LA MO­RO­SI­DAD LASTRA EL CRE­CI­MIEN­TO DE LAS PY­MES

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA -

En un es­ce­na­rio eco­nó­mi­co que man­tie­ne des­de ha­ce va­rios tri­mes­tres una ve­lo­ci­dad de cre­ci­mien­to sos­te­ni­da y los in­di­ca­do­res em­pie­zan a si­tuar­se en los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis, la ele­va­da mo­ro­si­dad tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da si­gue ac­tuan­do co­mo una ré­mo­ra pa­ra la ac­ti­vi­dad, la com­pe­ti­ti­vi­dad, la in­ver­sión y la crea­ción de em­pleo. España es­tá tra­di­cio­nal­men­te en­tre los paí­ses que pa­gan, en sus ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les, con más de­mo­ra res­pec­to a los pla­zos le­ga­les es­ta­ble­ci­dos en la nor­ma­ti­va co­mún a to­dos los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. Esa ele­va­da mo­ro­si­dad, tan­to pú­bli­ca co­mo pri­va­da, tie­ne efec­tos per­ver­sos pa­ra la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, es­pe­cial­men­te en el ca­so de las Py­mes, ya que su­po­ne una mer­ma de sus re­cur­sos fi­nan­cie­ros, ha­bi­tual­men­te re­du­ci­dos, pa­ra fa­vo­re­cer a quien su ta­ma­ño y ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca le per­mi­ti­ría dis­po­ner de ellos sin ob­te­ner­los de su acree­dor. El anun­cio en enero, del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, de pe­na­li­zar fis­cal­men­te a las em­pre­sas que de­mo­ren sus pa­gos por en­ci­ma de los se­sen­ta días que es­ta­ble­ce la Ley, fue una bue­na no­ti­cia y la cons­ta­ta­ción de que no se cum­plen los pla­zos por­que el sis­te­ma ha ab­sor­bi­do co­mo na­tu­ral un gra­do de mo­ro­si­dad que en mu­chos ca­sos su­po­ne un abu­so de po­si­ción do­mi­nan­te, de la ad­mi­nis­tra­ción so­bre el ad­mi­nis­tra­do y del gran­de so­bre el pe­que­ño. La­men­ta­ble­men­te, en España ve­ni­mos de una cultura co­mer­cial per­mi­si­va y con­des­cen­dien­te con la pi­ca­res­ca, en la que el re­tra­so de­li­be­ra­do de los pa­gos a los pro­vee­do­res le­jos de aver­gon­zar al quien lo prác­ti­ca lle­ga a va­lo­rar­se, in­clu­so, co­mo un ín­di­ce de bue­na ges­tión em­pre­sa­rial. Pues­to que la re­cu­pe­ra­ción no ha re­du­ci­do el ni­vel de mo­ro­si­dad co­mo hu­bie­ra po­di­do es­pe­rar­se, no pue­de impu­tar­se és­ta so­lo a fac­to­res co­yun­tu­ra­les y es evi­den­te que a esa “na­tu­ra­li­dad” con la que se tar­da en pa­gar, ayu­dan otras cau­sas, le­ga­les y es­truc­tu­ra­les, con­tra las que hay que ar­bi­trar me­di­das que per­mi­tan re­du­cir el ín­di­ce de re­tra­sos en el pa­go y dis­mi­nuir el ries­go de im­pa­gos. Ade­más de me­di­das fis­ca­les, es ne­ce­sa­rio ré­gi­men pro­por­cio­nal de in­frac­cio­nes y san­cio­nes, que sir­va de ins­tru­men­to di­sua­so­rio pa­ra com­ba­tir, a cor­to pla­zo, el re­tra­so in­ten­cio­na­do de los pa­gos, muy es­pe­cial­men­te cuan­do se pro­du­ce un abu­so de po­si­ción do­mi­nan­te en el mer­ca­do. La nor­ma­ti­va debe ir acom­pa­ña­da de una re­for­ma del sis­te­ma ju­di­cial que me­dian­te pro­ce­di­mien­tos rá­pi­dos, obli­ga­ra al deu­dor a sal­dar sus deu­das. Pe­ro las me­di­das fis­ca­les y nor­ma­ti­vas que se in­tro­duz­can pa­ra com­ba­tir la mo­ro­si­dad, por re­le­van­tes que sean, no bas­ta­rán si no se me­jo­ra el com­por­ta­mien­to de pa­go de las em­pre­sas, y de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas y su ac­ti­tud an­te el im­pa­go pro­pio. Es ne­ce­sa­rio ex­ten­der un com­pro­mi­so de ac­tuar de acuer­do a prin­ci­pios éti­cos en las re­la­cio­nes con clien­tes, pro­vee­do­res y sub­con­tra­tis­tas, evi­tan­do in­tro­du­cir cláu­su­las abu­si­vas en los con­tra­tos pa­ra pro­cu­rar­se una li­qui­dez adi­cio­nal, o im­po­ner con­di­cio­nes de pa­go que no es­tén jus­ti­fi­ca­das por ra­zón de las obli­ga­cio­nes que asu­men. La res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de las em­pre­sas de­be­ría em­pe­zar por ese com­pro­mi­so bá­si­co de pa­gar pun­tual­men­te a sus pro­vee­do­res en las con­di­cio­nes pac­ta­das y no bus­car zo­nas de som­bra en la nor­ma­ti­va pa­ra be­ne­fi­ciar­se de im­pa­gos que son más in­ten­cio­na­dos que pro­vo­ca­dos por una fal­ta real de li­qui­dez. Por: Con­fe­de­ra­ción Española de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.