Los precios del sec­tor me­ta­lúr­gi­co mun­dial con­ti­nua­rán au­men­tan­do en 2018

Metales & Metalurgia - - FRONT PAGE -

El mer­ca­do me­ta­lúr­gi­co es op­ti­mis­ta, pe­ro los ries­gos con­ti­núan sien­do ele­va­dos En un con­tex­to de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co bien sin­cro­ni­za­do, de evo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que re­quie­ren un au­men­to de la uti­li­za­ción de me­ta­les y de una re­duc­ción de la ofer­ta, el mer­ca­do me­ta­lúr­gi­co ob­ser­va una ten­den­cia po­si­ti­va des­de me­dia­dos de 2016. No se ha­bía ob­ser­va­do un au­ge de la de­man­da de es­tas dimensiones des­de el pe­río­do pos­te­rior a la cri­sis de 2008.

Es­to, po­ten­cia­do por la de­pre­cia­ción del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, se tra­du­jo en una es­ca­la­da de los precios de los me­ta­les, con el alu­mi­nio re­gis­tran­do un au­men­to del 37% in­ter­anual, el pre­cio del co­bal­to mul­ti­pli­cán­do­se por cua­tro, el co­bre y el ní­quel in­cre­men­tan­do un 44% y un 53%, res­pec­ti­va­men­te, y el pre­cio del zinc du­pli­cán­do­se res­pec­to a prin­ci­pios de 2016.

Aun­que la ma­yo­ría de los seg­men­tos ha re­tor­na­do al cre­ci­mien­to y a la ren­ta­bi­li­dad, la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca si­gue sien­do uno de los sec­to­res con más ries­go en las eva­lua­cio­nes sectoriales de Co­fa­ce, si­tuán­do­se en un ni­vel “al­to”. Los ac­to­res más frá­gi­les de­pen­den de la ac­ti­vi­dad ma­yo­ris­ta y ob­ser­van un des­equi­li­brio en sus re­la­cio­nes con sus clien­tes más gran­des.

Tendencias he­te­ro­gé­neas en 2018 y 2019

Tra­di­cio­nal­men­te, el sec­tor me­ta­lúr­gi­co se ha vis­to fuer­te­men­te in­fluen­cia­do por las in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y las per­tur­ba­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, que han ge­ne­ra­do vo­la­ti­li­dad y es­ca­la­das en los precios. Las re­cien­tes me­di­das pro­tec­cio­nis­tas adop­ta­das por Es­ta­dos Uni­dos (de­re­chos de adua­na so­bre las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio) y por la Unión Eu­ro­pea (ta­ri­fas an­ti-dum­ping pa­ra el ace­ro y el hie­rro) has­ta aho­ra, só­lo han te­ni­do un dé­bil im­pac­to so­bre los pro­duc­to­res de me­ta­les chi­nos, ya que es­tos han reorien­ta­do su pro­duc­ción des­de es­tos mer­ca­dos ha­cia el mer­ca­do do­més­ti­co. Los aran­ce­les chi­nos, en re­pre­sa­lia por las me­di­das ame­ri­ca­nas – pa­ra los tu­bos de ace­ro, los avio­nes y los au­to­mó­vi­les – no de­be­rían te­ner un im­pac­to im­por­tan­te so­bre la in­dus­tria au­to­mo­triz. Has­ta aho­ra, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no se ha vis­to en­tor­pe­ci­do, ya que me­nos del 1% del PIB ame­ri­cano y chino se ven com­pro­me­ti­dos pe­ro, in­du­da­ble­men­te, una gue­rra co­mer­cial ten­dría con­se­cuen­cias pa­ra el ries­go de cré­di­to de las em­pre­sas. Co­fa­ce es­ti­ma que es­te con­tex­to de cre­cien­te pro­tec­cio­nis­mo po­dría te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la vo­lun­tad de in­ver­sión y la con­fian­za de las em­pre­sas.

