Al con­tras­tar con la car­pin­te­ría blan­ca, las pa­re­des azu­les se con­vier­ten en pun­to fo­cal de la de­co­ra­ción.

Mi Casa - - Vivir Micasa -

DEN­TRO DE UN CU­BO

Las pa­re­des de la co­ci­na no se pro­lon­ga­ron has­ta el te­cho; se de­ja­ron a cier­ta dis­tan­cia pa­ra que el in­te­rior con­ta­ra con una en­tra­da ex­tra de luz na­tu­ral. De es­te mo­do, la co­ci­na se ubi­ca den­tro de un cu­bo cu­yo vo­lu­men se con­vier­te en un lla­ma­ti­vo ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co que rom­pe la uni­for­mi­dad de la ca­sa. Los ta­bu­re­tes de ma­de­ra son de Little Hou­se.

La in­terio­ris­ta Mó­ni­ca Pla se hi­zo car­go de la re­for­ma y la de­co­ra­ción. La dis­tri­bu­ción se man­tu­vo, con un am­plio sa­lón-co­me­dor — co­mu­ni­ca­do con la co­ci­na a tra­vés de un pa­sa­pla­tos—, un dor­mi­to­rio y un cuar­to de ba­ño. Sin em­bar­go, el sue­lo ori­gi­nal se cam­bió por parqué, un ma­te­rial que in­vi­ta a ca­mi­nar des­cal­zo. Las pa­re­des se pin­ta­ron en blan­co, pe­ro la in­terio­ris­ta hi­zo un gui­ño al mar, la gran pa­sión del pro­pie­ta­rio, y re­vis­tió las pa­re­des ex­te­rio­res de la co­ci­na en un azul que evo­ca el Me­di­te­rrá­neo. En cuan­to a los mue­bles, la ma­de­ra se con­vir­tió en el ma­te­rial estrella de las pie­zas, la ma­yo­ría de ellas di­se­ña­das por Mó­ni­ca. ◽◽◻ ⌘

DO­BLE CA­RA Los ar­ma­rios de ma­de­ra en el in­te­rior y la pin­tu­ra azul en las pa­re­des ex­ter­nas ofre­cen una ori­gi­nal com­bi­na­ción de aca­ba­dos en la co­ci­na. La en­ci­me­ra se pro­lon­ga a tra­vés del pa­sa­pla­tos en una pe­que­ña ba­rra de desa­yu­nos de co­lor blan­co, a jue­go con el ro­da­pié. Ban­de­jas y al­fom­bra, de Es­ti­lo

Nór­di­co. El ta­bu­re­te pin­ta­do en co­lor azul es de Jai­me Be­ries­tain.

TE­RRA­ZA

PLAN­TA BA­JA

9,70 m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.