Re­fu­gio idí­li­co

Una es­tu­dia­da re­for­ma con­vir­tió una an­ti­gua ca­sa se­ño­rial en el lu­gar ideal pa­ra es­ca­par del tra­ba­jo: una vi­vien­da mo­der­na con la esen­cia y el en­can­to de an­ta­ño.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: AN­DREA PUSSIN. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: MAU­RI­CIO FUER­TES. PLA­NOS:

Una re­for­ma in­te­li­gen­te ha trans­for­ma­do una an­ti­gua ca­sa se­ño­rial de Ma­llor­ca, des­ha­bi­ta­da, en una vi­vien­da mo­der­na, pe­ro con la esen­cia y el en­can­to de an­ta­ño.

En el en­can­ta­dor en­torno de Po­lle­nça, una lo­ca­li­dad pre­cio­sa al nor­te de Ma­llor­ca, se en­cuen­tra es­ta an­ti­gua ca­sa se­ño­rial, cons­trui­da ha­ce más de 150 años por una dis­tin­gui­da fa­mi­lia de la is­la. Cuan­do su ac­tual pro­pie­ta­rio, el es­tu­dio de di­se­ño ale­mán Rahe+Rahe, la ad­qui­rió ha­ce me­nos de 4 años, la vi­vien­da lle­va­ba tiem­po des­ha­bi­ta­da y se en­con­tra­ba al­go de­te­rio­ra­da. Ha­bía que reha­bi­li­tar­la. ◽◽◻

Pa­ra ello, Rahe+Rahe con­fió el pro­yec­to al ar­qui­tec­to Jau­me Alo­mar, del es­tu­dio SMXL, y las obras de la re­for­ma a la pro­mo­to­ra Lf91 Pro­ject Ma­na­ge­ment quie­nes, ba­jo la pre­mi­sa de res­pe­tar los cá­no­nes de la ar­qui­tec­tu­ra y la es­té­ti­ca ma­llor­qui­na, co­men­za­ron a tra­ba­jar. Pre­ce­di­da por un ma­ra­vi­llo­so pa­tio con pis­ci­na, la ca­sa se dis­tri­bu­ye en tres al­tu­ras: las zo­nas co­mu­nes se ubi­ca­ron en la plan­ta ba­ja – sa­lón, con zo­na de es­tar y co­me­dor, la co­ci­na y un cuar­to baño–, y las es­tan­cias pri­va­das en las al­tas. Otro ob­je­ti­vo era que el pro­pie­ta­rio en­con­tra­ra aquí un re­fu­gio de des­can­so que ate­nua­ra su in­ten­sa vi­da la­bo­ral en Bre­men, ciu­dad del no­roes­te de Ale­ma­nia en la que vi­ve ha­bi­tual­men­te. Mo­ti­vos que re­afir­ma­ron la apues­ta por la am­pli­tud de es­pa­cios y el em­pleo de ma­te­ria­les na­tu­ra­les.

A la pie­dra de ma­rés y las vi­gas de ma­de­ra te­ñi­da, se su­man los pa­vi­men­tos de can­to ro­da­do en las zo­nas co­mu­nes; de pie­dra ca­li­za abu­jar­da­da, en los ba­ños; y una cá­li­da ta­ri­ma de ro­ble com­bi­na­da con bal­do­sas hi­dráu­li­cas re­cu­pe­ra­das, en los dor­mi­to­rios. Las pa­re­des se pin­ta­ron en co­lor blan­co, pa­ra re­fle­jar la luz que inun­da las es­tan­cias, siem­pre en co­ne­xión con el ex­te­rior. La de­co­ra­ción res­pon­de a una es­té­ti­ca sen­ci­lla, con am­bien­tes que re­fle­jan mo­der­ni­dad y con­fort. Los mue­bles de ma­de­ras cla­ras se com­bi­na­ron con ta­pi­ce­rías en to­nos neu­tros, li­sas y sin es­tri­den­cias, en un pun­to má­xi­mo de na­tu­ra­li­dad.

PRI­ME­RA PLAN­TA 8,5 m

PLAN­TA BA­JA 8,5 m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.