DEL CO­LOR QUE MÁS TE GUS­TE Aun­que lo ha­bi­tual es el aca­ba­do ma­de­ra o en blan­co, una ho­ja en otro tono con­cen­tra­rá la aten­ción so­bre la puer­ta.

Mi Casa - - Ejemplos -

Exis­ten dos for­mas de apli­car co­lor: la­ca y pin­tu­ra. La pri­me­ra con­sis­te en un pro­ce­so de li­ja­do y pul­ve­ri­za­ción a pis­to­la que se re­pi­te en una ca­bi­na pre­su­ri­za­da. La velocidad de se­ca­do es tan rá­pi­da que no da tiem­po a que se ad­hie­ran par­tí­cu­las de pol­vo del am­bien­te, de ahí que el aca­ba­do sea cris­ta­lino. La la­ca no se agrie­ta y man­tie­ne el co­lor inal­te­ra­ble con el pa­so del tiem­po. La pin­tu­ra, más eco­nó­mi­ca, se apli­ca con ro­di­llo o pis­to­la; aun­que se de­te­rio­ra, se pue­de re­pin­tar o cam­biar de co­lor cuan­do ape­tez­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.