El re­to de la transformación di­gi­tal pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las

E

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

n un re­cien­te edi­to­rial del bo­le­tín de Con­fe­me­tal, el co­rres­pon­dien­te al mes de no­viem­bre de 2016, se sub­ra­ya­ba la im­por­tan­cia de aco­me­ter, en la in­elu­di­ble tran­si­ción ha­cia una In­dus­tria 4.0 a la que se ven en­ca­mi­na­das las em­pre­sas, sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios tec­no­ló­gi­cos, con su con­se­cuen­te tras­la­ción al ám­bi­to de la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo en las em­pre­sas, así co­mo la ne­ce­sa­ria adap­ta­ción tam­bién de las cua­li­fi­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, una va­lo­ra­ción del progreso ob­ser­va­do en el grado de di­gi­ta­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial es­pa­ño­la, de­be te­ner pre­sen­te, ante to­do, el par­ti­cu­lar pun­to de par­ti­da en el que se si­túan las em­pre­sas de nues­tro país. En efec­to, di­fe­ren­tes es­tu­dios re­le­van­tes re­cien­tes coin­ci­den en cla­si­fi­car a la eco­no­mía es­pa­ño­la en­tre las más re­za­ga­das en lo que res­pec­ta al de­sa­rro­llo de la di­gi­ta­li­za­ción (ape­nas un 8% de las com­pa­ñías es­pa­ño­las se en­cuen­tran en ni­ve­les avan­za­dos en es­te ám­bi­to, fren­te a al­re­de­dor del 33% de com­pa­ñías a ni­vel glo­bal); na­da ex­tra­ño aten­dien­do al dato de Eu­ros­tat que po­ne de re­lie­ve que Es­pa­ña in­vier­te só­lo el 1,2% de su PIB en In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo, fren­te al 3% de Ale­ma­nia o el 2% de me­dia en la UE. Di­chos in­di­ca­do­res re­ve­lan, ade­más, que Es­pa­ña es­tá por de­trás de la me­dia de los 28 Es­ta­dos miem­bro de la UE, lo cual re­sul­ta aún más preo­cu­pan­te si se ana­li­za en el mar­co de la eco­no­mía mun­dial pues­to que, a tal es­ca­la, la pro­pia UE es­tá aún le­jos de al­can­zar el ni­vel de paí­ses co­mo Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos o Co­rea del Sur en es­te ám­bi­to. Ur­ge, pues, avan­zar en el pro­ce­so de transformación di­gi­tal de la eco­no­mía es­pa­ño­la, en ge­ne­ral, y de sus em­pre­sas en par­ti­cu­lar, pa­ra que és­tas no que­den tan re­za­ga­das con res­pec­to a sus com­pe­ti­do­res y se apro­xi­men más a los lí­de­res mun­dia­les en es­te cam­po. Esa transformación di­gi­tal co­mo mo­tor de cam­bio, de­sa­rro­llo, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de crea­ción de em­pleo se pre­sen­ta así co­mo el re­to más im­por­tan­te pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad de Es­pa­ña a me­dio y lar­go pla­zo, lo que afec­ta de for­ma muy di­rec­ta y par­ti­cu­lar a las PY­MEs, ya que és­tas con­for­man, ca­si en su to­ta­li­dad, el te­ji­do pro­duc­ti­vo de nues­tro país. Es­te fac­tor con­di­cio­na­rá y de­ter­mi­na­rá la efi­ca­cia de ini­cia­ti­vas co­mo la re­cien­te “In­dus­tria Co­nec­ta­da 4.0”, que pu­so en marcha el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Ener­gía y Tu­ris­mo pa­ra avan­zar en es­ta transformación, la cual es, por lo apun­ta­do an­te­rior­men­te, cla­ra­men­te me­jo­ra­ble.

