A LOS PIES DE LA CA­MA

Mi Casa - - Claves Dormitorios -

UN BAN­CO LAR­GO Su mi­sión es pro­lon­gar vi­sual­men­te la zo­na de des­can­so, de ahí que lo ideal sea ele­gir un di­se­ño con un ta­ma­ño que se adap­te a la me­di­da del col­chón. Con su sen­ci­llez, es­te mo­de­lo de ma­de­ra con es­truc­tu­ra de tu­bo de ace­ro, aña­de au­ten­ti­ci­dad al am­bien­te. So­bre él, una breve ex­po­si­ción de li­bros de pin­tu­ra aña­de un plus a la de­co­ra­ción. La ho­ri­zon­ta­li­dad que mar­ca el ban­co se po­ten­cia con el cua­dro apai­sa­do si­tua­do en la pa­red, so­bre el ca­be­ce­ro. ¿Y te has fi­ja­do en las me­si­llas? El di­se­ño de lí­neas rec­tas en blan­co, a la iz­quier­da, con­tras­ta con la có­mo­da an­ti­gua ubi­ca a la de­re­cha de la ca­ma. El ban­co se ad­qui­rió en la Fe­ria de An­ti­güe­da­des de To­rre­la­ve­ga. Ca­be­ce­ro rea­li­za­do con una te­la de Yba­rra & Se­rret. Mo­que­ta y me­si­lla blan­ca, de Muebles Moon.

PA­RE­JA DE BANQUETAS Con la mis­ma fun­ción de­co­ra­ti­va que un ban­co co­rri­do, la di­fe­ren­cia con és­te es que, al tra­tar­se de dos asien­tos in­de­pen­dien­tes, se pue­den tras­la­dar con co­mo­di­dad a otras zo­nas del dor­mi­to­rio. Se­pa­ra­das, se uti­li­zan, por ejem­plo, co­mo una me­sa ex­tra jun­to a la me­si­lla o co­mo una des­cal­za­do­ra cer­ca del ar­ma­rio. Es im­por­tan­te que el mue­ble que co­lo­ques a los pies ten­ga po­co fon­do. Ten en cuen­ta que, pa­ra fa­ci­li­tar una cir­cu­la­ción flui­da en el dor­mi­to­rio, al­re­de­dor de la ca­ma de­be que­dar un es­pa­cio des­pe­ja­do de 1 me­tro. Las banquetas de la ima­gen, ta­pi­za­das en cue­ro y con pa­tas en for­ma de as­pa, se com­pra­ron en un mer­ca­di­llo fran­cés. Ro­pa de ca­ma, de Ca­ra­va­ne. Al­fom­bra, de La Re­dou­te. El in­te­rio­ris­mo del dor­mi­to­rio es de Ju­lia Rou­zaud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.