Al na­tu­ral

En es­ta ca­sa de la cos­ta me­di­te­rrá­nea se res­pi­ra un en­can­ta­dor ai­re rús­ti­co. Pa­re­des blan­cas, mue­bles de ma­de­ra y de­ta­lles en fi­bra pro­ta­go­ni­zan su de­co­ra­ción.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: BEA­TRIZ APA­RI­CIO. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: PATRICIA GA­LLE­GO. PLA­NOS:

Una ca­sa en la cos­ta me­di­te­rrá­nea don­de la luz na­tu­ral flu­ye y se pro­pa­ga por sus pa­re­des blan­cas. Ele­men­tos cla­ve de su de­co­ra­ción, con un en­can­ta­dor ai­re rús­ti­co, los mue­bles de ma­de­ra y fac­tu­ra ar­te­sa­nal, y los textiles mul­ti­co­lor.

Con­ver­tir una ca­sa de va­ca­cio­nes en una vi­vien­da pa­ra dis­fru­tar en cual­quier épo­ca del año fue el ob­je­ti­vo del es­tu­dio de Jes­si­ca Ba­tai­lle, res­pon­sa­ble del pro­yec­to in­te­gral de re­for­ma de es­ta cha­lé con jar­dín ubi­ca­do en la cos­ta me­di­te­rrá­nea. La cons­truc­ción ori­gi­nal, que da­ta de los años 70, ofre­cía una plan­ta sin com­pli­ca­cio­nes y una dis­tri­bu­ción có­mo­da. Por eso, no fue ne­ce­sa­rio rea­li­zar gran­des cam­bios es­truc­tu­ra­les, si bien se de­ci­dió in­te­grar par­te del jar­dín al in­te­rior de la vi­vien­da pa­ra ga­nar me­tros úti­les: el an­ti­guo por­che se aña­dió al nue­vo sa­lón, que tras las obras, se con­vir­tió en un es­pa­cio am­plio y lu­mi­no­so con va­rios am­bien­tes. La par­ce­la cuen­ta con un ma­ra­vi­llo­so jar­dín, de unos 140 m2, y una ca­sa que mi­de al­go más de 80 m2, re­par­ti­dos en dos al­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.