Ejem­plos: am­bien­tes cá­li­dos

Ya co­no­ces el clá­si­co so­fá y man­ta, aho­ra te in­vi­ta­mos a me­jo­rar­lo con una ver­sión más chic pa­ra cal­dear tu ho­gar, lle­na de ideas, ten­den­cias y es­ti­lo. ¡Dis­fru­ta puer­tas adentro!

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: BEGOÑA FER­NÁN­DEZ. FOTOS:

Te con­ta­mos có­mo me­jo­rar el clá­si­co so­fá y man­ta con una ver­sión más chic pa­ra cal­dear tu ca­sa con bue­nas ideas.

1 EN­TRA­DA ACOGEDORA

Un re­ci­bi­dor ano­dino y des­an­ge­la­do nun­ca se­rá cá­li­do. ¿Pien­sas que te fal­tan me­tros pa­ra crear un am­bien­te aco­ge­dor? Cam­bia el chip, hay re­cur­sos de­co in­fa­li­bles; tam­bién pa­ra ca­sos di­fí­ci­les. Da más pro­ta­go­nis­mo a la pa­red con un pa­pel pin­ta­do cu­yo mo­ti­vo no sa­tu­re, ni re­car­gue el es­pa­cio; apues­ta por una pa­le­ta cla­ra, que pro­pa­gue la luz na­tu­ral o ar­ti­fi­cial; y eli­ge un mue­ble ti­po con­so­la con po­co fon­do; si es de ma­de­ra, aún más ca­li­dez. Plus de es­ti­lo: re­ma­tar la pa­red con una mol­du­ra y ele­gir un ro­da­pié más al­to; un acier­to to­tal si la car­pin­te­ría de la ca­sa es se­ño­rial. Pa­pel Quilt Knot,de Little Gree­ne (106 €/ro­llo en Gan­ce­do).

2 PRACTICA EL NESTING

Con­se­guir un ho­gar cá­li­do y se­reno es el pri­mer pa­so pa­ra dis­fru­tar del ni­do —tu ca­sa— y así ol­vi­dar el rit­mo ace­le­ra­do de la se­ma­na la­bo­ral. Lo que an­tes se lla­ma­ba so­fá y man­ta aho­ra ha evo­lu­cio­na­do has­ta con­ver­tir­se en ten­den­cia. La de­co­ra­ción ayu­da en ese pro­ce­so al crear un en­torno re­con­for­tan­te del que no ape­te­ce sa­lir, es­pe­cial­men­te en los me­ses más fríos. Pre­pa­ra al­go ca­lien­te, re­lá­ja­te y… ¡na­da más! Ta­zas con men­sa­je (2,50 € ca­da una) y ve­las led (des­de 1,50 €), de la fir­ma Muy Mu­cho.

3 ABRIGA LA CA­SA

Lle­gó el mo­men­to de ha­cer­lo. En­cen­der la chi­me­nea o la ca­le­fac­ción es bá­si­co pa­ra cal­dear un am­bien­te, pe­ro pue­des ha­cer más. La cos­tum­bre es rea­li­zar el cam­bio de ar­ma­rio, el de la ro­pa per­so­nal, en cuan­to em­pie­za a re­fres­car, pe­ro tu ho­gar tam­bién tie­ne sus pren­das pa­ra el oto­ño. Es ho­ra de sa­car las man­tas y de dar más ca­li­dez al sue­lo con al­fom­bras. In­terio­ris­mo, del es­tu­dio Ra­mi­sa Pro­jects & Fun.

1 DÉJATE MIMAR

Los te­ji­dos cá­li­dos re­con­for­tan con tan so­lo mi­rar­los, pe­ro tam­bién se crea­ron pa­ra dis­fru­tar de su tac­to. Pue­de que has­ta aho­ra con el jer­sey de la­na sea co­mo te en­cuen­tres más a gus­to en ca­sa, pe­ro tam­bién pue­des pro­bar a crear am­bien­tes aco­ge­do­res con com­ple­men­tos tex­ti­les en una pa­le­ta oto­ñal. La apues­ta segura: to­nos bos­que, los co­lo­res que ad­quie­ren las ho­jas con la nue­va es­ta­ción y ¡man­tas la­nu­das, pe­lu­das y de pun­to! Co­jín y man­tas, de Le­ne Bje­rre (des­de 109 €).

2 TEX­TU­RAS CÁ­LI­DAS

Los in­di­vi­dua­les, y tam­bién los ca­mi­nos de me­sa, com­pi­ten en ele­gan­cia con los man­te­les, aun­que jue­gan con ven­ta­ja… Co­mo se ve en es­te ejem­plo, per­mi­ten que una me­sa, rea­li­za­da en un ma­te­rial no­ble co­mo la ma­de­ra, luz­ca su be­lle­za y apor­te esa do­sis ex­tra de ca­li­dez. Y de pa­so, con una pre­sen­ta­ción que fu­sio­na los es­ti­los nór­di­co y rús­ti­co, re­des­cu­bre la fi­bra na­tu­ral pa­ra ves­tir la me­sa y el pla­cer de las be­bi­das ca­lien­tes; an­te el cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra ¡cuí­da­te! In­di­vi­dua­les de fi­bra (12 € c/u), can­de­le­ros de hie­rro (des­de 28 € c/u) y me­na­je, de Nor­dal.

