La co­ci­na del mes

Fue de­rri­bar el ta­bi­que que se­pa­ra­ba co­ci­na y sa­lón y des­cu­brir un nue­vo es­pa­cio, con más luz y mu­chas po­si­bi­li­da­des. Aho­ra, con una distribución óp­ti­ma y bien equi­pa­da, es muy fun­cio­nal.

Mi Casa - - Sumario - HEARST do­cu­men­ta­ción TEX­TO: BE­GO­ÑA FER­NÁN­DEZ. FO­TOS:

Uni­da al sa­lón des­pués de de­rri­bar un ta­bi­que, es aho­ra lu­mi­no­sa y fun­cio­nal, y tam­bién, pa­re­ce mu­cho más am­plia.

Es­ta co­ci­na, de plan­ta rec­tan­gu­lar, ha ga­na­do am­pli­tud vi­sual y lu­mi­no­si­dad des­pués de su re­for­ma, rea­li­za­da por el es­tu­dio Pun­to Sus­pen­si­vo. Eli­mi­nar el ta­bi­que que la se­pa­ra­ba del sa­lón es el pri­mer acier­to del pro­yec­to, ya que se pro­lon­ga su pers­pec­ti­va y la cir­cu­la­ción se ha­ce más flui­da con el am­bien­te con­ti­guo: el co­me­dor. El se­gun­do es la crea­ción de un es­pa­cio ho­mo­gé­neo en ma­te­ria­les y co­lor, que trans­mi­te sen­sa­ción de or­den y no des­en­to­na con la es­té­ti­ca ac­tual de las zo­nas co­mu­nes. A des­ta­car en la co­ci­na, el di­se­ño de­pu­ra­do del mo­bi­lia­rio, sin ti­ra­do­res, en sin­to­nía to­tal con el pa­vi­men­to con­ti­nuo de ce­men­to pu­li­do, en un tono gri­sá­ceo, pleno de ma­ti­ces, que al igual que las pa­re­des blancas, mul­ti­pli­ca la luz na­tu­ral. ◾◾◼

Una de las pa­re­des de la co­ci­na, abier­ta al sa­lón, se ha equi­pa­do con un fren­te de ar­ma­rios, de sue­lo a te­cho, que in­te­gra va­rios elec­tro­do­més­ti­cos. Prác­ti­co y muy ca­paz, su di­se­ño si­mé­tri­co y su aca­ba­do im­pe­ca­ble, con­si­guen que la co­ci­na se con­vier­ta en un am­bien­te más del sa­lón, ele­gan­te y mo­derno. Me­sa y ta­bu­re­te, de Su­pe­rS­tu­dio. Ta­zas y ja­rrón, de El Al­ma­cén de Lo­za. Al­fom­bra, ad­qui­ri­da en Use­ra Use­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.