Da­te el ca­pri­cho

Mi Casa - - Sumario -

El ho­tel bou­ti­que Jar­dí de Ses Brui­xes, se en­cuen­tra en una ca­sa se­ño­rial del si­glo XIX en Mahón, Me­nor­ca. Dis­po­ne de 8 ha­bi­ta­cio­nes de­co­ra­das con en­can­to, don­de se res­pi­ra so­sie­go y cal­ma.

Es­te ho­tel bou­ti­que es­con­de una esen­cia mo­der­nis­ta que lo ha­ce úni­co y lo con­vier­te en alo­ja­mien­to ideal pa­ra des­cu­brir Me­nor­ca. REA­LI­ZA­CIÓN: RE­YES PÉ­REZ. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: AN­GÉ­LI­CA HERAS.

Es­ta bo­ni­ta ca­sa se­ño­rial del si­glo XIX tie­ne una his­to­ria que me­re­ce ser con­ta­da: el edi­fi­cio se en­cuen­tra en pleno cen­tro de Mahón y des­de su cons­truc­ción, en el año 1812, has­ta prin­ci­pios del si­glo XX per­te­ne­ció a una fa­mi­lia de re­nom­bre, los Mercadal, quie­nes tras el crac del Ban­co de Mahón tu­vie­ron que ven­der­la. Fue en­ton­ces cuan­do la ad­qui­rió Se­bas­tián Sa­pi­ña Fe­me­nías, quién en­car­gó la pri­me­ra re­for­ma a su pri­mo, Fran­cesc Fe­me­nías Fá­bre­gas, con­si­de­ra­do co­mo el me­jor ar­qui­tec­to de la is­la, y que adap­tó la cons­truc­ción al mo­der­nis­mo ca­ta­lán. Los Sa­pi­ña vi­vie­ron en la ca­sa ca­si du­ran­te un si­glo, has­ta que a fi­na­les de los años 90, el ar­qui­tec­to Nan­do Pons y su mu­jer, Ana Sán­chez-Ro­dri­go Wic­kers,

En las obras de res­tau­ra­ción se res­pe­ta­ron ele­men­tos ori­gi­na­les de es­ta cons­truc­ción del si­glo XIX. Se re­ubi­ca­ron ven­ta­nas y puer­tas en otras zo­nas del edi­fi­cio o del pa­tio; se apro­ve­cha­ron las an­ti­guas vi­gas pa­ra ha­cer el sue­lo del co­me­dor ex­te­rior; se ador­nó la me­dia­ne­ra con tres de las an­ti­guas ven­ta­nas de gui­llo­ti­na, a mo­do de pe­que­ño ho­me­na­je, y con las otras ven­ta­nas se rea­li­za­ron vi­tri­nas pa­ra ex­po­ner de­ta­lles y re­ga­los que es­tán a la ven­ta. com­pra­ron la pro­pie­dad pa­ra ins­ta­lar allí su es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra. Du­ran­te 15 años fue el lu­gar de tra­ba­jo de Nan­do, has­ta que en 2013 la pa­re­ja de­ci­dió con­ver­tir el des­pa­cho en un moderno y aco­ge­dor ho­tel bou­ti­que: Jar­dí de Ses Brui­xes. Las obras de res­tau­ra­ción du­ra­ron un año y se res­pe­tó al má­xi­mo la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la ca­sa. De la de­co­ra­ción se en­car­gó Ana: “to­do es­tá muy pen­sa­do y cui­da­do, has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle”. Los mue­bles se com­pra­ron en an­ti­cua­rios y tien­das de la is­la; los com­ple­men­tos, en fe­rias de de­co­ra­ción, y mu­chos de­ta­lles los ad­qui­rió ella en si­tios web. A ellos se unen los de­ta­lli­tos que la pa­re­ja re­co­pi­la en sus di­fe­ren­tes via­jes;

Ca­da ha­bi­ta­ción se de­co­ró de for­ma di­fe­ren­te, pe­ro to­das tie­nen en co­mún una esen­cia rús­ti­ca muy ac­tual.

En las ha­bi­ta­cio­nes se con­si­guió un efec­to re­la­jan­te y ar­mó­ni­co con te­las li­sas, en to­nos sua­ves. Se ju­gó con to­nos neu­tros en la ro­pa de ca­ma y las cor­ti­nas, y, en al­gu­nos ca­sos, se aña­die­ron pin­ce­la­das de co­lor ro­jo, ver­de, azul o ma­rrón en los plaids. un jue­go de té en Cam­den Town, mol­des de pas­te­les an­ti­guos de co­bre en mer­ca­di­llos de Bre­ta­ña y Al­sa­cia… Ese in­te­rés por ro­dear­se de pie­zas que den per­so­na­li­dad a la ca­sa se re­fle­ja tam­bién en los cua­dros y es­cul­tu­ras re­par­ti­dos por dis­tin­tos pun­tos de es­te ho­tel bou­ti­que. En­con­tra­mos crea­cio­nes de ar­tis­tas lo­ca­les, me­nor­qui­nes o gen­te que vi­ve en la is­la des­de ha­ce 25 años, co­mo Fran­cesc Flo­rit Nin, Car­los Go­mi­la, Jor­ge Fer­nán­dez Al­day o Lae­ti­tia La­ra.

La fa­cha­da fue cons­trui­da en 1812 y re­for­ma­da por el ar­qui­tec­to me­nor­quín Fran­cesc Fe­me­nías Fá­bre­gues cien años des­pués. Sus to­nos ocres y tur­que­sas otor­gan una at­mós­fe­ra muy me­di­te­rrá­nea a es­te ele­gan­te y co­que­to ho­tel de tan so­lo ocho ha­bi­ta­cio­nes.

En el pa­tio in­te­rior se creó una zo­na chi­llout pa­ra dis­fru­tar de un atar­de­cer tran­qui­lo. Pa­ra su de­co­ra­ción se eli­gie­ron pie­zas de dis­tin­tos es­ti­los y ma­te­ria­les di­fe­ren­tes: si­llo­nes clá­si­cos ta­pi­za­dos en ca­pi­to­né, mue­bles de ma­de­ra de lí­neas sim­ples, con un di­se­ño contemporáneo, y de­ta­lles en fi­bras ve­ge­ta­les.

La ha­bi­ta­ción No­ble es una de las 8 del ho­tel bou­ti­que. És­tas se dis­tri­bu­ye­ron en las tres al­tu­ras de la ca­sa pa­ra res­pe­tar al má­xi­mo la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. To­das tie­nen una ca­ma de 1,8 m que se con­vier­te en dos in­di­vi­dua­les, ai­re acon­di­cio­na­do, co­ne­xión Wi-Fi y te­le­vi­sor de pan­ta­lla plana.

Los ba­ños de las ha­bi­ta­cio­nes des­ta­can por sus ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes. En su de­co­ra­ción, se apos­tó por un atrac­ti­vo con­tras­te en­tre lo an­ti­guo y lo moderno, con du­chas de mi­cro­ce­men­to y en­ci­me­ras rea­li­za­das en ma­de­ra de cas­ta­ño.

En la plan­ta ba­ja hay un sa­lón con chi­me­nea y un es­cri­to­rio con un or­de­na­dor a dis­po­si­ción de los clien­tes. Gra­cias a la com­bi­na­ción de mue­bles de ma­de­ra, an­ti­güe­da­des y cui­da­dos de­ta­lles en ca­da rin­cón, se lo­gra­ron am­bien­tes tra­di­cio­na­les, muy aco­ge­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.