3 BODEGONES DECORATIVOS

Sí, a es­ta pro­pues­ta chic pa­ra que la luz de las ve­las cal­dee el in­te­rior de la ca­sa. Agru­pa va­rias pa­ra ga­ran­ti­zar su­fi­cien­te lu­mi­no­si­dad y ha­cer que cual­quier rin­cón re­sul­te es­pe­cial. Com­bi­na por­ta­ve­las de al­tu­ras di­fe­ren­tes pa­ra crear un look más na­tu­ral, que se po­ten­cia fá­cil­men­te si se aña­den plan­tas o flo­res. Ideal en es­ta com­po­si­ción, el efec­to de la luz so­bre los ob­je­tos pla­tea­dos. De Par­la­ne: fa­na­les (des­de 16,75 € aprox.), ja­rrón Ka­li­la (87 € aprox.), eche­ve­ria en ma­ce­ta (16,75 € aprox.) y ban­de­ja Khus­hi (53,75 € aprox.).

1 MO­BI­LIA­RIO VIN­TA­GE

La ma­de­ra na­tu­ral, con sus ve­tas y ma­ti­ces, es úni­ca pa­ra crear am­bien­tes cá­li­dos. Si es el ma­te­rial de una pie­za de ha­ce dé­ca­das, la hue­lla del tiem­po con­ver­ti­rá ese mue­ble en pun­to fo­cal. Y en un es­pa­cio re­du­ci­do, co­mo el que que­da en­tre la ca­ma y la pa­red, ese ti­po de mue­ble con en­can­to des­ta­ca­rá más. Así es en es­te am­bien­te, don­de la me­si­lla es una an­ti­gua ca­jo­ne­ra, ad­qui­ri­da en Mer­can­tic. Otras al­ter­na­ti­vas vá­li­das: có­mo­da, es­cri­to­rio, baúl, to­ca­dor, ca­be­ce­ro, per­che­ro, ban­co a pie de ca­ma, es­pe­jo de pie…

2 VER… ¡Y TO­CAR!

La la­na y los te­ji­dos que tie­nen un tac­to y apa­rien­cia si­mi­la­res, son tapicerías idó­neas pa­ra que una bu­ta­ca, un puf o una chai­se lon­gue cam­bien de ai­res y se aso­cien al con­fort que pro­por­cio­na la ro­pa de abri­go. En la pro­pues­ta de Bloo­ming­vi­lle, la day­be­dBulky, con la­na en un tono gris muy ur­bano (1.499 €), ad­quie­re un ai­re más bohe­mio con co­ji­nes de ten­den­cia (des­de 41 €), el pa­nel de ma­cra­mé (53 €) y la al­fom­bra de la­na ins­pi­ra­da en las tra­di­cio­na­les be­re­ber, sua­ves y se­do­sas (155 €).

3 SIN PA­SAR FRÍO

Tie­nes fun­das de ca­ma idea­les, pe­ro su re­lleno no abriga lo su­fi­cien­te de no­che. Cuan­do des­cien­de la tem­pe­ra­tu­ra, man­te­ner ca­lien­te el cuer­po es fun­da­men­tal. Los re­lle­nos pa­ra fun­das nór­di­cas son los alia­dos pa­ra evi­tar que el frío im­pi­da dor­mir plá­ci­da­men­te. Si aún no co­no­ces lo que es des­can­sar a una tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma, con uno li­ge­ro, pre­gun­ta por los de plu­món. De Laura Ash­ley: fun­da nór­di­ca bor­da­da Pussy Wi­llow(des­de 120 €), col­cha Le­wes (425 €), man­ta Lizzy (85 €) y en cor­ti­nas, ta­pi­ce­ría Wi­lliams (61 €/ m).

1 EN SINTONÍA

Una buhar­di­lla se con­vier­te en un aco­ge­dor re­fu­gio con una de­co­ra­ción ul­tra­cá­li­da. Co­lo­res, ma­te­ria­les y tex­tu­ras son los que crean esa sen­sa­ción. En es­te dor­mi­to­rio, ele­gir un pa­pel es­tam­pa­do con fon­do en na­tu­ral y re­ves­tir el sue­lo en un tono ar­mó­ni­co, con una mo­que­ta de la­na en bu­cle, —có­mo­da a la pi­sa­da— es un acier­to por­que se crea una at­mós­fe­ra en­vol­ven­te. Pa­pel Pa­per Do­ves,de San­der­son Ho­me (43,71 €/ ro­llo) y mo­que­ta (60 €/m); de ven­ta en Gan­ce­do. Pe­ro ade­más, es­te ti­po de ha­bi­ta­cio­nes ne­ce­si­tan un ais­la­mien­to óp­ti­mo de la cu­bier­ta pa­ra evi­tar fu­gas de ca­lor y dis­fru­tar de con­fort tér­mi­co; más in­for­ma­ción en www.iso­ver.net/reha­bi­li­ta­cion

3

1

2

3

1

2

3

1

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.