Ejem­plos: có­mo am­pliar el es­pa­cio

Exis­ten re­cur­sos ca­pa­ces de lo­grar que un am­bien­te pa­rez­ca más gran­de. Pin­tu­ra, es­pe­jos, puer­tas co­rre­de­ras y la sus­ti­tu­ción de pa­re­des por mu­re­tes o es­truc­tu­ras acris­ta­la­das son al­gu­nos de ellos.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FO­TOS:

Te pre­sen­ta­mos los re­cur­sos y las soluciones que uti­li­zan de­co­ra­do­res y ar­qui­tec­tos pa­ra ga­nar me­tros: cris­tal, pin­tu­ra, mu­re­tes, es­pe­jos, puer­tas co­rre­de­ras…

1 BLAN­CO, LA APUES­TA SE­GU­RA Es el pri­mer re­cur­so —y tam­bién el más sen­ci­llo, ya que no re­quie­re obras com­ple­jas— a la ho­ra de am­pliar vi­sual­men­te un es­pa­cio. La ra­zón es que el co­lor blan­co lo­gra el efec­to óp­ti­co de ale­jar las pa­re­des en­tre sí. Una sen­sa­ción que se po­ten­cia cuan­do ade­más se pin­ta en el mis­mo tono la car­pin­te­ría: puer­tas, ro­da­piés, ven­ta­nas… o, co­mo en es­te ca­so, el zó­ca­lo. De Le­ne Bje­rre: ban­co Gre­tel, en 180 x 40 x 45 cm (420 €); ces­tos El­ma, de ma­de­ra de ci­prés, en 36 x 28,5 x 24 cm (30 €) y en 44 x 34 x 27,5 cm (35 €); y al­fom­bra Rug, de yu­te y piel, en 240 x 70 cm (265 €). Pre­cios aprox.

2 UN CU­BO DE CRIS­TAL Es­te ma­te­rial tie­ne la ven­ta­ja de que, al ser trans­pa­ren­te, se ve a tra­vés de él. En es­ta ca­sa, la co­ci­na se ubi­có den­tro de una es­truc­tu­ra acris­ta­la­da en lu­gar de en­tre pa­re­des. Gra­cias a es­ta so­lu­ción se con­si­guie­ron dos efec­tos. El pri­me­ro es que el pa­si­llo se per­ci­be an­cho y lu­mi­no­so, ya que na­da obs­ta­cu­li­za la luz que en­tra des­de las ven­ta­nas del sa­lón. Y el se­gun­do es que, des­de el pa­si­llo, se tie­ne una vi­sión com­ple­ta de la zo­na de es­tar, que pa­re­ce más am­plia. Pro­yec­to, de Di­se­ño In­te­rior.

3 HO­JA CO­RRE­DE­RA EM­PO­TRA­DA Es una op­ción ideal cuan­do se quie­re di­vi­dir o unir es­pa­cios en fun­ción de las ne­ce­si­da­des, ya que la puer­ta se alo­ja den­tro de una es­truc­tu­ra en la pa­red. Al des­apa­re­cer de la vis­ta, los am­bien­tes que que­da­ban a uno y otro la­do de ella se con­vier­ten en uno so­lo, con un es­pa­cio co­mún que su­ma el que am­bos te­nían por se­pa­ra­do. Es lo que su­ce­de en es­te sa­lón, que se per­ci­be más gran­de en cuan­to se le in­cor­po­ran los me­tros del re­ci­bi­dor. Idea, del Es­tu­dio de In­terio­ris­mo 3y6.

3

1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.