To­dos los in­di­ca­do­res su­gie­ren que la economía mun­dial ya ha al­can­za­do su pi­co de cre­ci­mien­to y, en teo­ría, es­to de­be­ría ejer­cer una pre­sión a la ba­ja so­bre los precios a par­tir de 2019. En el cor­to pla­zo, la es­ca­la­da de ten­sio­nes cier­ta­men­te con­ti­nua­rá em­pu­jan­do los precios al al­za. Es­to be­ne­fi­cia­rá a los prin­ci­pa­les me­ta­les bá­si­cos, im­pul­sa­dos por el au­men­to de la de­man­da de ba­te­rías y com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos. En el pe­río­do com­pren­di­do en­tre di­ciem­bre de 2017 y di­ciem­bre de 2019, el alu­mi­nio de­be­ría re­gis­trar un cre­ci­mien­to del 2%.

El co­bre se­gui­ría la mis­ma ten­den­cia, con un cre­ci­mien­to del 2,4%, mien­tras que el ní­quel y el zinc de­be­rían au­men­tar un 18% y un 14% res­pec­ti­va­men­te. Es­ta si­tua­ción po­dría obli­gar a los usua­rios fi­na­les, co­mo los fa­bri­can­tes de ba­te­rías y au­to­mó­vi­les, a op­tar por otros ma­te­ria­les en ca­so de es­ca­sez o au­men­to de los precios.

El mer­ca­do me­ta­lúr­gi­co es op­ti­mis­ta, pe­ro los ries­gos con­ti­núan sien­do ele­va­dos En un con­tex­to de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co bien sin­cro­ni­za­do, de evo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que re­quie­ren un au­men­to de la uti­li­za­ción de me­ta­les y de una re­duc­ción de la ofer­ta, el mer­ca­do me­ta­lúr­gi­co ob­ser­va una ten­den­cia po­si­ti­va des­de me­dia­dos de 2016. No se ha­bía ob­ser­va­do un au­ge de la de­man­da de es­tas dimensiones des­de el pe­río­do pos­te­rior a la cri­sis de 2008.

Es­to, po­ten­cia­do por la de­pre­cia­ción del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, se tra­du­jo en una es­ca­la­da de los precios de los me­ta­les, con el alu­mi­nio re­gis­tran­do un au­men­to del 37% in­ter­anual, el pre­cio del co­bal­to mul­ti­pli­cán­do­se por cua­tro, el co­bre y el ní­quel in­cre­men­tan­do un 44% y un 53%, res­pec­ti­va­men­te, y el pre­cio del zinc du­pli­cán­do­se res­pec­to a prin­ci­pios de 2016.

Aun­que la ma­yo­ría de los seg­men­tos ha re­tor­na­do al cre­ci­mien­to y a la ren­ta­bi­li­dad, la in­dus­tria me­ta­lúr­gi­ca si­gue sien­do uno de los sec­to­res con más ries­go en las eva­lua­cio­nes sectoriales de Co­fa­ce, si­tuán­do­se en un ni­vel “al­to”. Los ac­to­res más frá­gi­les de­pen­den de la ac­ti­vi­dad ma­yo­ris­ta y ob­ser­van un des­equi­li­brio en sus re­la­cio­nes con sus clien­tes más gran­des.

Tendencias he­te­ro­gé­neas en 2018 y 2019

Tra­di­cio­nal­men­te, el sec­tor me­ta­lúr­gi­co se ha vis­to fuer­te­men­te in­fluen­cia­do por las in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y las per­tur­ba­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, que han ge­ne­ra­do vo­la­ti­li­dad y es­ca­la­das en los precios. Las re­cien­tes me­di­das pro­tec­cio­nis­tas adop­ta­das por Es­ta­dos Uni­dos (de­re­chos de adua­na so­bre las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio) y por la Unión Eu­ro­pea (ta­ri­fas an­ti-dum­ping pa­ra el ace­ro y el hie­rro) has­ta aho­ra, só­lo han te­ni­do un dé­bil im­pac­to so­bre los pro­duc­to­res de me­ta­les chi­nos, ya que es­tos han reorien­ta­do su pro­duc­ción des­de es­tos mer­ca­dos ha­cia el mer­ca­do do­més­ti­co. Los aran­ce­les chi­nos, en re­pre­sa­lia por las me­di­das ame­ri­ca­nas – pa­ra los tu­bos de ace­ro, los avio­nes y los au­to­mó­vi­les – no de­be­rían te­ner un im­pac­to im­por­tan­te so­bre la in­dus­tria au­to­mo­triz. Has­ta aho­ra, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no se ha vis­to en­tor­pe­ci­do, ya que me­nos del 1% del PIB ame­ri­cano y chino se ven com­pro­me­ti­dos pe­ro, in­du­da­ble­men­te, una gue­rra co­mer­cial ten­dría con­se­cuen­cias pa­ra el ries­go de cré­di­to de las em­pre­sas. Co­fa­ce es­ti­ma que es­te con­tex­to de cre­cien­te pro­tec­cio­nis­mo po­dría te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la vo­lun­tad de in­ver­sión y la con­fian­za de las em­pre­sas.

