SATYRICON

Be­san­do a la muer­te

Metal Hammer - - NEWS - TEX­TO: MIGNON RO­SE FO­TO­GRA­FÍA: IRE­NE SE­RRANO, OFI­CIAL

Mi pri­me­ra pre­gun­ta es per­so­nal. Es­ta­mos un po­co preo­cu­pa­dos por tí. ¿Có­mo es­tás de sa­lud ac­tual­men­te?

Eh... bas­tan­te bien. Creo que la me­jor for­ma de ex­pli­car­lo es que la ma­yor par­te del tiem­po es­toy más o me­nos 100 % bien, me sien­to fuer­te y con ener­gía, co­mo siem­pre he es­ta­do. Pe­ro lo que me pa­sa es que cuan­do me pon­go en­fer­mo me pon­go muy muy en­fer­mo. En con­clu­sión, pue­do de­cir que la ma­yo­ría del tiem­po es­toy muy bien, pe­ro cuan­do ten­go problemas es un gran pro­ble­ma pa­ra mí. Ten­go que ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra so­bre­lle­var­lo. Es cues­tión tam­bién de co­no­cer tu pro­pio cuer­po.

De­be ser una lu­cha muy du­ra...

Bueno, me sien­to muy mo­ti­va­do por la mú­si­ca y por to­da la com­pa­sión que los fans de Satyricon me trans­mi­ten. Tam­bién me da mu­chí­si­ma fuer­za el he­cho de que ten­go dos hi­jos, su sim­ple exis­ten­cia es un po­ten­te aci­ca­te. In­ten­to te­ner asi­mis­mo una ac­ti­tud optimista.

Es­tás li­bran­do una ba­ta­lla muy di­fí­cil. ¿Es­ta ba­ta­lla te ha he­cho cam­biar tu for­ma de con­ce­bir la vi­da?

Bueno, creo que lo más im­por­tan­te de es­to es que co­mo mú­si­co pensaba que ha­ría mú­si­ca tan­to tiem­po co­mo me sin­tie­ra ins­pi­ra­do, mo­ti­va­do y dis­fru­ta­se ha­cién­do­lo, que cuán­to tiem­po es­tu­vie­ra ha­cien­do mú­si­ca era al­go que de­pen­día de mi pro­pia elec­ción. Nun­ca pen­sé en la po­si­bi­li­dad de que po­dría de­jar­lo por otras ra­zo­nes, siem­pre con­si­de­ré que yo de­ci­di­ría tal co­sa, ha­ría mú­si­ca has­ta que yo qui­sie­se. Con es­to de re­pen­te me di cuen­ta que pue­de que no, que pue­de que no sea po­si­ble que es­té en mi mano to­mar esa de­ci­sión. Re­cuer­do la pri­me­ra vez que es­tu­ve en el hos­pi­tal y pa­sa­dos tres o cua­tro días ne­ce­si­té que al­guien me lle­va­ra al­gu­na de mis gui­ta­rras, por­que te­nía mu­chí­si­mas ga­nas de to­car y ne­ce­si­ta­ba co­nec­tar a un ni­vel per­so­nal. Me di cuen­ta de que es un enor­me pri­vi­le­gio po­der to­car, y que te­nía que dis­fru­tar­lo tan­to co­mo pu­die­se, por­que no sé cuán­do me lo pue­den arre­ba­tar.

La mú­si­ca es una gran te­ra­pia...

La mú­si­ca es un pri­vi­le­gio.

En sep­tiem­bre va a ver la luz el no­veno ál­bum de Satyricon, Deep Ca­lleth Upon Deep ¿Qué es pa­ra tí lo más im­por­tan­te de es­te dis­co?

