Cla­ves: ar­ma­rios

In­dis­pen­sa­bles pa­ra or­ga­ni­zar ro­pa, com­ple­men­tos y cal­za­do, la ca­pa­ci­dad de los ar­ma­rios de­pen­de, en gran me­di­da, de una or­ga­ni­za­ción ra­cio­nal que per­mi­ta ren­ta­bi­li­zar su es­pa­cio.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FO­TOS:

Con una or­ga­ni­za­ción ra­cio­nal del in­te­rior y ac­ce­so­rios prác­ti­cos es fá­cil sa­car más par­ti­do a tu ar­ma­rio y con­se­guir que ro­pa y com­ple­men­tos es­tén or­de­na­dos.

La cla­ve a la ho­ra de ele­gir un ar­ma­rio con­sis­te en ana­li­zar có­mo son tus pren­das. Se­pa­ra las que se do­blan de aque­llas que se cuel­gan. Si tie­nes mu­chas de las pri­me­ras, es ob­vio que ne­ce­si­ta­rás bal­das y es­tan­tes. En cuan­to a las se­gun­das, pon a un la­do las lar­gas, co­mo ves­ti­dos y abri­gos, y a otro las cor­tas. ¿Pre­do­mi­nan és­tas úl­ti­mas, co­mo blu­sas y fal­das? En­ton­ces, or­ga­ni­za una zo­na de col­gar con dos ba­rras, una de­ba­jo de otra, y ren­ta­bi­li­za­rás el es­pa­cio.

Agru­par las pren­das por ca­te­go­rías es fun­da­men­tal. Si sa­bes que a la iz­quier­da guar­das las ca­mi­se­tas, no ten­drás que per­der tiem­po pa­san­do una a una las per­chas de to­do el ar­ma­rio has­ta dar con la que bus­cas. Y es que la vi­sua­li­za­ción del con­te­ni­do es bá­si­ca. Los ac­ce­so­rios ex­tra­íbles —bal­das, ces­tas, pan­ta­lo­ne­ros, ba­rras per­pen­di­cu­la­res a las puer­tas del ar­ma­rio en lu­gar de pa­ra­le­las…— traen an­te tus ojos to­do lo que, de otra ma­ne­ra, te obli­ga­ría a aga­char­te o a bu­cear en­tre un lío de man­gas, fal­das y pan­ta­lo­nes.

Re­cu­rre a ele­men­tos que te ayu­den a man­te­ner en su lu­gar lo que guar­das. Ten en cuen­ta que un ar­ma­rio des­or­de­na­do, es un ar­ma­rio des­apro­ve­cha­do. Ca­jas y ces­tas en las bal­das, así co­mo or­ga­ni­za­do­res in­ter­nos en los ca­jo­nes, im­pi­den que com­ple­men­tos co­mo co­lla­res o guan­tes se mue­van y se mez­clen en­tre sí ca­da vez que abres o cie­rras. Por úl­ti­mo, ana­li­za la luz. Los sis­te­mas de ilu­mi­na­ción in­te­rior, con leds en bal­das y ba­rras que ape­nas ge­ne­ran ca­lor y que se ac­ti­van so­los al abrir la puer­ta, evi­ta­rán la desa­zón que su­po­ne sa­car en la os­cu­ri­dad del in­vierno lo que creías que era una blu­sa pa­ra des­cu­brir que es un pi­ja­ma.

Fun­da­men­tal: que el in­te­rior es­té com­par­ti­men­ta­do. Ca­jas y ces­tas ayu­dan a dis­tri­buir me­jor lo que guar­das en ellos. Ar­ma­rio, en 150 x 50 x 185 cm (719 €). Ces­ta (38,90 €). Am­bos son de Car Mö­bel.

Con ella, nin­gún pa­ñue­lo se res­ba­la­rá.

Per­cha en for­ma de flor fo­rra­da con piel de me­lo­co­tón. Pa­ra has­ta 12 pa­ñue­los (4,95 €). De Ho­wards Sto­ra­ge World.

Cor­ba­tas y cin­tu­ro­nes tie­nen cier­ta com­ple­ji­dad. Las pri­me­ras se res­ba­lan, y los se­gun­dos se en­gan­chan. En es­ta per­cha, las cor­ba­tas se en­ro­llan y los cin­tu­ro­nes se cuel­gan por las he­bi­llas. De la fir­ma Um­bra (10 €).

La so­lu­ción per­fec­ta pa­ra

api­lar el cal­za­do. Las ca­jas trans­pa­ren­tes ex­po­nen el par que guar­dan en su in­te­rior, y su aper­tu­ra ti­po ca­jón per­mi­te ac­ce­der a los za­pa­tos des­de el fren­te. De la fir­ma Joc­ca (11,90 €/ 2).

Pa­ra col­gar de los po­mos. Anú­da­los y evi­ta­rás que se cai­gan cuan­do abras la puer­ta. Co­ra­zo­nes de ma­de­ra, de Primark (3 €).

El di­se­ño ét­ni­co y la tex­tu­ra de las cuen­tas ha­rán de tu ar­ma­rio un di­se­ño muy per­so­nal. Ti­ra­do­res (6,23 €). En Monty's Vin­ta­ge Shop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.