Bue­na mez­cla

Tra­di­ción y mo­der­ni­dad se fu­sio­nan en es­te co­que­to y ele­gan­te ho­tel bou­ti­que de Lis­boa.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: REDACCIÓN MI­CA­SA.

En el ho­tel bou­ti­que H10 Du­que de Lou­lé, de Lis­boa, Por­tu­gal, ubi­ca­do en un edi­fi­cio del si­glo XVIII, se fu­sio­nan tra­di­ción y mo­der­ni­dad. Su reforma y de­co­ra­ción lle­van la fir­ma del in­terio­ris­ta Lá­za­ro Rosa-Vio­lán.

En el cen­tro de Lis­boa, a po­cos me­tros de la mo­nu­men­tal Pla­za del Mar­qués de Pom­bal, se en­cuen­tra el ho­tel bou­ti­que H10 Du­que de Lou­lé, un es­ta­ble­ci­mien­to de cua­tro es­tre­llas su­pe­rior lu­mi­no­so, fres­co y ecléc­ti­co, que nos ha cau­ti­va­do. Ubi­ca­do en un edi­fi­cio del si­glo XVIII — que al­ber­gó un an­ti­guo con­ven­to has­ta el año 1890—, la cons­truc­ción conserva su pre­cio­sa fa­cha­da, que cuen­ta con to­da la be­lle­za de la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca de la épo­ca. El es­tu­dio Con­tem­po­rain, del in­terio­ris­ta Lá­za­ro Rosa-Vio­lán, se en­car­gó de su reforma y de­co­ra­ción. Pa­ra ello mez­cló de ma­ne­ra ma­gis­tral muebles de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo, en ma­de­ras cla­ras, con ma­te­ria­les ar­te­sa­na­les por­tu­gue­ses.

Pre­ci­sa­men­te, co­mo homenaje a los ar­te­sa­nos de la ce­rá­mi­ca por­tu­gue­sa, el ho­tel es­tá re­ple­to de im­pre­sio­nan­tes azu­le­jos con re­tra­tos de épo­ca en blan­co y azul pin­ta­dos a mano. Es­tos dos co­lo­res, jun­to a las su­per­fi­cies de ma­de­ras cla­ras y la­ca­das, pro­ta­go­ni­zan la de­co­ra­ción de to­do el es­ta­ble­ci­mien­to. En­tre las zo­nas co­mu­nes, des­ta­can el res­tau­ran­te Azul e Bran­co, con pla­tos que fu­sio­nan sa­bo­res por­tu­gue­ses y es­pa­ño­les, y el bar-bi­blio­te­ca Eques­tre, don­de ade­más de dis­fru­tar de una ex­ten­sa car­ta de be­bi­das, los clien­tes pue­den echar un vis­ta­zo a la in­tere­san­te co­lec­ción de li­bros. ▫▫◽

La com­bi­na­ción de to­nos blan­cos y azu­les con muebles de ma­de­ra mar­ca la de­co­ra­ción de to­do el ho­tel. Es­te jue­go cro­má­ti­co se re­pi­te no só­lo en sus ha­bi­ta­cio­nes, sino tam­bién en el lobby y re­cep­ción, así co­mo en el bar y res­tau­ran­te.

En el lobby del ho­tel, unos pa­ne­les de azu­le­jos con ca­ba­lle­ros nos dan la bien­ve­ni­da. En su de­co­ra­ción, se com­bi­na­ron ter­cio­pe­lo azul y blan­co, si­llo­nes ore­je­ros de piel y lám­pa­ras en ver­sión XL.

Su in­te­rio­ris­mo fu­sio­na ele­men­tos tra­di­cio­na­les por­tu­gue­ses con otros mo­der­nos y fun­cio­na­les. Así, los azu­le­jos en blan­co y azul pin­ta­dos a mano con­tras­tan con muebles de di­se­ño con­tem­po­rá­neo.

El res­tau­ran­te Azul eB­ran­co, abier­to pa­ra desa­yu­nos y ce­nas, ofre­ce una ex­qui­si­ta gas­tro­no­mía me­di­te­rrá­nea. En es­te es­pa­cio en­con­tra­mos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de ce­rá­mi­ca, co­mo pla­tos y azu­le­jos por­tu­gue­ses.

Ba­jo es­tas lí­neas, vis­tas del as­cen­sor y de la zo­na cu­bier­ta de la te­rra­za Chill-Out Li­mão. En am­bos, des­ta­can los sue­los hi­dráu­li­cos geo­mé­tri­cos y las su­per­fi­cies do­ra­das bri­llan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.