La es­pi­ri­tua­li­dad es lo más im­por­tan­te. Es un ál­bum en el que la es­pi­ri­tua­li­dad es un con­cep­to que es­tá en to­dos los as­pec­tos del dis­co. Creo que es al­go más que un ál­bum de me­tal, creo que es ar­te, y uno de­be acer­car­se a es­te tra­ba­jo co­mo tal. Tie­ne una ca­li­dad que le pi­de oyen­te con­cen­tra­ción y al­go de es­fuer­zo, por­que te de­man­da que seas ca­paz de pro­fun­di­zar en lo más hon­do de tí mis­mo. Es a lo que el tí­tu­lo ha­ce re­fe­ren­cia li­te­ral­men­te, Deep Ca­lleth Upon Deep, una pro­fun­di­dad sus­tan­cial que vie­ne de los rin­co­nes más re­cón­di­tos de las al­mas de las per­so­nas que hi­cie­ron es­te dis­co. Pa­ra en­ten­der com­ple­ta­men­te, ex­plo­rar y dis­fru­tar es­te via­je mu­si­cal, co­mo oyen­te, no pue­des acer­car­te a es­te dis­co co­mo si fue­ra mú­si­ca de fon­do, tie­nes que te­ner una ac­ti­tud ac­ti­va, in­vo­lu­crar­te, y te­ner la vo­lun­tad de in­ver­tir tiem­po en él y for­mar par­te de su pro­fun­da di­men­sión es­pi­ri­tual.

Has afir­ma­do que es­te nue­vo ál­bum va a su­po­ner pa­ra Satyricon el co­mien­zo de una nue­va era o el úl­ti­mo dis­co. ¿Qué qui­sis­te de­cir con eso?

Pa­ra mí era ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te po­ner aten­ción en los de­ta­lles y es­car­bar muy hon­do con el fin de ase­gu­rar­nos de que ca­da de­ta­lle era ana­li­za­do. He­mos “re­vi­sa­do to­das las ho­jas del li­bro” pa­ra ase­gu­rar­nos de que he­mos con­se­gui­do lo más óp­ti­mo en ca­da de­ta­lle, lo que abre un nue­vo ca­mino pa­ra el fu­tu­ro de la ban­da y que la re­vi­ta­li­za. Así, se abre un nue­vo ca­pí­tu­lo mu­si­cal pa­ra Satyricon, o pue­de que sea el úl­ti­mo dis­co que ten­ga cua­li­da­des pa­ra man­te­ner­se co­mo un mo­nu­men­to. Pro­ba­ble­men­te pien­se así, por­que siem­pre he creí­do que pa­ra que una ban­da sea real­men­te bue­na es esen­cial que la gen­te que es­tá en ella es­té muy mo­ti­va y al­ta­men­te ins­pi­ra­da en cual­quier mo­men­to. Si tie­nes una ban­da

tie­nes que res un ver­da­de­ro apa­sio­na­do de la mú­si­ca y de to­car. No es­tar mo­ti­va­do só­lo una vez, sino que tie­nes que man­te­ner la ilu­sión to­do el tiem­po. Pa­ra ser esa per­so­na ne­ce­si­tas nue­vas ta­reas, nue­vas me­tas, am­bi­cio­nes... De otra for­ma, es­to se con­ver­ti­ría en una ru­ti­na y eso es el enemi­go a la ho­ra de ha­cer ver­da­de­ro ar­te. Por eso, siem­pre es im­por­tan­te co­ger a la ban­da y pen­sar: va­le, ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos aho­ra, ¿cuál va a ser el catalizador de es­te proyecto?, ¿qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra mo­ti­var­nos o ins­pi­rar­nos?, pa­ra di­ver­tir­nos y ase­gu­rar­nos de que dis­fru­ta­mos ha­cien­do es­to... Es­tos son los ti­pos de pen­sa­mien­tos que siem­pre ten­go cuan­do ha­go al­go nue­vo y me en­ca­mino ha­cia el fu­tu­ro. Aun­que con to­do lo que he vi­vi­do los pa­sa­dos dos años a ni­vel per­so­nal, con­si­de­ro que tam­bién es im­por­tan­te dar­se cuen­ta de que no pue­des dar na­da por ga­ran­ti­za­do. Pue­de que si­ga ha­cien­do es­to por mu­cho mu­cho tiem­po o pue­de que no, no lo sé.

