OR­DE­NA BIEN Y OCU­PA­RÁ ME­NOS

Pis­tas pa­ra un ar­ma­rio per­fec­to

Mi Casa - - Inspiraciones -

Las man­chas pá­li­das que que­da­ron en el man­tel des­pués del la­va­do no des­apa­re­cen por sí so­las; al con­tra­rio, se en­du­re­cen con el pa­so del tiem­po, mien­tras es­tán guar­da­das. Por tan­to, cer­ció­ra­te de eli­mi­nar la man­cha, y en­ton­ces, la ro­pa de ho­gar sí es­ta­rá lis­ta pa­ra de­po­si­tar­la en el ar­ma­rio.

Cuan­do las pren­das es­tán mo­ja­das, au­men­tan el ni­vel de hu­me­dad en el in­te­rior del ar­ma­rio, se mar­can más las do­ble­ces e, in­clu­so, pue­den apa­re­cer man­chas de moho. po­ner una ca­ja abier­ta con bi­car­bo­na­to o bol­si­tas de te­la con ti­zas o con tro­zos de car­bón ac­ti­va­do en su in­te­rior (los bol­sos nue­vos sue­len in­cluir­lo en pe­que­ñas bol­si­tas que pue­des uti­li­zar). Si guar­das la ro­pa de ho­gar en ca­jo­nes, me­te ho­jas de lau­rel pa­ra con­se­guir, ade­más de un agra­da­ble aro­ma, un re­cur­so an­ti­po­li­llas. Tam­bién fun­cio­nan las bol­si­tas per­fu­ma­das con flores de la­van­da, to­mi­llo…

Guar­da to­do el jue­go de ca­ma jun­to des­pués de plan­char­lo. Dos op­cio­nes, co­lo­car­lo den­tro de la fun­da de al­moha­da o do­blar la sá­ba­na en­ci­me­ra en ter­cios, de mo­do que sir­va co­mo un so­bre o un pa­que­te, pa­ra en­vol­ver con ella el res­to de las pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.