jo al Chaos sta­ge de nue­vo pa­ra ver a los No­rue­gos y su más cru­do Black Me­tal…Bufff cra­so error!!! Con ca­si ce­ro de luz más el hu­mo que ha­bía por to­das par­tes, sa­car una foto se ha­ce muy muy du­ro. Aun así me tra­go ca­si to­do el bo­lo de Mayhem me­ti­do en­tre el pú­bli­co. Un pú­bli­co no de­ma­sia­do nu­me­ro­so con­tem­pla, al igual que la len­te de mi cá­ma­ra, co­mo las si­lue­tas no­rue­gas, van con­su­mien­do un tiem­po de su es­pec­tácu­lo sin ape­nas de­cir­nos ca­si na­da. Sal­vo a los más ma­los ma­lo­sos que pin­ta­dos igual que ellos mis­mos…ro­tan su cue­llo cual ni­ña del exor­cis­ta.

Lo peor no ha si­do el tiem­po que he per­di­do con Mayhem , si no el que he per­di­do no vien­do a Agnostic Front , que creo se han mar­ca­do un bo­la­zo de muy pa­dre y se­ñor mío. Na­da me­jor que una “ru­bia fres­ca” pa­ra qui­tar pe­nas y ma­los sa­bo­res, así que mien­tras mi ru­bia y yo nos fun­di­mos en un lar­go tra­go, de­ci­do si vuel­vo a ver a SA­BA­TON por enési­ma vez y vis­tos en Gras­pop ha­ce unos días.. o re­co­rro el re­cin­to en­te­ro pa­ra ver a Por­co Bra­vo. Al fi­nal me plan­to en Main Sta­ge de­lan­te de los sue­cos. Un Main Sta­ge aba­rro­ta­do. No he oí­do más que:” Sa­ba­ton no es heavy”, “Sa­ba­ton es una mier­da”, “Sa­ba­ton es­to y lo otro”, pe­ro el pu­to Main es­ta lleno de gen­te y Sa­ba­ton sa­len a dar es­pec­tácu­lo. De Lu­ces, fue­gos, so­ni­do y mú­si­ca. Y el que di­ga que no lo han he­cho bien…mien­te, no ha es­ta­do allí o sim­ple­men­te los odia.

In the Army now y the march to war co­mo in­tros y co­mien­za el Show, tan­que in­clui­do so­bre el es­ce­na­rio. Yo pensaba que da­rían un show cla­va­di­to al de Gras­pop, co­mo ha­bía he­cho Ramms­tein con el su­yo, pe­ro no. Si coin­ci­den las dos pri­me­ras. “Ghost Di­vi­sion! Y “the

Art of War”. Mien­tras en Des­sel to­ca­ban “Blood of ban­nock­burn” mien­tras es­tá­ba­mos en el fo­so, en Re­su nos to­ca “At­te­ro Do­mi­na­tus”.

Có­mo to­do me so­na­ba muy muy re­cien­te de­ci­do . al sa­lir del fo­so, pe­gar­me una bue­na ca­rre­ra de pun­ta a pun­ta y así lle­go a ver me­dio con­cier­to de Por­co Bra­vo. Lián­do­la!! Co­mo no po­día ser me­nos. El De­sert es­ta­ba muy con­cu­rri­do, y aun­que ya no pu­di­mos en­trar al fo­so a dis­pa­rar, de­ci­do sa­car al­gu­na foto des­de fue­ra. “Do­nan­te”, “co­rre”, “la Pia­ra”, “Se que­ma” o “El ca­za­dor” son al­gu­nas de las que dis­fru­ta­mos. To­das ellas ador­na­das con las pe­ri­pe­cias de “los por­cos” que ani­man al al­ma más en pe­na del Re­su. No fal­tan los “fue­gos ar­ti­fi­cia­les” lan­za­dos por el gui­ta­rra y el sur­fing del “ga­lle­go” to­do un es­pec­tácu­lo ade­re­za­do con chu­pi­tos di­rec­tos del sta­ge al gaz­na­te de la pe­ña…

De vuel­ta al Main aun escuchamos los úl­ti­mos te­mas de Sa­ba­ton que man­tie­nen el mis­mo ni­vel de So­ni­do y de gen­te ca­ra a ellos dis­fru­tan­do con can­ti­cos y sal­tos al uní­sono.

Aun­que en Re­su han to­ca­do me­nos te­mas que en Gras­pop, los biss han si­do los mis­mos ter­mi­nan­do con “Pri­mo Vic­ti­ria”, “Shi­ro­ya­ma” y “To Hell and Black”. Aun­que to­do pa­re­cía ter­mi­na­do, aún fal­ta­ba una ban­da por to­car. Qué di­go una ban­da, Un pe­da­zo de ban­da!!!. Y co­mo pa­re­cía que allí na­die que­ría ir­se, el chaos es­ta­ba muy pe­ro que muy con­cu­rri­do. OBITUARI se­rían los en­car­ga­dos de ce­rrar llas ac­tua­cio­nes del Resurrection Fest 2017, y va­ya ma­ne­ra de ha­cer­lo. Pa­ra mu­chos ha si­do el bo­lo de la jor­na­da. No hay can­san­cio ni bo­rra­che­ra ca­paz de ha­cer per­der­se la ac­tua­ción de los de Flo­ri­da. So­ni­do atro­na­dor y un con­cier­to im­pe­ca­ble, sal­vo por las lu­ces, que aque­llo pa­re­cía el pu­to in­fierno. Con un death me­tal que se­gu­ro que mien­tras es­cri­bo es­to, aun va­ga por viveiro.

“A les­son in Ven­gean­ce”, “Words no Evil” o “Dying” an si­do al­gu­nos de los tra­lla­zos que Obi­tuary han des­car­ga­do en el Chaos Sta­ge a las 2:00 de la ma­dru­ga­da.

Me­nos de una ho­ra y…to­do fi­ni­qui­ta­do. No se cuan­ta gen­te se ha­brá que­da­do a la af­ter party del re­su. Pe­ro un ser­vi­dor des­pués de des­pe­dir­se de ami­gos y com­pa­ñe­ros, con los que no só­lo he com­par­ti­do fo­so si no una inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia, se re­ti­ra­ba a sus apo­sen­tos a so­ñar con…La vuel­ta al Re­su.

Resurrection Fest se ha con­ver­ti­do en un gran fes­ti­val, de lo me­jor en Es­pa­ña y muy re­co­no­ci­do ya en el res­to de Eu­ro­pa. Fal­ta pu­lir al­gu­nas co­si­llas aun­que ten­ga­mos muy bue­nos li­ne up año tras año.

Nos que­dan más de tres­cien­tos días pa­ra ha­cer cá­ba­las so­bre quien ven­drá en 2018… see you next year.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.