Siem­pre has ro­to fron­te­ras mu­si­ca­les en ca­da uno de tus ál­bu­mes, pe­ro creo que en es­tá oca­sión has ido in­clu­so más le­jos. ¡Pa­ra mí es un dis­co bri­llan­te! Se pue­de per­ci­bir que ha­béis in­tro­du­ci­do nue­vos ins­tru­men­tos, co­mo el che­lo, el vio­lín, in­clu­so el sa­xo­fón, de una for­ma que nun­ca la ha­bía­mos es­cu­cha­do an­tes en uno de tus tra­ba­jos. Sé que es­tás acos­tum­bra­do a trabajar con ins­tru­men­tos de es­te ti­po, por­que ha­béis he­cho con­cier­tos sin­fó­ni­cos con or­ques­ta, pe­ro ¿ha si­do un re­to pa­ra tí adap­tar­los des­de el prin­ci­pio al so­ni­do de me­tal ex­tre­mo de Satyricon?

Bueno, el ma­yor re­to cuan­do tra­ba­jas con ins­tru­men­tos bá­si­cos jun­to con ins­tru­men­tos eléc­tri­cos, es la en­to­na­ción… A ver si en­cuen­tro la for­ma de ex­pli­car­lo co­rrec­ta­men­te a tus lec­to­res... Cuan­do ha­bla­mos de en­to­na­ción es co­mo cuan­do eje­cu­tas la no­ta “La”, por ejem­plo, en una gui­ta­rra eléc­tri­ca no ne­ce­sa­ria­men­te se com­por­ta de la mis­ma for­ma que una no­ta “La” to­ca­da en un che­lo o en un con­tra­fa­got. El mú­si­co pue­de siem­pre dar for­ma a los ar­mó­ni­cos y las fre­cuen­cias en las cua­les tu no­ta se mue­ve. Cuan­do to­cas la gui­ta­rra tie­ne que ver con cuán­ta fuer­za gol­peas la cuer­da con la púa o cuán­to de sua­ve, o tam­bién tie­ne que ver con la fuer­za con la que pre­sio­nas las cuer­das en un acor­de, con el ti­po de cuer­das que usas, qué ti­po de so­ni­do tie­ne tu gui­ta­rra, y có­mo de bien es­tá tu gui­ta­rra de ajus­ta­da o dis­pues­ta des­de un pun­to de vis­ta téc­ni­co, y si tu gui­ta­rra es­tá bien en­to­na­da. Es un re­to con­tra­lar to­das es­tas co­sas y que sal­gan bien en la mú­si­ca rock mo­der­na, pe­ro es­to es real­men­te mu­cho más li­bre en mú­si­ca clá­si­ca que en la mú­si­ca rock, es muy li­bre. En Satyricon a lo lar­go de los años he­mos apren­di­do real­men­te a apre­ciar el va­lor de una mag­ní­fi­ca en­to­na­ción en la ma­ne­ra en que to­ca­mos, y es al­go en lo que he­mos tra­ba­ja­do muy du­ro du­ran­te mu­chos años. Me gus­ta­ría pen­sar que nos he­mos he­cho muy bue­nos con­tro­lan­do es­to. Pa­ra ser ho­nes­to con­ti­go, no es di­fí­cil in­te­grar en la mú­si­ca un che­lo. El che­lo tie­ne un ca­rác­ter es­pe­cial que re­sal­ta y for­ta­le­ce las emo­cio­nes y las at­mós­fe­ras. Pe­ro lo com­pli­ca­do es ha­cer a un che­lo de 1780 y a un mú­si­co de clá­si­ca to­car la mú­si­ca de Satyricon de una for­ma cu­ya en­to­na­ción en­ca­je con la de una gui­ta­rra eléc­tri­ca to­ca­da a tra­vés de una me­sa Boo­gie y am­pli­fi­ca­do­res. Ese es el gran re­to. Mu­chí­si­mas ve­ces sue­na fue­ra de tono, así que tie­nes que pa­sar un mon­tón de tiem­po con el mú­si­co, y ha­cer que no mi­re so­lo pa­ra su pro­pia for­ma emo­cio­nal de to­car, pe­ro que atien­da tam­bién a la pu­re­za y cla­ri­dad de la no­ta que sa­le de una gui­ta­rra to­ca­da por Satyricon, pa­ra