Ri­car­do To­lón, vicepresidente FER El fu­tu­ro de es­te sec­tor se es­tá ju­gan­do aho­ra mis­mo

Metales & Metalurgia - - RECUPERACIÓN & RECICLAJE -

¿Cuál es la si­tua­ción ac­tual del mer­ca­do na­cio­nal de me­ta­les?

Si hay una pa­la­bra que pue­de de­fi­nir per­fec­ta­men­te la si­tua­ción ac­tual, sin du­da se­ría la in­cer­ti­dum­bre. Cuan­do pa­re­cía que se de­ja­ba a un la­do la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que su­fri­mos en to­do el sec­tor, las úl­ti­mas no­ti­cias so­bre una gue­rra co­mer­cial en cier­nes en­tre EE.UU. y Chi­na, pre­ci­sa­men­te por los aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio, su­po­nen un fre­na­zo al con­su­mo y a las in­ver­sio­nes en nues­tro país y en el res­to de Eu­ro­pa por el te­mi­do efec­to con­ta­gio.

¿Cuá­les son los pro­ble­mas más im­por­tan­tes a los que se en­fren­ta?

Den­tro de la Unión Eu­ro­pea el pro­ble­ma más gra­ve al que se ha en­fren­ta­do es­te sec­tor es el con­si­de­ra­ble des­cen­so del con­su­mo de­bi­do a la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca su­fri­da. Y a és­te se le unió la com­pe­ten­cia des­leal que su­frió por par­te del ace­ro chino y ru­so.

En Es­pa­ña, ade­más, ten­dría­mos que ahon­dar en un pro­ble­ma gra­ve que he­mos trans­mi­ti­do a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos: el desor­bi­ta­do cos­te ener­gé­ti­co que nos ha­ce ser po­co com­pe­ti­ti­vos con res­pec­to a otros paí­ses ve­ci­nos o de la Eu­ro­zo­na.

To­do ello uni­do a que nues­tra in­dus­tria es­tá so­me­ti­da a una fuer­te re­gu­la­ción y a un ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co de­ri­va­do de las car­gas bu­ro­crá­ti­cas im­pues­tas por las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes, has­ta el pun­to de ame­na­zar se­ria­men­te la via­bi­li­dad de las em­pre­sas que se de­di­can a es­ta ac­ti­vi­dad.

¿Có­mo es­tá afec­tan­do la po­lí­ti­ca aran­ce­la­ria de Trump?

Co­mo co­men­ta­ba an­te­rior­men­te, es­tas pos­tu­ras pro­tec­cio­nis­tas so­lo con­si­guen crear in­cer­ti­dum­bre y fre­nar las in­ver­sio­nes. Aun­que de mo­men­to Eu­ro­pa ha que­da­do exen­ta de esos aran­ce­les fi­ja­dos por EE. UU., no hay peor es­ce­na­rio pa­ra una em­pre­sa que el de la in­cer­ti­dum­bre o la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Es ló­gi­co pen­sar que es­te fre­na­zo pa­ra el sec­tor se ex­pli­que en que has­ta que no se re­suel­va la si­tua­ción pa­ra­rán las in­ver­sio­nes y las con­tra­ta­cio­nes. Si en­ci­ma la res­pues­ta de Chi­na pa­re­ce tra­du­cir­se en una gue­rra co­mer­cial, se agra­va­rán to­da­vía más las du­das de las em­pre­sas y de los in­ver­so­res. Por tan­to, en Eu­ro­pa nos en­con­tra­mos ac­tual­men­te en una si­tua­ción de cal­ma ten­sa en un mo­men­to en el que to­do pa­re­cía in­di­car que el sec­tor si­de­rúr­gi­co re­pun­ta­ba y que aho­ra mis­mo ca­li­fi­ca­ría de des­con­cier­to.

Es­pa­ña es un país pun­te­ro den­tro de la Unión Eu­ro­pea en re­ci­cla­je de me­ta­les. Esto no quie­re de­cir que nos con­for­me­mos con los úl­ti­mos da­tos so­bre, por ejem­plo, el re­ci­cla­je de na­da me­nos que 7,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de cha­ta­rras fé­rri­cas en 2016

¿En qué po­si­ción se en­cuen­tra Es­pa­ña en cuanto a la re­cu­pe­ra­ción y re­ci­cla­je de es­tos?

Es­pa­ña es un país pun­te­ro den­tro de la Unión Eu­ro­pea en re­ci­cla­je de me­ta­les. Esto no quie­re de­cir que nos con­for­me­mos con los úl­ti­mos da­tos so­bre, por ejem­plo, el re­ci­cla­je de na­da me­nos que 7,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de cha­ta­rras fé­rri­cas en 2016.

El Pa­que­te de Eco­no­mía Cir­cu­lar que nues­tro país de­be im­ple­men­tar a tra­vés de la Es­tra­te­gia Es­pa­ño­la de Eco­no­mía Cir­cu­lar de­be re­co­no­cer la la­bor que rea­li­za­mos los recicladores, y tam­bién de­be fi­jar cla­ra­men­te la pre­va­len­cia del uso de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. He­mos de ser cons­cien­tes de que hay cues­tio­nes que se­rán vi­ta­les pa­ra tran­si­tar de ese mo­de­lo eco­nó­mi­co li­neal que es­tá en bo­ca de to­dos los po­lí­ti­cos, y don­de el re­ci­cla­je se­rá cla­ve pa­ra con­ver­tir re­si­duos en re­cur­sos lis­tos pa­ra vol­ver a in­tro­du­cir­se en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Va­lo­res que el sec­tor de la re­cu­pe­ra­ción ya ha de­mos­tra­do du­ran­te mu­chas dé­ca­das co­mo, por ejem­plo, una re­duc­ción con­si­de­ra­ble de la emi­sión de ga­ses con­ta­mi­nan­tes a la at­mós­fe­ra en com­pa­ra­ción a la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas vír­ge­nes o la ge­ne­ra­ción de em­pleos de­no­mi­na­dos “ver­des”, de ca­li­dad y no des­lo­ca­li­za­bles.

