El dia­rio de Do­ra

Mi Casa - - Mimomento Chimenea -

Lo más cu­rio­so del tér­mino hyg­ge —al oí­do sue­na huu-gue—, es que no se pue­de tra­du­cir con so­lo una pa­la­bra. • ¿Qué sig­ni­fi­ca? Pa­ra los ha­bi­tan­tes de Di­na­mar­ca — país con­si­de­ra­do el más fe­liz del mun­do des­de 2012 por la ONU— hyg­ge se­ría esa sen­sa­ción que se ex­pe­ri­men­ta en una no­che fría de in­vierno, al sen­tar­se fren­te a la chi­me­nea y sa­bo­rear un vino ca­lien­te con azú­car, mien­tras aca­ri­cias a tu pe­rro.

Un ra­ti­to hyg­ge ca­da día. Los da­ne­ses ase­gu­ran que es fun­da­men­tal re­ser­var un tiem­po a dia­rio que nos ha­ga sen­tir bien, y de­di­car­lo so­lo a esas pe­que­ñas co­sas que nos ha­cen fe­li­ces.

Crea una at­mós­fe­ra pro­pi­cia. La chi­me­nea es ideal pa­ra lo­grar una ilu­mi­na­ción te­nue, pe­ro si no la tie­nes, pue­des re­cu­rrir a las ve­las. A la ho­ra de ce­nar, sa­ca esa copa que te gus­ta, pon un ces­ti­to pa­ra el pan o cor­ta una flor fres­ca.

Pe­que­ños pla­ce­res. Una si­tua­ción hyg­ge se al­can­za, tam­bién, cuan­do lle­gas a ca­sa y ca­mi­nas so­bre cal­ce­ti­nes mu­lli­dos, o ca­da vez que re­mo­lo­neas en la ca­ma sin pri­sa por le­van­tar­te.

Re­cuer­da a los tu­yos. El hyg­ge tie­ne que ver con de­ta­lles de va­lor emo­cio­nal: co­ci­nar ga­lle­tas con la re­ce­ta que te en­se­ñó tu abuela, be­ber el té en aque­lla ta­za que te re­ga­ló al­guien que­ri­do que ya fal­ta… Y es que, aun­que carezca de tra­duc­ción li­te­ral, pa­ra los da­ne­ses hyg­ge sí tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy cla­ro: la in­ti­mi­dad del al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.