HAS­TA SIEM­PRE CHESTER, Y GRA­CIAS

Metal Hammer - - NEWS -

De­bía ser el año 2000, por en­ton­ces mi cul­tu­ra mu­si­cal era mu­cho más li­mi­ta­da y bá­si­ca­men­te cen­tra­da en las ban­das na­cio­na­les. Re­cuer­do que al­gún com­bo ame­ri­cano me lla­ma­ba la aten­ción, co­mo Man­son o WASP, pe­ro na­da ha­bía des­per­ta­do mi in­te­rés por el me­tal de ese mo­do. Aque­lla tar­de me acer­qué jun­to a unos ami­gos a la Fnac de Va­len­cia, allí vi un dis­co con una por­ta­da ex­tra­ña, aquel ti­po con ales pintadas co­mo en un pa­pel ma­ché, es­cu­ché al­gu­nas can­cio­nes y los ojos se me sa­lie­ron de las ór­bi­tas. ¿Qué co­ño era eso?. Lin­kin Park aca­ba­ban de edi­tar su ce­le­bé­rri­mo «Hy­brid Theory», un ál­bum que ha­bía ven­di­do 10 mi­llo­nes de co­pias en Es­ta­dos Uni­dos. Una ver­da­de­ra lo­cu­ra. Sa­li de allí con al­go más que un gran ele­pé, sa­lí con un nue­vo es­pí­ri­tu, una nue­va for­ma de en­ten­der la mú­si­ca. Lin­kin Park, jun­to con Korn y otras ban­das, mar­ca­ron un ca­mino, los ca­li­for­nia­nos ade­más abra­za­ron la MTV y otras pla­ta­for­mas ca­si asal­tán­do­las y así lle­ga­ron a mu­chos más oí­dos. El me­tal, por fin, pa­re­cía co­dear­se con los so­ni­dos más bai­la­bles y he­do­nis­tas. Es cier­to que el gru­po fue des­di­bu­jan­do su es­ti­lo ca­da vez más, en pos de una elec­tró­ni­ca plau­si­ble (pe­ro so­lo eso) y ol­vi­dan­do su so­ni­do. No po­día­mos es­pe­rar que unos ar­tis­tas es­tu­vie­ran años ha­cien­do lo mis­mo, re­pi­tien­do fór­mu­las y mé­tri­cas. Lin­kin Park, em­pu­ja­dos o no por su dis­co­grá­fi­ca, qui­so ha­cer otras co­sas, to­man­do cier­ta dis­tan­cia con el me­tal más ar­que­tí­pi­co. El 20 de ju­lio ha­lla­ban muer­to a uno de los ar­tí­fi­ces de to­do eso, una de las vo­ces que re­tum­ba­ba en nues­tros oí­dos con su des­ga­rra­do­ra po­ten­cia. Chester Ben­ning­ton nos ha de­ja­do a los 41 años, con seis hi­jos y con una ca­rre­ra que se­guía en lo más al­to. Los mo­ti­vos pue­den ser tan­tos y va­ria­dos, que se­ría ca­si un ga­li­ma­tias des­cu­brir­los. Es­tá cla­ro que no era fe­liz, pe­ro ¿có­mo no pue­de ser fe­liz al­guien que lo tie­ne to­do, que pue­de ha­cer, prác­ti­ca­men­te, lo que le dé la gana en la mú­si­ca?. Ha­cía unos me­ses, el 18 de ma­yo, Ch­ris Cor­nell, vo­ca­lis­ta de los se­mi­na­les Sound­gar­den, se ahor­ca­ba en una ha­bi­ta­ción de hotel des­pués de un con­cier­to en De­troit con su ban­da, en ese fe­liz regreso pa­ra sus fans. Chester op­tó por el mis­mo mo­do, se­gar su vi­da ahor­cán­do­se en mis­mo día del cumpleaños de Cor­nell. Qui­zá una coin­ci­den­cia o tal vez un ho­me­na­je. Am­bos eran ami­gos, los dos su­frían de­pre­sión y ha­bían al­can­za­do ese es­ta­tus con el que mu­chos mú­si­cos sue­ñan en sus ini­cios, y por el que otros se de­ses­pe­ran al pa­sar los años, dis­cos y gi­ras. La so­le­dad del co­rre­dor de fon­do se les po­dría apli­car los ar­tis­tas que suben co­mo la es­pu­ma con sus pri­me­ras obras y sien­ten que ca­da nue­vo tra­ba­jo de­be, sin pa­lia­ti­vo al­guno, su­pe­rar al an­te­rior, en una suer­te de ca­rre­ra