que to­do ca­se a ese ni­vel. De al­gu­na for­ma es un cum­pli­do, por­que los mú­si­cos de clá­si­ca con los que he­mos to­ca­do en es­te dis­co to­dos di­je­ron que la en­to­na­ción de las gui­ta­rras en el dis­co era asom­bro­sa, fue muy du­ro pa­ra ellos ha­cer que to­do fun­cio­na­ra, y creo que es en lo que más es­tu­vi­mos es­for­zán­do­nos. Des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co, cuan­do ha­bla­mos de la at­mós­fe­ra, creo que to­do cua­dra muy bien de for­ma or­gá­ni­ca. Hu­bo un mon­tón de co­sas en las que es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do, pe­ro no aca­ba­mos por usar­las, por­que le qui­ta­ban es­pa­cio a las gui­ta­rras. Nun­ca qui­se eso, ya que en la mú­si­ca me­tal las gui­ta­rras son lo que apor­tan la ener­gía, y de­be im­pul­sar­se a tra­vés de la fuer­za del riff. La mú­si­ca pop es­tá muy orien­ta­da a lo vo­cal, mien­tras que el rock y el me­tal es­tán más en­fo­ca­dos en el riff. Eso es al­go que siem­pre ten­go en men­te y era una prio­ri­dad pa­ra mí. Mien­tras es­ta­ba mez­clan­do el dis­co de­cía, bueno, es­tos ele­men­tos son in­tere­san­tes, pe­ro en­som­bre­cen las gui­ta­rras así que no los va­mos a usar. Eso ex­pli­ca mi fi­lo­so­fía a la aho­ra de abor­dar es­te tra­ba­jo. Si pien­sas en lo que he­mos usa­do co­mo el Me­llo­tron, vio­lín, che­lo, cla­ri­ne­te, con­tra­fa­got, sa­xo­fón, in­clu­so un can­tan­te lí­ri­co... to­do es­to... da la im­pre­sión de que es un dis­co sin­fó­ni­co, pe­ro no lo es. Es un dis­co que se si­gue cen­tran­do en ba­te­ría, ba­jo, gui­ta­rra y voz. No pre­ten­di­mos que es­tos ins­tru­men­tos clá­si­cos es­tu­vie­ran en pri­me­ra lí­nea, es­tán pa­ra que de una for­ma dis­cre­ta apo­yen la ins­tru­men­ta­ción de la ban­da.

Es muy in­tere­san­te, por­que es­cu­chas el pri­mer te­ma, Mig­night Ser­pent, y pien­sas, muy bien, es la tí­pi­ca can­ción de Satyricon a la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos, pe­ro des­pués lle­gan can­cio­nes co­mo Blood Cracks Open the Ground don­de se em­pie­zan a es­cu­char nue­vas me­lo­días cau­ti­va­do­ras y en­vol­ven­tes coros. ¿Crees que los fans de Satyricon es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra es­te nue­vo so­ni­do?

Los fans de Satyricon son in­te­li­gen­tes. Te­ne­mos una só­li­da iden­ti­dad so­no­ra que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que to­ques di­ces, es Satyricon. Es nues­tra for­ma de to­car per­so­nal, el es­ti­lo de Frost y el mío pro­pio a la ho­ra de com­po­ner. Pe­ro tam­bién sa­ben que so­mos con­tra­rios a la re­pe­ti­ción. Se­ría­mos una ban­da muy frus­tran­te pa­ra fans a los que le gus­ta al­go y quie­ren siem­pre lo mis­mo, por­que no ten­drán al­go así de no­so­tros. Los ver­da­de­ros fans de nues­tra ban­da lo mis­mo no siem­pre lo acep­tan, pe­ro les gus­ta eso, la esen­cia de Satyricon. Lo con­si­de­ra­rán, pro­ba­ble­men­te re­fres­can­te y no al­go problemático.

