LOS FREN­TES

Mi Casa - - Claves -

1 DI­SE­ÑO LLA­MA­TI­VO

En de­co­ra­ción exis­ten dos op­cio­nes pa­ra un ar­ma­rio: con­ver­tir­lo en un ele­men­to con in­te­rés o tra­tar de que pa­se des­aper­ci­bi­do. El de la ima­gen co­rres­pon­de a la pri­me­ra ca­te­go­ría. Sus fren­tes de ma­de­ra con la­mas en los la­te­ra­les, su­ma­dos a las puer­tas cen­tra­les con es­pe­jos de me­dia lu­na que for­man un óva­lo, atraen to­das las mi­ra­das. In­terio­ris­ta, Be­lén Fe­rrán­diz.

2 PE­RO, ¿HAY AR­MA­RIOS?

En una ojea­da rá­pi­da, es­tos fren­tes blan­cos se po­drían con­fun­dir con la pa­red del dor­mi­to­rio. Las puer­tas li­sas y sin ti­ra­do­res —los sis­te­mas de aper­tu­ra por pre­sión los ha­ce in­ne­ce­sa­rios—, son un ejem­plo de ca­mu­fla­je de­co­ra­ti­vo. In­clu­so las se­pa­ra­cio­nes en­tre los cuer­pos po­drían pa­sar por las jun­tas de pa­ne­les de ma­de­ra de una pa­red ma­chihem­bra­da pin­ta­da en co­lor blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.