de ca­li­dad y ca­pa­ci­dad de sor­pren­der. La fa­ma y la crí­ti­ca cons­tan­te, la pro­pia tam­bién, pue­den de­bi­li­tar a cual­quie­ra. Lin­kin Park ja­más vol­vió al ni­vel de po­pu­la­ri­dad de su pri­mer tra­ba­jo, y co­mo bue­nos pro­fe­sio­na­les qui­sie­ron ex­plo­rar otros so­ni­dos, sa­lir­se de los ren­glo­nes es­tric­tos del ge­ne­ro y dar rien­da suel­ta a sus fi­lias. Por su par­te, Cor­nell re­pu­dia­ba to­do lo que ha­bía sig­ni­fi­ca­do el grun­ge y aquel fe­nó­meno, co­mo se­pa­rán­do­se de aque­llos años y aque­lla for­ma de en­ten­der el mun­do. El rock es muy sa­cri­fi­ca­do, muy du­ro, sus fans, los adep­tos que ne­ce­si­tan su do­sis dia­ria de bue­na mú­si­ca, son se­ve­ros y crí­ti­cos, tie­nen cri­te­rio, y ob­vian­do a los más ta­li­ba­nes, exi­gen que los ar­tis­tas se com­pro­me­tan con sus can­cio­nes, con sus me­lo­dies y con sus di­rec­tos. El ni­vel de exi­gen­cia es enor­me, no se pue­den co­me­ter fa­llos. Una ma­la re­view, un mal bo­lo, un dis­co que no ha cua­ja­do en el sen­tir po­pu­lar, to­do eso afec­ta al que bus­ca las mu­sas in­ten­tan­do po­ner ba­rre­ras a las mo­das, a la re­pe­ti­ción en bu­cle de los mis­mo pa­tro­nes. Pa­ra un sec­tor del pú­bli­co, el me­nos en­ten­di­do, el grun­ge se cir­cuns­cri­bía úni­ca­men­te a la fi­gu­ra, a ve­ces ca­si me­siá­ni­ca, de Kurt Co­bain. Otros cri­ti­ca­ban a Lin­kin Park com­pa­rán­do­los con Backs­treet Boys o gru­pos de ese es­ti­lo, so­lo por­que sus te­mas ha­bían lle­ga­do a otros mer­ca­dos, ha­bían lo­gra­do la tras­ver­sa­li­dad gra­cias al ra­peo, las ba­ses o las dos vo­ces, la gu­tu­ral y la me­ló­di­ca. El me­tal se es­ta­ba fil­tran­do en otras es­ce­nas, el grun­ge re­ven­ta­ba en mil tro­zos el Bil­board, pe­ro ya se sa­be, a ve­ces nos car­ga­mos nues­tras po­si­bi­li­da­des de ser una mú­si­ca más ma­si­va con ce­rri­lis­mo. La de­pre­sión se ha lle­va­do por de­lan­te a dos gran­des mú­si­cos, per­so­nas con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial que co­nec­ta­ban con mi­llo­nes de per­so­nes y que agi­ta­ban emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Al­gu­nos no en­ten­de­rán sus muer­te, les acu­sa­ran por sui­ci­dar­se te­nién­do­lo to­do, sien­do los re­yes del mun­do. Pe­ro tan­to Ch­ris co­mo Chester se en­fren­ta­ban ca­da día a sus mie­dos, los ar­tís­ti­cos y los per­so­na­les, esos de­mo­nios que cre­cen cuan­do la pre­sión, en for­ma de fans o de dis­co­grá­fi­cas, ate­na­za ca­da mo­vi­mien­to, cuan­do lo más im­por­tan­te pa­re­ce es­tar fue­ra y no den­tro, cuan­do na­da tie­ne sen­ti­do, por­que en al­gún mo­men­to so­lo con la mú­si­ca no va­lía. Se­gu­ro que nun­ca pen­sa­ron lle­gar tan al­to ni ter­mi­nar así, sui­ci­dán­do­se cuan­do to­da­vía te­nían mu­cho que de­cir, o es que qui­zás ya no que­rían de­cir na­da. Vol­ví a co­ger mi dis­co y lo pu­se otra vez, mi piel se eri­zó, aque­lla sen­sa­ción de en­con­trar tu ca­mino vol­vió a mi me­mo­ria. Chester es par­te, jun­to a otros, de mi ma­le­ta emo­cio­nal. Des­can­sen en paz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.