Pun­tos cla­ve

Mi Casa - - Vivir Micasa -

La se­gun­da plan­ta cuen­ta con una es­truc­tu­ra muy es­pe­cial, se­mi abier­ta, que res­pe­ta la do­ble al­tu­ra del sa­lón y de los enor­mes ven­ta­na­les que al­can­zan la par­te su­pe­rior. La pre­sen­cia de cris­tal en lu­gar de al­gu­nos ta­bi­ques fue un re­cur­so pa­ra per­mi­tir el flu­jo li­bre de la luz. La co­mu­ni­ca­ción vi­sual de es­pa­cios y la exis­ten­cia de una ba­ran­di­lla de cris­tal trans­pa­ren­te au­men­ta la sen­sa­ción de am­pli­tud en el dor­mi­to­rio; es el ac­ce­so a la pro­pia es­ca­le­ra el que define el lí­mi­te de la zo­na de des­can­so prin­ci­pal y la in­de­pen­di­za del ba­ño y la ha­bi­ta­ción in­fan­til.

Los dor­mi­to­rios se con­tem­plan co­mo es­pa­cios más per­so­na­les, con una de­co siem­pre orien­ta­da a los gus­tos y ne­ce­si­da­des de sus pro­pie­ta­rios. El prin­ci­pal, diá­fano y en la plan­ta su­pe­rior, ofre­ce un look so­fis­ti­ca­do y mo­derno, con un in­terio­ris­mo des­pe­ja­do y una zo­na de tra­ba­jo muy prác­ti­ca jun­to a la ca­ma. A su la­do, el dor­mi­to­rio de la ni­ña, aún muy pe­que­ña, lu­ce una de­co­ra­ción se­gu­ra y fun­cio­nal en ro­sa y blan­co mien­tras que el del ni­ño, en la plan­ta ba­ja, re­ser­va par­te del es­pa­cio pa­ra sus jue­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.