Ha­ce unos días ha­béis pu­bli­ca­do el pri­mer sen­ci­llo, el ele­gi­do ha si­do Deep Ca­lleth Upon Deep. ¿Qué ha­ce a es­ta can­ción más es­pe­cial que las otras?

Es muy di­fí­cil cuan­do tie­nes un nue­vo dis­co con ocho can­cio­nes re­sal­tar una por en­ci­ma de las de­más. Es co­mo te­ner ocho hi­jos y ele­gir uno. Es co­mo... eli­ge a tu hi­jo fa­vo­ri­to, ja ja ja. No creo que una so­la can­ción re­pre­sen­te el ál­bum, to­das ellas re­pre­sen­tan al ál­bum, to­das lo ha­cen muy bien, y to­das es­tán uni­das co­mo una úni­ca fa­mi­lia de can­cio­nes. Ca­da can­ción de­be ser entendida den­tro del con­tex­to de las de­más. To­das es­tán ahí por una ra­zón, no re­pre­sen­tan una uni­dad in­di­vi­dual, pe­ro re­pre­sen­tan el con­jun­to de la obra. Una can­ción in­flu­ye en las de­más, si sa­bes lo que quie­ro de­cir. Así es co­mo con­ci­bo el dis­co. Ten­go una for­ma de pen­sar muy de la vie­ja es­cue­la. Ex­traer una co­sa de su con­tex­to siem­pre va a ser di­fí­cil, pe­ro la can­ción que da tí­tu­lo al dis­co, efec­ti­va­men­te, es una bue­na re­pre­sen­ta­ción de él. Tie­ne es­pi­ri­tua­li­dad, at­mós­fe­ra y sus­tan­cia. No es só­lo una can­ción guay, es más que eso, tie­ne unas cua­li­da­des más pro­fun­das a ni­vel mu­si­cal y de le­tras. Tie­ne me­lo­día, te atra­pa, y tie­ne mu­cha di­ver­si­dad. Se ca­rac­te­ri­za por la mez­cla equi­li­bra­da de emo­ción y ca­li­dad mu­si­cal que son ca­rac­te­rís­ti­cas que de­fi­nen es­te tra­ba­jo. Igual­men­te, a ni­vel per­so­nal, co­nec­ta fuer­te­men­te con­mi­go de una for­ma muy ín­ti­ma.

Uti­li­zas mu­cha sim­bo­lo­gía. ¿La na­tu­ra­le­za es co­mo un sím­bo­lo pa­ra tí?

Pa­ra mí es­ta can­ción en con­cre­to es co­mo si fue­ra un via­je. Es co­mo via­jar a tra­vés de un tú­nel os­cu­ro, y cuan­do lle­gas al es­tri­bi­llo es co­mo sa­lir a cam­po abier­to. Es una ma­ne­ra muy li­te­ral de can­tar­la e in­ter­pre­tar­la. Pa­ra mí des­de un pun­to de vis­ta lí­ri­co, me­ta­fó­ri­ca­men­te, es co­mo el via­je de un hom­bre a lo lar­go de la vi­da, así es có­mo la sien­to cuan­do la can­to y có­mo la es­cri­bí. Co­mo te he comentado an­tes es al­go muy íntimo pa­ra mí.

Creo que cual­quie­ra se pue­de dar cuen­ta de que eres un ins­trui­do aman­te del ar­te. Has ele­gi­do pa­ra la por­ta­da del ál­bum un di­bu­jo de uno de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes de Noruega, Ed­ward Munch, ti­tu­la­do El Be­so de la Muer­te. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra tí es­ta pie­za, y por qué re­pre­sen­ta a la mú­si­ca del dis­co?