¿Có­mo con­si­de­ra que ac­túa ac­tual­men­te la nor­ma­ti­va en es­te sen­ti­do?

La nor­ma­ti­va en ma­te­ria de re­ci­cla­je de me­ta­les ha te­ni­do has­ta la fe­cha un ca­rác­ter me­ra­men­te re­gu­la­dor de la ac­ti­vi­dad. Las dis­tin­tas le­yes en ma­te­ria de re­si­duos, con sus adap­ta­cio­nes y trans­po­si­cio­nes de­ri­va­das de las Di­rec­ti­vas eu­ro­peas e in­clu­so sus pos­te­rio­res in­cor­po­ra­cio­nes por par­te de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que tie­nen trans­fe­ri­das es­tas com­pe­ten­cias, han es­ta­ble­ci­do una fuer­te re­gu­la­ción del sec­tor re­cu­pe­ra­dor. Sin em­bar­go, pese a tan abun­dan­te nor­ma­ti­va, los re­cu­pe­ra­do­res si­guen pa­de­cien­do la com­pe­ten­cia des­leal de una se­rie de cam­pas ile­ga­les re­par­ti­das por to­do el Es­ta­do que no tri­bu­tan ni cum­plen con los re­qui­si­tos le­ga­les y, ade­más, aten­tan con­tra el me­dio am­bien­te.

Ade­más, tal can­ti­dad de nor­mas han de­ri­va­do en enor­mes car­gas ad­mi­nis­tra­ti­vas pa­ra los re­cu­pe­ra­do­res que su­po­nen un ele­va­do cos­te eco­nó­mi­co ajeno al ejer­ci­cio de su ac­ti­vi­dad. Nos re­fe­ri­mos a las du­pli­ci­da­des exis­ten­tes a la ho­ra de cum­pli­men­tar dis­tin­tos re­gis­tros, al vol­ca­do de da­tos en pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas ob­so­le­tas, et­cé­te­ra. Es­te tra­ba­jo, co­mo de­cía, ajeno a la ta­rea de con­ver­tir re­si­duos en re­cur­sos, ge­ne­ra un cos­te pa­ra las em­pre­sas re­cu­pe­ra­do­ras que en al­gu­nos ca­sos pone en ries­go su pro­pia via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

¿Qué lí­neas se de­be­rían se­guir pa­ra su de­sa­rro­llo? Cla­ra­men­te, el de­sa­rro­llo nor­ma­ti­vo de­be con­tem­plar, en pri­mer lu­gar, dar so­lu­cio­nes ur­gen­tes a es­tos pro­ble­mas ya plan­tea­dos por el sec­tor. Pe­ro, ade­más, des­de FER con­si­de­ra­mos que se de­be dar un pa­so más allá de la me­ra re­gu­la­ción de la ac­ti­vi­dad. Hay que in­cen­ti­var el uso de ma­te­rial

re­ci­cla­do y es­ta­mos an­te una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­blez­can las con­di­cio­nes le­gis­la­ti­vas pa­ra que así sea. ¿Có­mo ve el fu­tu­ro de es­te sec­tor? Con la mis­ma ilu­sión y esperanza de an­tes, du­ran­te y des­pués de la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca que ha atra­ve­sa­do. Se­gu­ro que co­no­ce la ex­pre­sión “más du­ro que el ace­ro”, un ma­te­rial que des­ta­ca por su no­ble­za y su for­ta­le­za. Así de­fi­ni­ría a es­te sec­tor, val­ga la re­dun­dan­cia. Ha­blan­do ya más en se­rio, le di­ría que el fu­tu­ro de es­te sec­tor se es­tá ju­gan­do aho­ra mis­mo.

Si en Eu­ro­pa no se ge­ne­ran las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra su re­cu­pe­ra­ción real, es­ta­rá abo­ca­do a más no­ti­cias de cie­rres de em­pre­sas, de des­lo­ca­li­za­cio­nes, de des­pi­dos ma­si­vos… Y no po­de­mos ol­vi­dar que Eu­ro­pa y Es­pa­ña tie­nen gran­dí­si­mas em­pre­sas, los mejores es­pe­cia­lis­tas y la más al­ta tec­no­lo­gía pa­ra li­de­rar mun­dial­men­te el sec­tor re­ci­cla­dor. To­do de­pen­de de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y la am­pli­tud de mi­ras pa­ra con­ver­tir esa in­cer­ti­dum­bre ac­tual en una po­si­ción de li­de­raz­go.

Res­pec­to a la re­cu­pe­ra­ción de me­ta­les, re­do­bla­ría esa apues­ta por par­te de los res­pon­sa­bles pa­ra di­se­ñar las po­lí­ti­cas que per­mi­tan in­cen­ti­var el uso de ma­te­ria­les re­ci­cla­dos. In­sis­to en el enor­me po­ten­cial que hay y pa­ra ello le doy un dato que lo ejem­pli­fi­ca: en nues­tro país, to­do el plo­mo que se uti­li­za pro­ce­de del re­ci­cla­je. La cua­li­dad de los me­ta­les, que per­mi­ten ser re­ci­cla­dos una y otra vez, po­si­bi­li­tan la reali­dad de que si se quie­re, se pue­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.