Slow ti­me

En el cas­co an­ti­guo de Al­tea, en la cos­ta ali­can­ti­na, el ho­tel bou­ti­que La Se­re­na ofre­ce la po­si­bi­li­dad de de­te­ner el tiem­po y dis­fru­tar de un pa­rén­te­sis en la aje­trea­da ru­ti­na dia­ria.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ.

El ho­tel bou­ti­que La Se­re­na, en el cas­co an­ti­guo de Al­tea, Ali­can­te, dis­po­ne de diez ha­bi­ta­cio­nes con una de­co­ra­ción ul­tra cá­li­da, y de una te­rra­za es­plén­di­da con pis­ci­na.

Bas­ta con tras­pa­sar el um­bral de La Se­re­na, pa­ra que el hués­ped per­ci­ba que el nom­bre de es­te ho­tel bou­ti­que ali­can­tino es un fiel re­fle­jo de la reali­dad. Sin te­le­vi­so­res en las ha­bi­ta­cio­nes — pa­ra evi­tar cual­quier in­di­cio de con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca—, el via­je­ro se aden­tra en un re­fu­gio ideal don­de rom­per con las ru­ti­nas ad­qui­ri­das. Pre­ci­sa­men­te, la de­ci­sión de cam­biar de vi­da fue el ger­men del ho­tel. Un día, su pro­pie­ta­ria, Elia Al­bert, op­tó por ce­rrar la far­ma­cia que te­nía en Be­ni­dorm y tras­la­dar­se a Al­tea pa­ra em­pren­der un pro­yec­to di­fe­ren­te. Su sue­ño co­bró for­ma, y en el ba­rrio de Be­lla­guar­da, en pleno cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, sur­gió La Se­re­na, un ho­tel con ca­rác­ter que des­ti­la en­can­to. ▫▫◽

El edi­fi­cio del ho­tel cuen­ta con tres al­tu­ras y el úl­ti­mo pi­so, re­tran­quea­do, go­za de am­plias te­rra­zas.

El ho­tel dis­po­ne de 10 ha­bi­ta­cio­nes con ca­le­fac­ción — La Se­re­na es un des­tino per­fec­to pa­ra cual­quier es­ta­ción—, ai­re acon­di­cio­na­do y se­ca­dor. Des­pués de un des­can­so re­pa­ra­dor, el hués­ped dis­fru­ta­rá de un desa­yuno ela­bo­ra­do con pro­duc­tos fres­cos del mer­ca­do, mu­chos eco­ló­gi­cos. Y tras pa­sear por las ca­lles de Al­tea o des­cu­brir des­ti­nos cer­ca­nos en la Cos­ta Blan­ca, co­mo Cal­pe, Mo­rai­ra, Já­vea, De­nia, Vi­lla­jo­yo­sa o la Pla­ya de San Juan, po­drá re­po­ner fuer­zas en el res­tau­ran­te La Se­re­na Ma­ral­ba, ase­so­ra­do por el chef Fran Mar­tí­nez, con una es­tre­lla Mi­che­lin. ▪▪◾

La ha­bi­ta­ción de­no­mi­na­da Me­di­te­rrá­neo dis­po­ne de su pro­pia te­rra­za. Des­de ella se tie­nen unas mag­ní­fi­cas vis­tas del mar, más allá de los te­ja­di­llos que se es­ca­lo­nan so­bre fa­cha­das in­ma­cu­la­das que des­lum­bran al sol.

La pis­ci­na del ho­tel es la úni­ca que exis­te en to­do el nú­cleo ur­bano. In­clu­so en los días más fres­cos es una de­li­cia re­cli­nar­se en sus tum­bo­nas y con­tem­plar las ca­lles que ser­pen­tean a lo lar­go de la co­li­na so­bre la que se eri­ge Al­tea. La Se­re­na dis­po­ne, ade­más, de un baño tur­co pa­ra uso pri­va­do.

La mez­cla de es­ti­los lo­gra am­bien­tes con per­so­na­li­dad. En la te­rra­za, ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, co­mo las pa­re­des pin­ta­das de blan­co o las car­pin­te­rías de ma­de­ra, con­vi­ven con mue­bles de au­tor, co­mo las si­llas Tom Vac, con asien­to de po­li­pro­pi­leno, que son un di­se­ño de Ron Arad pa­ra Vi­tra.

Las zo­nas co­mu­nes del ho­tel in­vi­tan a dis­fru­tar de los sen­ti­dos. Un piano pre­ce­de a la sa­la de lec­tu­ra, pa­vi­men­ta­da con lo­se­tas en for­ma de flor re­cu­pe­ra­das de un derribo, y amue­bla­da con la si­lla Co­co­nut, un icono del di­se­ño crea­do en 1955 por Geor­ge Nel­son pa­ra la fir­ma Vi­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.