Vi­vo en un pi­so al­qui­la­do des­de ha­ce seis años. El arren­da­dor de mi ca­sa siem­pre se ha he­cho car­go de los gas­tos de re­pa­ra­ción de la ca­le­fac­ción. Sin em­bar­go, el otro día se pro­du­jo un es­ca­pe de agua por un pro­ble­ma de la cal­de­ra (ro­tu­ra de un la­ti­gui­llo)

Mi Casa - - Guía -

Ma­ca­re­na Sanz (Sevilla) Po­dría ser, pues­to que el arren­da­dor no tu­vo la po­si­bi­li­dad de evi­tar que se pro­du­je­ran los da­ños, ya que el la­ti­gui­llo se rom­pió cuan­do no es­ta­bas en la vi­vien­da y, por tan­to, no hu­bo nin­gún re­que­ri­mien­to pa­ra que el arren­da­dor lo re­pa­ra­ra. Ade­más, se pue­de en­ten­der que la sus­ti­tu­ción de un la­ti­gui­llo, que se de­bió en­tre­gar en bue­nas con­di­cio­nes, es una de las re­pa­ra­cio­nes me­no­res de­bi­das al uso or­di­na­rio de la vi­vien­da du­ran­te los seis años de al­qui­ler y cu­yo pa­go co­rres­pon­de a la arren­da­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.