NUE­VA IMA­GEN

La distribución de es­ta ca­sa ma­dri­le­ña, con po­cas ven­ta­nas a la ca­lle y mu­chos am­bien­tes in­te­rio­res, re­qui­rió una ori­gi­nal re­for­ma en la que el jue­go de vo­lú­me­nes con dis­tin­tas al­tu­ras mar­ca la pau­ta.

Mi Casa - - Vivir Micasa - REA­LI­ZA­CIÓN: RE­YES PÉ­REZ. TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FO­TOS: MI­RIAM YELEQ. PLANO:

La de­co­ra­ción de es­te pi­so no fue un re­to sen­ci­llo. El edi­fi­cio, ubi­ca­do en el cen­tro de Ma­drid, te­nía una fa­cha­da re­la­ti­va­men­te es­tre­cha por la que en­tra­ba abun­dan­te luz na­tu­ral, pe­ro la ma­yo­ría de las ha­bi­ta­cio­nes se pro­lon­ga­ban ha­cia el in­te­rior, al­re­de­dor de un pa­tio de ve­ci­nos. En­tre am­bos, que­da­ba una zo­na cen­tral sin ven­ta­nas — jus­to fren­te a la puer­ta de ac­ce­so a la vi­vien­da— que com­pli­ca­ba la distribución, por­que cual­quier am­bien­te que se qui­sie­ra crear en ella ca­re­ce­ría de ilu­mi­na­ción na­tu­ral. El ca­so im­pli­ca­ba una so­lu­ción pro­fe­sio­nal, de ahí que los pro­pie­ta­rios en­car­ga­ran la re­for­ma a los ar­qui­tec­tos Maite Gon­zá­lez Fer­nán­dez y Die­go Mar­tí­nez Mon­te­jano, del es­tu­dio Ar­kit­tec. El nue­vo pro­yec­to re­sol­vió el pro­ble­ma al ubi­car en la zo­na cie­ga la co­ci­na y un aseo. La pri­me­ra, ade­más de su pa­pel fun­cio­nal, ac­túa co­mo re­ci­bi­dor del pi­so. ◽◽◻

Una vez ter­mi­na­da la nue­va distribución, la vi­vien­da que­dó or­ga­ni­za­da en dos zo­nas: la de día, for­ma­da por la co­ci­na, el sa­lón y un aseo; y la de no­che, con dos dor­mi­to­rios y sus cuar­tos de baño. Pa­ra fa­ci­li­tar el pa­so de la luz na­tu­ral en­tre el sa­lón — ubi­ca­do jun­to a la fa­cha­da con ven­ta­nas— y la co­ci­na, se eli­mi­na­ron to­dos los mu­ros in­ne­ce­sa­rios. De he­cho, la ilu­mi­na­ción fue un as­pec­to cla­ve de la re­for­ma. Maite Gon­zá­lez y Die­go Mar­tí­nez pro­yec­ta­ron un fal­so te­cho que ocul­ta­ra a la vis­ta las ins­ta­la­cio­nes de la ca­sa. En él se abrie­ron fo­sas y can­di­le­jas en las que se co­lo­ca­ron leds, que ilu­mi­nan con su­ti­le­za los es­pa­cios de for­ma in­di­rec­ta. ◽◽◻

El jue­go de vo­lú­me­nes fue otro apar­ta­do de­ci­si­vo en el pro­yec­to. El equi­po de Ar­kit­tec pla­ni­fi­có di­ver­sos ele­men­tos con me­nor al­tu­ra que el res­to de la vi­vien­da. La co­ci­na, la zo­na de la­va­bos en el cuar­to de baño prin­ci­pal y el ves­ti­dor en el dor­mi­to­rio de ma­tri­mo­nio, se con­ci­bie­ron co­mo es­pa­cios in­de­pen­dien­tes cu­yas pa­re­des no lle­gan al te­cho pa­ra fa­ci­li­tar el pa­so de luz na­tu­ral des­de las ha­bi­ta­cio­nes co­lin­dan­tes. Men­ción es­pe­cial me­re­cen los ar­ma­rios de la co­ci­na, que se pro­lon­gan en for­ma de L pa­ra crear un pa­si­llo ha­cia la zo­na de no­che. ◽◽◻

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.