DE DI­SE­ÑO La ma­de­ra, tan­to na­tu­ral como sin­té­ti­ca, ga­na nuevos adep­tos ca­da tem­po­ra­da como al­ter­na­ti­va al cés­ped o a la pie­dra al­re­de­dor de la pis­ci­na.

Mi Casa - - Ejemplos -

Su ca­li­dez ex­tre­ma, su be­lle­za y su sen­ci­llo man­te­ni­mien­to son al­gu­nos de los mo­ti­vos de su éxi­to, aun­que qui­zá lo que bus­can los que la eli­gen es mo­der­ni­zar una zo­na del jar­dín con un ma­te­rial que con­ju­ga de ma­ra­vi­lla con el di­se­ño. En el ca­so de las va­rie­da­des na­tu­ra­les, se les de­be apli­car acei­te es­pe­cial una vez al año o em­plear al­gún tra­ta­mien­to im­per­mea­bi­li­zan­te pa­ra evi­tar que se pu­dran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.