Es in­tere­san­te, por­que cuan­do mi­ro es­ta ilus­tra­ción de Ed­ward Munch es co­mo si le hu­bie­ra ex­pre­sa­do mis pen­sa­mien­tos pre­sen­tes en mi mú­si­ca y plas­ma­dos en mis le­tras y me hu­bie­ra di­cho: ¡muy bien!, ¡dé­ja­me in­ten­tar ha­cer al­go con eso!, y ese fue­ra el re­sul­ta­do. Por su­pues­to, Ed­ward Munch lle­va muer­to mu­cho tiem­po, él hi­zo es­ta ilus­tra­ción en 1888... eh... ¡no!, ¡per­do­na!, en 1898, creo. Ob­via­men­te, no ha pa­sa­do así, pe­ro es co­mo de for­ma na­tu­ral me ha­ce sen­tir. Pa­ra mí es co­mo se hu­bie­ra he­cho es­pe­cial­men­te pa­ra la mú­si­ca y las le­tras de es­te ál­bum. Por eso la ele­gí, por­que re­pre­sen­ta la es­pi­ri­tua­li­dad, el exis­ten­cia­lis­mo, y la cru­da y desnuda fuer­za de es­te dis­co. Se ade­cúa muy bien al tí­tu­lo, y re­pre­sen­ta per­fec­ta­men­te la ex­pre­sión es­pi­ri­tual de es­ta obra. Munch era un ge­nio, le da­ba ese to­que os­cu­ro a su obra tan es­pe­cial, in­clu­so sus tra­ba­jos que apa­ren­te­men­te no son os­cu­ros, tam­bién lo trans­mi­te. De­bía ser par­te de su per­so­na­li­dad que de una for­ma u otra que­da­ba plas­ma­da en su obra. Tam­bién al­go que me gus­ta de Munch es que no es­ta­ba de­fi­ni­do por un cier­to es­ti­lo... Bueno, te­nía un es­ti­lo muy re­co­no­ci­ble y úni­co, pe­ro uti­li­za­ba for­mas de ex­pre­sión muy di­fe­ren­tes que se­guían mu­chos ca­mi­nos dis­tin­tos. Uti­li­za­ba cual­quier he­rra­mien­ta pa­ra ex­pre­sar lo que que­ría. Al­gu­nas de sus obras más fa­mo­sas fue­ron he­chas en la mis­ma épo­ca que es­ta ilus­tra­ción, Kiss of Death. Aun­que si las ob­ser­vas son muy di­fe­ren­tes. Cin­co años an­tes hi­zo El Gri­to, es mu­cho más co­lo­ri­do y más com­ple­to téc­ni­ca­men­te. Si ves es­ta ilus­tra­ción es más pu­ra, na­tu­ral, pri­mi­ti­va... no es per­fec­ta de nin­gu­na for­ma, por lo que hay que en­ten­der cuan­do ve­mos una obra así, es que si fue­ra más per­fec­ta no se­ría lo mis­mo, no ten­dría esa in­ten­si­dad, ni ese exis­ten­cia­lis­mo, ni ese con­tac­to con la muer­te si lo hu­bie­ra he­cho de for­ma im­pe­ca­ble. Pu­de que la gen­te que no es­té fa­mi­lia­ri­za­da con el ar­te pien­se que no es una bue­na pie­za, pe­ro en ge­ne­ral los fans de Satyricon son bue­nos en es­to y en­tien­den una por­ta­da así.

Te­néis la gi­ra Eu­ro­pea pro­gra­ma­da pa­ra el pró­xi­mo oto­ño y ven­dréis a to­car a Es­pa­ña en oc­tu­bre. ¿Có­mo afron­tas es­ta gi­ra?