La transformación di­gi­tal de las em­pre­sas de­be sig­ni­fi­car al­go más que au­men­tar la ve­lo­ci­dad de de­sa­rro­llo y de lan­za­mien­to al mer­ca­do de los pro­duc­tos. De­be su­po­ner tam­bién un cam­bio de men­ta­li­dad en las com­pa­ñías, de for­ma que és­tas no só­lo se cen­tren en el pro­duc­to, sino que se orien­ten ca­da vez más al ser­vi­cio, co­mo con­se­cuen­cia de los nue­vos mo­de­los y opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que di­chos pro­ce­sos de di­gi­ta­li­za­ción pue­den ge­ne­rar. Al es­tar co­nec­ta­das inalám­bri­ca­men­te, un nú­me­ro cre­cien­te de ma­nu­fac­tu­ras ge­ne­ran hoy día da­tos que, a su vez, nu­tren nue­vos ser­vi­cios, cu­yo va­lor aso­cia­do pue­de lle­gar in­clu­so a ser su­pe­rior al de los pro­duc­tos ori­gi­na­les. Se re­quie­re, en de­fi­ni­ti­va, una gran la­bor de adap­ta­ción, ya no so­lo de pro­duc­tos o ser­vi­cios, sino de es­tra­te­gias di­gi­ta­les. Só­lo un 38% de las em­pre­sas es­pa­ño­las cuen­tan con una es­tra­te­gia di­gi­tal for­ma­li­za­da y un 26% no tie­nen res­pon­sa­ble del área di­gi­tal. Aún más alar­man­te es el dato en la In­dus­tria, don­de só­lo el 10% de las em­pre­sas tie­ne una es­tra­te­gia di­gi­tal de­fi­ni­da. Por su­pues­to, al­go co­mún a las em­pre­sas de otros mu­chos paí­ses de nues­tro en­torno, tam­po­co nues­tras em­pre­sas cuen­tan con las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias. La fal­ta de ca­pi­tal hu­mano cua­li­fi­ca­do es uno de los ma­yo­res fre­nos a la di­gi­ta­li­za­ción en Es­pa­ña. Por ello, di­cho pro­ce­so de transformación di­gi­tal de­be ir acom­pa­ña­do asi­mis­mo de ac­tua­cio­nes en fa­vor de ele­men­tos com­ple­men­ta­rios tan de­ci­si­vos co­mo la edu­ca­ción di­gi­tal. El mar­co de ac­tua­ción de las em­pre­sas en un en­torno glo­bal co­mo el ac­tual es otro fac­tor de­ter­mi­nan­te so­bre el que hay que ac­tuar: el ca­mino ha­cia una ver­da­de­ra “So­cie­dad Di­gi­tal” que pro­mue­va la transformación di­gi­tal de los di­fe­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos pa­ra al­can­zar un pe­so de la in­dus­tria del 20% en nues­tro PIB, de­be re­que­rir el de­sa­rro­llo de un ver­da­de­ro Mer­ca­do Di­gi­tal Úni­co en la Unión Eu­ro­pea sin fron­te­ras: sen­ci­llo, con re­glas equi­li­bra­das y efi­caz, que do­te a las em­pre­sas de un mar­co re­gu­la­to­rio ade­cua­do pa­ra po­der lle­var a ca­bo di­cho pro­ce­so de transformación y no per­der así el tren de la lla­ma­da “cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial”. Al­can­zar ni­ve­les de pro­duc­ción más efi­cien­te e in­ten­si­va exi­ge, en de­fi­ni­ti­va, la crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ras di­gi­ta­les que per­mi­tan me­jo­rar los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y con­tri­buir a desa­rro­llar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio que fa­ci­li­ten la ge­ne­ra­ción pro­gre­si­va de ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad am­pa­ra­da en ven­ta­jas competitivas adi­cio­na­les al cos­te de fac­to­res cir­cuns­tan­cial­men­te re­du­ci­dos y apun­ta­len así el cre­ci­mien­to y la pros­pe­ri­dad. En cual­quier ca­so, las ac­tua­cio­nes que se aco­me­tan en Es­pa­ña de­be­rán orien­tar­se a fa­ci­li­tar la asi­mi­la­ción de las do­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ne­ce­sa­rias en las pe­que­ñas em­pre­sas y mi­cro­em­pre­sas es­pa­ño­las, in­clu­yen­do, aun­que no re­du­cién­do­se a ello, un au­men­to de la in­ver­sión es­pa­ño­la en I+D. Só­lo así se lo­gra­rá con­for­mar en nues­tro país una eco­no­mía só­li­da, com­pe­ti­ti­va, di­ver­si­fi­ca­da y ba­sa­da en el ta­len­to, la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to.

Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.