Los coor­di­na­dos en rosa dan un ai­re co­que­to a es­te dor­mi­to­rio in­fan­til.

Una nue­va dis­tri­bu­ción fue la cla­ve pa­ra trans­for­mar un pi­so an­ti­guo, ta­bi­ca­do y os­cu­ro en una vi­vien­da prác­ti­ca, lu­mi­no­sa y con­tem­po­rá­nea en la que rei­na el co­lor.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: DAFNE VIJANDE. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: MI­RIAM YE­LEQ. PLANO:

Cuan­do la ar­qui­tec­ta Ama­ya Pé­rez Gan­da­rias re­ci­bió el en­car­go de trans­for­mar es­ta vi­vien­da ma­dri­le­ña su­po de in­me­dia­to que ne­ce­si­ta­ba ac­tua­li­zar­la. Se tra­ta­ba de un pi­so muy de­te­rio­ra­do y an­ti­guo, ade­más de ex­ce­si­va­men­te com­par­ti­men­ta­do: ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas a las que les fal­ta­ba luz na­tu­ral. Los pro­pie­ta­rios que­rían una vi­vien­da có­mo­da, con es­pa­cios am­plios y desaho­ga­dos, en los cua­les la luz flu­ye­ra sin en­con­trar obs­tácu­los. Con es­ta pre­mi­sa, Ama­ya ti­ró ta­bi­ques y re­or­ga­ni­zó los 100 m2 de una ma­ne­ra más diá­fa­na. El sa­lón pa­só de ser una es­tan­cia pe­que­ña y mal dis­tri­bui­da pa­ra con­ver­tir­se en un gran es­pa­cio or­ga­ni­za­do en va­rios am­bien­tes. Ade­más de una aco­ge­do­ra zo­na de es­tar, for­ma­da por dos so­fás en­fren­ta­dos — uno de ellos, con chaise longue—, se crea­ron un rin­cón de lec­tu­ra o re­lax jun­to al mi­ra­dor y otro de tra­ba­jo. El es­pa­cio del sa­lón que que­da­ba más pró­xi­mo a la co­ci­na se re­ser­vó pa­ra ubi­car el co­me­dor.

Las so­lu­cio­nes pa­ra con­se­guir es­tan­cias más lu­mi­no­sas fue­ron otro de los puntos cla­ve de la reforma. En­tre la co­ci­na y el co­me­dor, se le­van­tó una es­truc­tu­ra acris­ta­la­da que per­mi­te el pa­so de la luz des­de el sa­lón. Ade­más, se in­te­gró el ba­ño al dor­mi­to­rio prin­ci­pal pa­ra dis­fru­tar de un es­pa­cio lu­mi­no­so y muy con­for­ta­ble, con un plus de ori­gi­na­li­dad. Pa­ra man­te­ner pri­va­ci­dad e in­ti­mi­dad, el vano se acom­pa­ñó de un mu­re­te a me­dia al­tu­ra y un ta­bi­que de me­dio cuer­po que ha­cen las ve­ces de zo­na de al­ma­ce­na­je y mue­ble de la­va­bo. ◽◽◻

Ade­más de eli­mi­nar ta­bi­ques y re­dis­tri­buir es­pa­cios, el es­tu­dio de Ama­ya Pé­rez Gan­da­rias acer­tó con los nue­vos aca­ba­dos: ma­de­ra en el sue­lo de to­da la ca­sa y pin­tu­ra blan­ca en las pa­re­des, que se al­ter­nó con fren­tes de pa­pel pin­ta­do en los dos dor­mi­to­rios. Un fon­do con el que se con­si­guió real­zar tan­to las pie­zas de mo­bi­lia­rio de di­fe­ren­tes es­ti­los co­mo las te­las y ta­pi­ce­rías de intensos co­lo­res. ◾◾◼

Lám­pa­ra y si­lla To­lix, de Na­luz.

CON ZO­NA DE TRA­BA­JO Un rin­cón del es­tar se re­ser­vó pa­ra ubi­car una me­sa de es­tu­dio y una si­lla. El es­cri­to­rio es­tá for­ma­do por dos es­ca­le­ras de ma­de­ra, que la due­ña de la ca­sa res­ca­tó de la ca­lle y pin­tó en co­lor blan­co, y un ta­ble­ro a me­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.