Rea­li­zar va­nos de cris­tal es la me­jor op­ción pa­ra ga­nar am­pli­tud vi­sual y per­mi­tir el pa­so de la luz.

Mi Casa - - Vivir -

Las pe­cu­lia­ri­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas de la vi­vien­da se apro­ve­cha­ron pa­ra ubi­car los am­bien­tes: los dos ni­ve­les de la plan­ta ba­ja aco­gen la zo­na de es­tar y el co­me­dor por un la­do, y en un plano su­pe­rior, la co­ci­na. Pa­ra pre­ser­var una con­ti­nui­dad de­co­ra­ti­va, in­clu­so en una ca­sa tan am­plia, se op­tó por uti­li­zar una so­la ga­ma de co­lor en to­dos los am­bien­tes. El gris, en dis­tin­tas to­na­li­da­des, pre­do­mi­na en las ta­pi­ce­rías, li­sas y con dis­cre­tos es­tam­pa­dos, y en bue­na par­te de las pa­re­des de la vi­vien­da. En las zo­nas co­mu­nes, es­te tono tie­ne co­mo con­tra­pun­to un lla­ma­ti­vo to­que de co­lor ro­jo —ta­pi­ce­rías del sa­lón, mue­bles au­xi­lia­res y ar­ma­rios de la co­ci­na—, que rom­pe la aus­te­ri­dad cro­má­ti­ca de la de­co­ra­ción. En la pri­me­ra plan­ta, re­ser­va­da a los dor­mi­to­rios, los to­nos gri­ses cla­ros y os­cu­ros se con­tras­ta­ron con pin­ce­la­das blan­cas y beis. Otro ele­men­to que tam­bién con­si­gue po­ten­ciar esa sen­sa­ción de con­ti­nui­dad es la ta­ri­ma de ma­de­ra cla­ra que cu­bre el sue­lo de to­da la vi­vien­da, ex­cep­to en los ba­ños.

La ta­ri­ma de ma­de­ra, en el mis­mo tono y aca­ba­do, es­tá pre­sen­te tam­bién en la es­ca­le­ra que co­mu­ni­ca las plan­tas del cha­lé. En cuan­to al mo­bi­lia­rio, se es­co­gie­ron pie­zas de di­se­ño ac­tual, aca­ba­das en blan­co y en ma­de­ra cla­ra, que se mez­cla­ron con de­ta­lles me­tá­li­cos y su­per­fi­cies de plás­ti­co y cris­tal trans­pa­ren­tes. El re­sul­ta­do es una de­co­ra­ción van­guar­dis­ta y or­de­na­da, que per­mi­te que el ex­te­rior, im­po­nen­te, que­de per­fec­ta­men­te in­te­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.