EN­TRE­VIS­TA A DAGOBA

Metal Hammer - - NEWS - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA: YALINKU ME­LE­RO

Ho­la bue­nas tar­des, es un au­tén­ti­co ho­nor ha­blar con­ti­go, soy un gran se­gui­dor de la ban­da y por eso me gus­ta­ría em­pe­zar pre­gun­tan­do co­mo ha­ce Dagoba pa­ra dar con­cier­tos tan épi­cos co­mo el de Hell­fest 2014 o en Resurrection Fest, ¿Cuál es el se­cre­to?

El se­cre­to es la pa­sión, creo que si le po­nes pa­sión a to­do lo que ha­ces pue­des re­ga­lar en ca­da si­tio, en ca­da con­cier­to. Otro se­cre­to es sa­ber que siem­pre de­bes ser res­pe­tuo­so con tus fans, pues lo que es­pe­ran ellos de ti es lo que tie­nes que ofre­cer o al me­nos ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra ofre­cer­lo. Mu­chos de esos fans han he­cho ki­ló­me­tros pa­ra ver­te, si ellos dan el cien por cien en nues­tros con­cier­tos, lo mí­ni­mo que po­de­mos ha­cer es dar­lo no­so­tros tam­bién. Pa­ra no­so­tros es al­go na­tu­ral sa­lir a es­ce­na y dar­lo to­do, ese es el se­cre­to, no de­jar­se na­da en el ca­me­rino.

Ve­nís de un país que ha da­do gran­des ban­das de Me­tal, que ofre­cen al­go di­fe­ren­te, al­go úni­co. ¿Cuál crees que es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre el pú­bli­co y las ban­das fran­ce­sas y las del res­to de paí­ses?

Yo creo que aun­que no so­mos ni es­pa­ño­les ni ita­lia­nos, te­ne­mos el gen la­tino a la ho­ra de sen­tir la mú­si­ca, y di­ría que se pue­de com­pa­rar nues­tra pa­sión con la de paí­ses con más tra­di­ción me­ta­le­ra co­mo In­gla­te­rra sin mu­chas di­fe­ren­cias, in­clu­so paí­ses es­can­di­na­vos, creo que el es­pí­ri­tu del Rock and Roll que lue­go ha de­ri­va­do en so­ni­dos más fuer­tes, creo que ese es­pí­ri­tu es muy fuer­te en Fran­cia tam­bién. So­mos un país que te­ne­mos buen vino y bue­na co­mi­da, pe­ro tam­bién bue­na mú­si­ca, creo que tan­to el pú­bli­co co­mo las ban­das sien­ten el Rock, el Me­tal o cual­quier otra vertiente, de ma­ne­ra muy fres­ca, es de­cir, sa­bien­do que no es­tá to­do in­ven­ta­do. Creo que lo que nos pue­de di­fe­ren­ciar es que so­mos muy poé­ti­cos, pues te­ne­mos siem­pre un to­que ro­mán­ti­co en to­do lo que ha­ce­mos, bus­ca­mos siem­pre al­go más poé­ti­co que só­lo mú­si­ca.

He po­di­do es­cu­char el Nue­vo dis­co, “Black Nova”, y me pa­re­ce real­men­te bru­tal. ¿Cuál ha si­do la ma­ne­ra de trabajar en es­te nue­vo dis­co pa­ra que el so­ni­do ha­ya evo­lu­cio­na­do tan­to y las can­cio­nes sean tan con­tun­den­tes o más que an­te­rio­res dis­cos?

Siem­pre que me sien­to a com­po­ner mú­si­ca, lo pri­me­ro que pien­so es que no quie­ro ha­cer lo mis­mo que he es­ta­do ha­cien­do, me plan­teo que es lo que no quie­ro se­guir ha­cien­do y en­ton­ces to­do flu­ye. Siem­pre quie­ro par­tir de la ba­se de ofre­cer al­go nue­vo a los fans, y nos he­mos pa­ra­do a pen­sar en lo que he­mos ofre­ci­do en los an­te­rio­res seis dis­cos, el los riffs que he­mos he­cho, en los te­mas so­bre los que he­mos es­cri­to, y si ya lo he­mos he­cho, pen­sar en al­go nue­vo y fres­co. Bá­si­ca­men­te esa es la pre­mi­sa prin­ci­pal de la que he­mos par­ti­do pa­ra es­te nue­vo dis­co. Cuan­do he­mos es­cu­cha­do el dis­co com­ple­to, tam­bién nos ha gus­ta­do mu­cho (ri­sas).

Co­mo com­po­si­tor de las le­tras de Dagoba, ¿de dón­de sa­le la ins­pi­ra­ción pa­ra tra­tar cier­tos te­mas en las can­cio­nes?

Yo creo que to­dos los que es­cri­bi­mos, can­cio­nes o los es­cri­to­res de li­bros, creo que de una u otra ma­ne­ra es­tán o es­ta­mos ha­blan­do de no­so­tros mis­mos. Al fi­nal me ins­pi­ra si­tua­cio­nes de la vi­da, ex­pe­rien­cias, pen­sa­mien­tos, vi­sio­nes de la reali­dad, opi­nio­nes que pue­da te­ner so­bre se­gún qué te­mas. En es­ta oca­sión he que­ri­do ha­cer una me­tá­fo­ra con el cos­mos, el uni­ver­so.Por ejem­plo “The Sto­nes Ocean” ha­bla de Sa­turno, pues vol­vien­do a las ex­pe­rien­cias pro­pias, he que­ri­do ha­blar so­bre esa me­tá­fo­ra con el Cos­mos, pa­ra ha­blar de lo pe­que­ños que so­mos pren­sa a la in­men­si­dad in­fi­ni­ta del mis­mo. Ese ha si­do el prin­ci­pal pun­to de par­ti­da pa­ra las le­tras de es­te ál­bum.

