Mi es­ca­pa­da

La his­to­ria es­tá pre­sen­te en ca­da rin­cón del ho­tel Spa Sa­li­nas de Imón, un re­fu­gio en Gua­da­la­ja­ra cu­ya vin­cu­la­ción con la sal se re­mon­ta al im­pe­rio ro­mano.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ.

El ho­tel spa Sa­li­nas de Imón, en Gua­da­la­ja­ra, es un alo­ja­mien­to con en­can­to car­ga­do de his­to­ria. Li­ga­do a la ex­plo­ta­ción de la sal, aho­ra es un lu­gar idí­li­co pa­ra re­la­jar­se a pla­cer.

Du­ran­te si­glos — exis­te cons­tan­cia de su ex­plo­ta­ción ya des­de la pre­sen­cia ro­ma­na en His­pa­nia—, las Sa­li­nas de Imón fue­ron una de las más im­por­tan­tes de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Los su­ce­si­vos mo­nar­cas pro­mo­vie­ron la ex­trac­ción de sal me­dian­te be­ne­fi­cios otor­ga­dos a no­bles y ecle­siás­ti­cos, has­ta que el rey Al­fon­so VI con­ce­dió de­fi­ni­ti­va­men­te su ex­plo­ta­ción al obis­pa­do de Si­güen­za. Ba­jo el rei­na­do de Carlos III, la in­fra­es­truc­tu­ra de las sa­li­nas se am­plió con gran­des al­ma­ce­nes, ar­te­sas y ca­na­les que aún se man­tie­nen en la ac­tua­li­dad. Des­de aquel mo­men­to, el edi­fi­cio se de­di­có a la ex­plo­ta­ción de la sal. Ha­bría que es­pe­rar al año 1988 pa­ra que sus nue­vos pro­pie­ta­rios lo re­for­ma­ran por com­ple­to y que lue­go abrie­ra sus puer­tas ya co­mo ho­tel Spa Sa­li­nas de Imón. ▫▫◽

La re­for­ma que adap­tó el an­ti­guo edi­fi­cio res­pe­tó la ar­qui­tec­tu­ra original y los ma­te­ria­les cons­truc­ti­vos. El re­sul­ta­do es un alo­ja­mien­to con en­can­to que per­te­ne­ce al Club Ho­te­les His­tó­ri­cos de Eu­ro­pa. Ca­da una de sus on­ce ha­bi­ta­cio­nes, de­co­ra­das con an­ti­güe­da­des, res­pon­de a un nom­bre su­ge­ren­te: De la Mú­si­ca, Del Jar­dín,

De las Puer­tas, De las Lla­ves, Chi­na…

La sui­te Carlos III re­ci­be ese nom­bre por­que en ella se alo­jó el mo­nar­ca du­ran­te su vi­si­ta a las sa­li­nas. Por man­da­to real, a par­tir de en­ton­ces el edi­fi­cio se con­vir­tió en las ofi­ci­nas y re­si­den­cia de los ad­mi­nis­tra­do­res de las sa­li­nas. La ca­ma con do­sel, las ban­que­tas si­tua­das a los pies de la ca­ma y la mu­lli­da al­fom­bra que cu­bre el sue­lo —con lo­se­tas blan­cas y ro­jas en damero— evo­can el pa­sa­do re­gio de la es­tan­cia. La sui­te cuen­ta con dos bu­ta­cas y una zo­na de es­tar. En las pa­re­des, mol­du­ras blan­cas en­mar­can cua­dros de épo­ca, en­tre los que no po­día fal­tar el re­tra­to de Carlos III —arri­ba, a la de­re­cha—. El cuar­to de ba­ño, jun­to a es­tas lí­neas, dis­po­ne de una ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je y de un la­va­bo con fal­dón de már­mol y gri­fe­ría de ai­re re­tro.

