Tips

A te­ner en cuen­ta

Mi Casa - - Inspiraciones -

El an­cho de ca­da me­si­lla de­pen­de­rá del es­pa­cio dis­po­ni­ble a am­bos la­dos de la ca­ma. En el ca­so de que sea mi­ni, agu­di­za el in­ge­nio: lám­pa­ras ins­ta­la­das en pa­red o sus­pen­di­das del te­cho y bal­das y/o me­si­llas a me­di­da se­rán tus alia­dos. Otras so­lu­cio­nes: re­cu­rrir a las hor­na­ci­nas de obra y a ca­be­ce­ros cu­yo di­se­ño y gro­sor (unos 7 cm) per­mi­tan ser uti­li­za­dos como re­pi­sa pa­ra de­jar los bá­si­cos, como el des­per­ta­dor, el mó­vil y un li­bro. Lo que sí se acon­se­ja es que la al­tu­ra se adap­te a la ca­ma. Con­vie­ne sa­ber qué al­tu­ra to­tal tie­nen el so­mier y el col­chón y en­ton­ces, com­pro­bar la de la me­si­lla, pa­ra evi­tar sor­pre­sas.

La ca­pa­ci­dad pa­ra guar­dar y el buen di­se­ño no es­tán re­ñi­dos. Las me­si­llas sue­len in­cluir uno o dos ca­jo­nes, — que se apro­ve­cha­rán me­jor con ban­de­jas or­ga­ni­za­do­ras— y al­gu­na bal­da, pe­ro no hay na­da es­cri­to. Eso sí, en las que tie­nen una es­truc­tu­ra abier­ta, no hay se­cre­tos y el or­den es un

de Ikea (199 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.