To­dos los in­di­ca­do­res su­gie­ren que la economía mun­dial ya ha al­can­za­do su pi­co de cre­ci­mien­to y, en teo­ría, es­to de­be­ría ejer­cer una pre­sión a la ba­ja so­bre los precios a par­tir de 2019. En el cor­to pla­zo, la es­ca­la­da de ten­sio­nes cier­ta­men­te con­ti­nua­rá em­pu­jan­do los precios al al­za. Es­to be­ne­fi­cia­rá a los prin­ci­pa­les me­ta­les bá­si­cos, im­pul­sa­dos

Des­de me­dia­dos de 2016, el sec­tor me­ta­lúr­gi­co se be­ne­fi­cia de una ten­den­cia po­si­ti­va de los precios y del di­na­mis­mo de su de­man­da El cre­cien­te pro­tec­cio­nis­mo en los EEUU y Eu­ro­pa, aso­cia­do a las me­di­das de re­pre­sa­lia adop­ta­das por Chi­na, han afec­ta­do a la con­fian­za de las em­pre­sas y a los in­ver­so­res, pe­ro aún no han per­ju­di­ca­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

por el au­men­to de la de­man­da de ba­te­rías y com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos. En el pe­río­do com­pren­di­do en­tre di­ciem­bre de 2017 y di­ciem­bre de 2019, el alu­mi­nio de­be­ría re­gis­trar un cre­ci­mien­to del 2%.

El co­bre se­gui­ría la mis­ma ten­den­cia, con un cre­ci­mien­to del 2,4%, mien­tras que el ní­quel y el zinc de­be­rían au­men­tar un 18% y un 14% res­pec­ti­va­men­te. Es­ta si­tua­ción po­dría obli­gar a los usua­rios fi­na­les, co­mo los fa­bri­can­tes de ba­te­rías y au­to­mó­vi­les, a op­tar por otros ma­te­ria­les en ca­so de es­ca­sez o au­men­to de los precios.

Por el con­tra­rio, es pro­ba­ble que el pre­cio del ace­ro cai­ga un 19% en el mis­mo pe­río­do. Se pre­vé un in­cre­men­to de la so­bre­ca­pa­ci­dad, ya que los fa­bri­can­tes si­de­rúr­gi­cos chi­nos ca­re­cen de la dis­ci­pli­na pa­ra re­du­cir su pro­duc­ción du­ran­te los pe­río­dos de de­bi­li­ta­mien­to de los precios. Es­te es­ce­na­rio de re­fe­ren­cia que pre­vé la caí­da de los precios de los me­ta­les fe­rro­sos es co­rro­bo­ra­do por el ele­va­do en­deu­da­mien­to de las em­pre­sas en ge­ne­ral. Los ra­tios de en­deu­da­mien­to ne­to son par­ti­cu­lar­men­te ele­va­dos en Chi­na, don­de el sec­tor es­tá do­mi­na­do por gran­des em­pre­sas pú­bli­cas, así co­mo en los Es­ta­dos Uni­dos (15%), don­de las em­pre­sas es­tán mu­cho más ex­pues­tas a co­rrec­cio­nes po­ten­cia­les de los flu­jos de te­so­re­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.