To­das dis­po­nen de ca­le­fac­ción, ven­ti­la­dor, cuar­to de ba­ño con ar­tícu­los de aseo, te­le­vi­sor y co­ne­xión wi­fi gra­tui­ta. Men­ción especial me­re­ce su res­tau­ran­te, con una se­lec­ta car­ta de vi­nos. Y, si mien­tras que el via­je­ro sa­bo­rea el pas­tel de ca­bra­cho o los asa­dos de mor­ci­llo, se pre­gun­ta có­mo es po­si­ble que exis­tan unas sa­li­nas en Gua­da­la­ja­ra, le res­pon­de­rán que la ex­pli­ca­ción se re­mon­ta 250 mi­llo­nes de años atrás, cuan­do es­tas tie­rras for­ma­ban par­te de Pan­gea, y el mar lle­ga­ba has­ta ellas.

A la iz­quier­da, vis­ta de un de­ta­lle de la bi­blio­te­ca del ho­tel. En ella, los hués­pe­des pue­den dis­fru­tar de la lec­tu­ra jun­to a la chi­me­nea. Las zo­nas co­mu­nes de Sa­li­nas de Imón com­bi­nan sue­los de ba­rro y vi­gas vis­tas de ma­de­ra, ma­te­ria­les uti­li­za­dos en el pa­sa­do.

Un ce­rra­mien­to acris­ta­la­do con per­fi­les blan­cos se­pa­ra el sa­lón del co­me­dor. Flan­quea­do por dos es­pe­jos, am­plía vi­sual­men­te el es­pa­cio. En la pa­red des­ta­ca un pe­que­ño re­tran­queo ver­ti­cal, con­ver­ti­do en ala­ce­na, don­de se ex­po­nen pla­tos de la va­ji­lla.

El cui­da­do jar­dín y su ubi­ca­ción, en la lo­ca­li­dad al­ca­rre­ña de Imón —con so­lo 40 ha­bi­tan­tes— ha­cen del ho­tel un re­fu­gio per­fec­to. La tran­qui­li­dad de la zo­na y el en­torno ga­ran­ti­zan una ape­te­ci­ble es­ca­pa­da a la na­tu­ra­le­za. Y pa­ra re­po­ner ener­gías, na­da co­mo re­cu­pe­rar fuer­zas en el res­tau­ran­te, con una ex­qui­si­ta co­ci­na que aú­na tradición y van­guar­dia.

El edi­fi­cio, con grue­sos mu­ros de si­lla­res y mam­pos­te­ría, da­ta del siglo XVII. En aque­lla ca­sa se­ño­rial se alo­jó cien años des­pués el rey Carlos III, cuan­do acu­dió a la lo­ca­li­dad pa­ra vi­si­tar las sa­li­nas de Imón, una de las más im­por­tan­tes de la pe­nín­su­la. En 1988 fue re­for­ma­do pa­ra con­ver­tir­lo en ho­tel.

En los me­ses cá­li­dos, el via­je­ro pue­de des­can­sar en la pis­ci­na, don­de la hie­dra ofre­ce un ex­tra de fres­cor. Al mar­gen de tem­po­ra­das, el ho­tel dis­po­ne de un spa con ca­ma ca­lien­te, ja­cuz­zi pa­ra 5 per­so­nas, ba­ño tur­co, sau­na y du­cha de cas­ca­da; en ellos, es un auténtico pla­cer re­la­jar­se en cual­quier es­ta­ción del año.

En el res­tau­ran­te se sir­ve una co­ci­na a ba­se de pro­duc­tos fres­cos del mer­ca­do. En las me­sas de ma­de­ra —na­tu­ral o pin­ta­da en blan­co, a tono con las si­llas— se de­gus­tan es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les, co­mo el ca­bri­to o las mi­gas del pas­tor, y pla­tos con­tem­po­rá­neos: a des­ta­car, en­tre ellos, el foie-mi­cuit a la plan­cha o el tar­tar de sal­món.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.