MAR DE FON­DO

Con tan so­lo 50 m2, es­ta ca­sa pa­re­ce mu­cho más am­plia gra­cias a las in­tere­san­tes so­lu­cio­nes de­co­ra­ti­vas. A su en­can­to se su­man los 25 m2 de te­rra­za con vis­tas a Bar­ce­lo­na y al Me­di­te­rrá­neo.

Mi Casa - - Vivir Micasa - REA­LI­ZA­CIÓN: OL­GA GIL-VER­NET. TEX­TO: SU­SA­NA GONZÁLEZ. FO­TOS: JO­SÉ LUIS HAUS­MANN. PLA­NOS:

VI­DA AL EX­TE­RIOR

La te­rra­za ocu­pa la plan­ta su­pe­rior. Su am­pli­tud per­mi­te dis­tri­buir la su­per­fi­cie en una zo­na de es­tar y un co­me­dor. Al fon­do, y en un ni­vel li­ge­ra­men­te más al­to pa­ra dis­fru­tar de las vis­tas, se co­lo­có una me­sa de ca­fé. Los so­fás y las me­sas de co­me­dor y de cen­tro, es­tas úl­ti­mas rea­li­za­das con tron­cos, son di­se­ño de la in­terio­ris­ta Mó­ni­ca Pla. Co­ji­nes, de La Mai­son.

Al­fom­bra, de Es­ti­lo Nór­di­co. La si­lla pin­ta­da en ro­jo es de Jai­me Be­ries­tain.

E

n oca­sio­nes, un cam­bio en el es­ti­lo de vi­da re­quie­re una de­co­ra­ción di­fe­ren­te que rom­pa con el pa­sa­do y se adap­te a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Eso, exac­ta­men­te, es lo que su­ce­dió con el pro­pie­ta­rio de es­ta ca­sa. Re­cién se­pa­ra­do, bus­ca­ba una vi­vien­da que en na­da se pa­re­cie­ra a la fa­mi­liar. El pi­so, de 50 m2 más unos 25 m2 de te­rra­za, era su­fi­cien­te pa­ra un sin­gle. La ubi­ca­ción, al pie del Ti­bi­da­bo, con unas es­pec­ta­cu­la­res vis­tas de Bar­ce­lo­na y con el mar Me­di­te­rrá­neo al fon­do, era ex­ce­len­te. En cuan­to a la de­co­ra­ción, bus­ca­ba una ca­sa prác­ti­ca, con­for­ta­ble, con los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir con co­mo­di­dad, pe­ro sin lu­jos, que le re­cor­da­ra el es­ti­lo de vi­da de tiem­pos pa­sa­dos. ◽◽◻

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.