“Deep Ca­lleth Upon Deep, una pro­fun­di­dad sus­tan­cial que vie­ne de los rin­co­nes más re­cón­di­tos de las al­mas de las per­so­nas que hi­cie­ron es­te dis­co. Pa­ra en­ten­der com­ple­ta­men­te, ex­plo­rar y dis­fru­tar es­te via­je mu­si­cal, co­mo oyen­te, no pue­des acer­car­te a es­te dis­co co­mo si fue­ra mú­si­ca de fon­do.”

Cuan­do ha­bla­mos de los con­cier­tos en Es­pa­ña creo que siem­pre ha si­do muy du­ro pa­ra el black me­tal ha­cer­se un hue­co allí. La pri­me­ra vez que es­tu­vi­mos fue con Re­bel Ex­tra­va­gan­za, fui­mos a las ciu­da­des más tí­pi­cas, Ma­drid y Bar­ce­lo­na, ade­más de otras ciu­da­des del nor­te. No hay du­da de que te­ne­mos fans en Es­pa­ña y de que se es­cu­cha black me­tal, pe­ro en ge­ne­ral qui­zás no ha­ya el mis­mo en­tu­sias­mo. Es al­go ex­tra­ño, por­que Es­pa­ña no es un país que es­té le­jos de Noruega, lle­gas en avión en me­nos de tres ho­ras, pe­ro es en otros paí­ses cer­ca­nos co­mo Fran­cia o Ita­lia don­de el black me­tal tie­ne un se­gui­mien­to muy po­ten­te. No lo­gro sa­ber por qué, só­lo pue­do de­cir que ca­da vez que he ido a Es­pa­ña he pen­sa­do que te­ne­mos que in­ten­tar­lo y sa­lir a to­car de tal for­ma que la gen­te sal­ga en­tu­sias­ma­da y le di­ga a sus ami­gos qué mú­si­ca tan fan­tás­ti­ca es el black me­tal y qué bue­nos son Satyricon, y así siem­pre es­pe­ro que cuan­do vol­va­mos la co­sa fun­cio­ne mu­cho me­jor y va­ya a más.

El pa­sa­do año ce­le­bras­teis 20 años de la pu­bli­ca­ción de Ne­me­sis Di­vi­na. ¿Crees que es el tra­ba­jo más im­por­tan­te de tu ca­rre­ra?

No el me­jor de mi ca­rre­ra, pe­ro sí fue un ál­bum muy im­por­tan­te. En el mo­men­to en el que se pu­bli­có te­nía las can­cio­nes, el es­ti­lo, la pa­sión, la in­ten­si­dad y la ca­li­dad pa­ra ins­pi­rar a fans y otras ban­das. Por­que el pre­su­pues­to era ba­jo, éra­mos tan jó­ve­nes y ha­bía po­co co­no­ci­mien­to y po­ca com­pe­ten­cia, pue­de pa­re­cer que las co­sas se hi­cie­ron mal, pe­ro al fi­nal la por­ta­da y la ca­li­dad de Ne­me­sis Di­vi­na sir­vió pa­ra mo­ti­var a otras ban­das. In­cre­men­tar, en cier­ta for­ma, el va­lor de la es­ce­na, no por no­so­tros, sino por­que otras ban­das qui­sie­ran con­se­guir ha­cer me­jo­res tra­ba­jos. Di­mos otros pa­sos ade­lan­te co­mo ha­cer un vi­deo mu­si­cal cuan­do nin­gu­na ban­da de black me­tal lo ha­cía.

Tú has vi­vi­do el Gé­ne­sis del black me­tal, in­clu­so, se po­dría de­cir que has con­tri­bui­do a él. ¿Có­mo re­cuer­das aque­llos tiem­pos? ¿Có­mo ves aho­ra ese mo­vi­mien­to con la pers­pec­ti­va que dan los años?

