Te­so­ro ur­bano

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: PILAR PE­REA. TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FOTOS: PATRICIA GA­LLE­GO. PLANO:

Las obras en es­te áti­co ma­dri­le­ño re­ve­la­ron sor­pre­sas es­tu­pen­das: una te­rra­za ocul­ta, un te­cho con vi­gas vis­tas y una zo­na abuhar­di­lla­da. ¡Des­cu­bre có­mo es aho­ra!

La re­for­ma de es­te pi­so re­ve­ló fan­tás­ti­cas sor­pre­sas: una te­rra­za con en­can­to, un te­cho de vi­gas vis­tas y una zo­na con el te­ja­do abuhar­di­lla­do. Y to­do ¡en pleno cen­tro de Madrid!

Na­da más en­trar, sor­pren­de el pa­pel es­tam­pa­do con ve­ge­ta­ción tro­pi­cal que re­vis­te, in­clu­so, la puer­ta de en­tra­da. Su fo­lla­je con­vier­te un re­ci­bi­dor de re­du­ci­das di­men­sio­nes — cu­ya única fun­ción es el pa­so ha­cia el res­to de la ca­sa— en una en­tra­da con ca­rác­ter. El es­pe­jo con mar­co do­ra­do evo­ca el sol y la bu­ta­ca in­vi­ta a sen­tar­se a dis­fru­tar de un am­bien­te su­ge­ren­te.

Pa­pel y es­pe­jo, de Ma­ran­tikk. Bu­ta­ca, de Ga­le­rías 49. So­bre ella co­ji­nes, de Pri­mark. La ces­ta de fi­bra es de Mai­sons du Mon­de.

CC

uan­do un te­so­ro es­con­di­do tar­da en sa­lir a la luz, su des­cu­bri­mien­to re­sul­ta aún más gra­ti­fi­can­te. Eso es lo que ocu­rrió en es­te áti­co. En prin­ci­pio, su gran va­lor re­si­día en la ubi­ca­ción, en pleno cen­tro de Madrid. Pe­ro una vez que el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Es­pa­cio Acor­de se en­car­gó de la re­for­ma, las sor­pre­sas se su­ce­die­ron. La te­rra­za ori­gi­nal se ha­bía cu­bier­to vein­te años atrás, de ma­ne­ra que las ha­bi­ta­cio­nes ane­xas a ella se con­vir­tie­ron en es­pa­cios tris­tes, sin luz na­tu­ral ni ven­ti­la­ción. En el mo­men­to en el que las pa­re­des y el te­cho de la te­rra­za se de­rri­ba­ron, la ca­sa re­ve­ló su enor­me po­ten­cial de­co­ra­ti­vo. Las ha­bi­ta­cio­nes, an­tes os­cu­ras y as­fi­xian­tes, se con­vir­tie­ron en un es­pa­cio diá­fano com­pues­to por el sa­lón, el co­me­dor y la co­ci­na. Aho­ra, la luz cir­cu­la li­bre­men­te a tra­vés de cada uno de es­tos am­bien­tes, y la po­si­bi­li­dad de abrir los ven­ta­na­les para fa­ci­li­tar la en­tra­da de ai­re fres­co, los vi­vi­fi­ca. Los ar­qui­tec­tos San­tia­go Arranz y Mi­guel de la Ro­cha de­ci­die­ron re­pro­du­cir en es­te es­pa­cio diá­fano el mis­mo rit­mo de hue­cos que te­nía la fa­cha­da. De he­cho, uti­li­za­ron la­dri­llo vis­to en el in­te­rior, un gui­ño al ma­te­rial em­plea­do ha­bi­tual­men­te ha­cia la ca­lle, y man­tu­vie­ron los mis­mos va­nos que te­nía el edi­fi­cio, pe­ro con puer­tas acris­ta­la­das des­de las que se ac­ce­de a la te­rra­za. Para ga­ran­ti­zar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en un es­pa­cio tan abier­to al ex­te­rior, se re­cu­rri­rió a puer­tas de alu­mi­nio la­ca­das y con ve­ne­cia­nas de la­mas re­gu­la­bles que, cuan­do se cie­rran, man­tie­nen una es­tan­quei­dad óp­ti­ma. ◽◽◻

ES­PA­CIO RE­CU­PE­RA­DO Cuan­do sus pro­pie­ta­rios ad­qui­rie­ron la ca­sa, la te­rra­za lle­va­ba años cu­bier­ta. La re­for­ma per­mi­tió res­ca­tar­la de nue­vo y de­vol­ver­le su fun­ción ori­gi­nal co­mo agra­da­ble es­pa­cio al ai­re li­bre.

La ca­ma bar­co, la me­sa y las si­llas se ad­qui­rie­ron en el mer­ca­di­llo de an­ti­cua­rios de De­co­rAc­ción. Los co­ji­nes y los ces­tos de fi­bra que ocul­tan ma­ce­tas, son de Pri­mark.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.