Has ha­bla­do de esa can­ción, pa­ra mí es muy bue­na, pe­ro la que real­men­te me ha im­pre­sio­na­do ha si­do “Lost Gra­vity”, con esa le­tra tan in­quie­tan­te. ¿Có­mo las pen­sáis pa­ra to­car­las en di­rec­to?

Ese es un gran te­ma, tie­nes ra­zón, se­gu­ro que la to­ca­re­mos en di­rec­to. Cuan­do ya te­nía­mos el dis­co com­ple­to he­mos to­ca­do to­das las can­cio­nes “en vi­vo”, pa­ra ver co­mo las sen­tía­mos, y vien­do la fuer­za que te­nían o el efec­to que po­dían te­ner en el es­ce­na­rio, es co­mo las he­mos es­co­gi­do pa­ra pro­po­nér­se­las a los fans.

So­bre la por­ta­da del dis­co, ¿Es tam­bién una me­tá­fo­ra don­de se unen una par­te más oscura y la par­te cla­ra, só­li­do y lí­qui­do?

Creo que esa es una apre­cia­ción im­por­tan­te, es una ma­ne­ra de ver el ar­te que siem­pre que­re­mos que ten­gan nues­tras por­ta­das. Pe­ro pa­ra mí , la par­te oscura de la por­ta­da es co­mo si in­ten­ta­ras es­ca­par de al­go os­cu­ro del pa­sa­do, y el agua re­pre­sen­ta co­mo el la­va­do de esa par­te, co­mo al­go que de­jas atrás y lim­pias de ti. Creo que esa es la par­te po­si­ti­va que trans­mi­te la por­ta­da, aun­que sea al­go que dé mie­do, es al­go po­si­ti­vo. Co­mo es­cu­pir al­go ma­lo fue­ra y se­guir ade­lan­te.

Ha­blan­do so­bre es­te te­ma, una pre­gun­ta pro­fun­da ¿crees que la hu­ma­ni­dad es­tá ca­da vez más hun­di­da en la os­cu­ri­dad o tie­nes una vi­sión más po­si­ti­va de es­te mo­men­to del ser hu­mano?

Yo creo y veo que la hu­ma­ni­dad es­tá to­tal­men­te su­mer­gi­da en la os­cu­ri­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po creo que el pla­ne­ta no es­tá su­mer­gi­do en esa os­cu­ri­dad. Creo que cuan­do to­da la ra­za hu­ma­na mue­ra, el mun­do pre­va­le­ce­rá, se­gui­rá ade­lan­te, se cu­ra­rá y con­ti­nua­rá. Pa­só con los dinosaurios, y yo creo que tar­de o tem­prano la ra­za hu­ma­na se ex­tin­gui­rá, pe­ro el pla­ne­ta se­gui­rá ahí.

Me gus­ta mu­cho esa vi­sión que tie­nes, la com­par­to. Vol­vien­do un po­co a es­te nue­vo dis­co, ¿La di­fe­ren­cia en­tre es­te dis­co y los an­te­rio­res, qué ha cam­bia­do?

Creo que la gran di­fe­ren­cia es que es­te es un dis­co de con­tras­tes, hay te­mas mu­cho más heavys, más du­ros, y otros más pro­fun­dos, os­cu­ros, con un tem­po más len­to pe­ro con un so­ni­do más bru­tal que otros dis­cos. Creo que son te­mas de con­tras­tes, don­de la du­re­za y la poesía de las com­po­si­cio­nes se unen muy bien en es­te dis­co. Es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia, pe­ro tam­bién he­mos gra­ba­do con ba­te­ría na­tu­ral, no elec­tró­ni­ca, y eso se no­ta, eso tam­bién con­tras­ta con el so­ni­do de es­te dis­co en com­pa­ra­ción a otros dis­cos.

¿Qué sien­tes cuan­do ves al pú­bli­co can­tar esos te­mas que has com­pues­to, vi­vir­los, sen­tir­los?

Me sien­to muy or­gu­llo­so, por­que lo cier­to es que en Me­tal las le­tras no tie­nen tan­ta im­por­tan­cia co­mo la par­te mu­si­cal, no tie­ne la mis­ma atrac­ción, en otros es­ti­los sí, pe­ro en Me­tal es la par­te que une to­do, es im­por­tan­te, y me en­can­ta ver que al­guien ha leí­do mis le­tras (ri­sas).

¿Qué po­de­mos es­pe­rar de es­te nue­vo dis­co y que men­sa­je tie­nes pa­ra los fans pa­ra ce­rrar es­ta en­tre­vis­ta?

Pues po­déis es­pe­rar esa fuer­za de la que ha­blá­ba­mos al prin­ci­pio y so­bre to­do cer­ca­ná con nues­tros fans, an­tes, du­ran­te y des­pués del con­cier­to. ¿Mi men­sa­je? (en per­fec­to es­pa­ñol), Es­pa­ña, te quie­ro, te que­re­mos, te­ne­mos mu­chas ga­nas de vol­ver, to­car otra vez en Resurrection Fest, me gus­tó mu­cho ese fes­ti­val, gra­cias por se­guir­nos, por es­tar en nues­tros con­cier­tos, y es­to es un has­ta lue­go ami­gos.

Mu­chas gra­cias por vues­tro tiem­po y gra­cias, suer­te con el tour y con el ál­bum.

Gra­cias a ti amigo y es­pe­ro ver­te en nues­tros con­cier­tos. A ti y a más ami­gos que he­mos he­cho en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.