Creo que el sen­ti­mien­to si­gue ver­da­de­ra­men­te vi­vo. Creo que de he­cho Deep Ca­lleth Upon Deep re­pre­sen­ta ese es­pí­ri­tu del black me­tal. Hay que en­ten­der que el black me­tal no­rue­go no se de­fi­ne por la ra­pi­dez o usar ma­qui­lla­je en el es­ce­na­rio o por una for­ma de ves­tir, la gen­te que pien­sa así no en­tien­de na­da. Lo mis­mo pa­sa con el blues, no es­tá de­fi­ni­do por una per­so­na ne­gra o blan­ca. El blues se de­fi­ne por un cier­to sen­ti­mien­to cuan­do se to­ca mú­si­ca. No tie­ne na­da que ver con que la can­ción du­re dos mi­nu­tos y me­dio o por­que uses un ti­po de gui­ta­rra u otra. Blues es un sen­ti­mien­to que vie­ne de den­tro, es la for­ma de ex­pre­sión lo que mar­ca si es o no blues. Si lle­vas ma­qui­lla­je, cru­ces in­ver­ti­das y pin­chos, te ha­ces fo­tos en blan­co y ne­gro, te po­nes va­que­ros ne­gros, cha­que­tas de cue­ro y to­cas muy muy rá­pi­do, si no tie­nes es­pí­ri­tu de black me­tal y no en­tien­des lo que es y no lo sien­tes nun­ca se­rá ver­da­de­ro. El blues y el black me­tal tie­nen al­go en co­mún que es el sen­ti­mien­to lo que los de­fi­ne, y ese sen­ti­mien­to es ma­len­ten­di­do. Aho­ra so­mos adul­tos, lle­va­mos en es­to mu­cho mu­cho tiem­po y he­mos vis­to la evo­lu­ción de la es­ce­na y abra­za­mos el pro­gre­so y for­ma­mos par­te de él, lo mol­dea­mos y ayu­da­mos pa­ra que va­ya ha­cia ade­lan­te, pe­ro so­mos un gru­po de in­di­vi­duos. Cuan­do em­pe­za­mos na­die to­ca­ba es­cu­cha­ba o ha­cía con­cier­tos de mú­si­ca co­mo es­ta. Era ca­si im­po­si­ble en­con­trar es­te ti­po de mú­si­ca en las tien­das. Ha si­do un lar­go via­je y aho­ra to­do es más ac­ce­si­ble y es­tá más di­fun­di­do, ha de­ja­do de ser al­go enig­má­ti­co. Ha­ber for­ma­do par­te de es­te via­je ha si­do una gran ex­pe­rien­cia pa­ra mí, y es­toy se­gu­ro de que si no hu­bie­ra es­ta­do aquí des­de el prin­ci­pio no se­ría ca­paz de ha­cer el ti­po de mú­si­ca que ha­go hoy.

¿Cuál es el lo­gro que has con­se­gui­do con Satyricon del que es­tás más or­gu­llo­so?

Es muy sen­ci­llo, es nues­tra mú­si­ca. Lo que he apren­di­do es­tos años es que tie­ne la ca­pa­ci­dad de lle­gar a ser al­go im­por­tan­te en la vi­da de las per­so­nas. Pue­des ha­ber da­do a la gen­te años y años de ali­vio, sa­tis­fac­ción, ener­gía, ale­gría, sig­ni­fi­ca­do y es­pi­ri­tua­li­dad. Son tan­tas co­sas las que pue­des apor­tar a otros a tan­tos ni­ve­les que eso es lo que más dis­fru­to y eso es lo que sig­ni­fi­ca más pa­ra mí.

“Co­mo mú­si­co pensaba que ha­ría mú­si­ca tan­to tiem­po co­mo me sin­tie­ra ins­pi­ra­do, mo­ti­va­do y dis­fru­ta­se ha­cién­do­lo, que cuán­to tiem­po es­tu­vie­ra ha­cien­do mú­si­ca era al­go que de­pen­día de mi pro­pia elec­ción. Nun­ca pen­sé en la po­si­bi­li­dad de que po­dría de­jar­lo por otras ra­zo­nes.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.