Ideas ge­nia­les Op­cio­nes pa­ra aña­dir es­ti­lo a la de­co­ra­ción cuan­do la tra­se­ra del so­fá que­da a la vista y sa­car par­ti­do a ese es­pa­cio.

Cuan­do el so­fá se ubi­ca de tal for­ma que de­ja su tra­se­ra a la vista, con­vie­ne apro­ve­char­la. Des­cu­bre có­mo ha­cer­lo pa­ra aña­dir un plus de­co al am­bien­te.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: SUSANA GON­ZÁ­LEZ. FOTOS:

Una es­tan­te­ría en­cas­tra­da *

Los di­se­ños mo­du­la­res ofre­cen ven­ta­jas in­tere­san­tes. En es­te ca­so, el es­pa­cio que ha­bi­tual­men­te ocu­pa­ría el res­pal­do del pri­mer mó­du­lo, se ha con­ver­ti­do en una li­bre­ría ba­ja. Sus di­men­sio­nes son idén­ti­cas a las que ten­dría el res­pal­do, pa­ra no al­te­rar la es­truc­tu­ra del asien­to. La es­tan­te­ría, ade­más de prác­ti­ca, aña­de in­te­rés de­co­ra­ti­vo a la tra­se­ra, que aho­ra ga­na di­na­mis­mo. So­fá, de la fir­ma Flex­form.

Li­bre­ría de sue­lo a te­cho *

Cuan­do se pla­ni­fi­ca la dis­tri­bu­ción del sa­lón, lo ha­bi­tual es re­ser­var una pa­red pa­ra ado­sar a ella el so­fá. Pe­ro bas­ta con se­pa­rar­la 1 me­tro del ta­bi­que, pa­ra dis­po­ner de to­do un mu­ro li­bre don­de ins­ta­lar la li­bre­ría; el mo­de­lo Ca­mus II in­clu­ye una es­ca­le­ra (1.690 €). So­fá Ba­ci (1.990 €). Am­bos, de Ha­bi­tat.

Zo­na de pa­so *

En­trar en el sa­lón y ver la tra­se­ra del so­fá es un có­di­go vi­sual que sig­ni­fi­ca: "el am­bien­te im­por­tan­te es el que es­tá si­tua­do en la zo­na de asien­tos, mien­tras que lo que ocu­rre de­trás del res­pal­do, es se­cun­da­rio". Aquí, sin em­bar­go, ese es­pa­cio ga­nó su pro­pia iden­ti­dad co­mo zo­na de pa­so gra­cias a la con­so­la, de­co­ra­da con ja­rro­nes.

Ima­gi­na una ca­sa con una en­tra­da an­gos­ta y os­cu­ra.

Si los ta­bi­ques que la de­li­mi­tan se de­rri­ban y des­de la puer­ta se ac­ce­de di­rec­ta­men­te al sa­lón, ten­dre­mos un es­pa­cio más am­plio y con luz na­tu­ral, pe­ro re­quie­re crear una tran­si­ción vi­sual que desem­pe­ñe el pa­pel de re­ci­bi­dor. El so­fá de es­pal­das a la puer­ta y una con­so­la ado­sa­da a su tra­se­ra ejer­ce­rán a la per­fec­ción ese co­me­ti­do.

Pa­si­llo vi­sual ha­cia la te­rra­za *

O ha­cia los dor­mi­to­rios, la co­ci­na… Cuan­do des­de el sa­lón se ac­ce­de di­rec­ta­men­te a otras ha­bi­ta­cio­nes, de­trás del so­fá se pue­de crear un fal­so pa­si­llo que evi­te atra­ve­sar la zo­na de es­tar. Aquí, có­mo­da, so­fá y baú­les de­li­mi­tan el pa­so.

Un ban­co *

In­vi­si­ble des­de el res­to de la zo­na de es­tar por su ba­ja al­tu­ra, es la so­lu­ción idó­nea pa­ra de­co­rar la tra­se­ra del so­fá con dis­cre­ción, en es­pe­cial, si lo eli­ges en el mis­mo tono de la ta­pi­ce­ría. ¿Qué se co­lo­ca so­bre él? Ve­las, ja­rro­nes, re­vis­tas…

La con­so­la *

Cuan­do tie­ne una al­tu­ra si­mi­lar al so­fá, se con­vier­te en un ex­po­si­tor que in­vi­ta a de­te­ner­se en él pa­ra con­tem­plar su con­te­ni­do sin aga­char­se, co­mo si se tra­ta­ra de un mu­seo. En es­te ca­so se tra­ta de li­bros de ar­te, de­co­ra­ción y di­se­ño. Pe­ro tam­bién pue­den ser co­lec­cio­nes: con­chas, aba­ni­cos, lu­pas, abre­car­tas, per­fu­me­ros, plu­mas, ta­rri­tos an­ti­guos de cris­tal…

Rin­cón de tra­ba­jo *

El es­cri­to­rio ado­sa­do a la tra­se­ra del so­fá y la si­lla —am­bos orien­ta­dos ha­cia la zo­na de es­tar—, for­man un rin­cón per­fec­to pa­ra rea­li­zar ta­reas. Pe­ro es­ta idea im­pli­ca una con­di­ción: ten en cuen­ta que, al en­con­trar­se en el sa­lón, el rin­cón de­be­rá ofre­cer un as­pec­to or­de­na­do y es­té­ti­co. Una me­sa que in­cor­po­re ca­jo­ne­ras man­ten­drá fue­ra de la vista y bien cla­si­fi­ca­dos los pa­pe­les y el ma­te­rial de ofi­ci­na.

La bi­ci­cle­ta *

Le­van­ta pa­sio­nes… Ca­da vez más per­so­nas la uti­li­zan pa­ra man­te­ner­se en for­ma o co­mo vehícu­lo al­ter­na­ti­vo pa­ra cui­dar el me­dioam­bien­te. Pe­ro ¿dón­de se guar­da cuan­do subimos de la ca­lle? De­trás del so­fá es una op­ción prác­ti­ca que ade­más trans­mi­ti­rá esa sen­sa­ción de es­pa­cio vi­vi­do que en­ri­que­ce el am­bien­te.

Zó­ca­lo de obra *

Un re­ves­ti­mien­to con tex­tu­ra y gran im­pac­to de­co­ra­ti­vo lla­ma más la aten­ción si con­tras­ta con otro li­so. El zó­ca­lo rea­li­za­do de­trás de es­te so­fá y pin­ta­do en blan­co, ce­de el pro­ta­go­nis­mo a la pa­red de la­dri­llo vis­to. Una re­pi­sa de ma­de­ra, a jue­go con el sue­lo, di­bu­ja una lí­nea de se­pa­ra­ción en­tre am­bos y ofre­ce una su­per­fi­cie ex­tra pa­ra li­bros y com­ple­men­tos.

El des­pa­cho *

La biblioteca, re­ple­ta de vo­lú­me­nes pa­ra con­sul­tar, ele­va un rin­cón de tra­ba­jo a la ca­te­go­ría de des­pa­cho. Aquí, el he­cho de que el es­cri­to­rio ten­ga ca­si la mis­ma lon­gi­tud que el so­fá y so­bre­sal­ga unos cen­tí­me­tros por en­ci­ma de su tra­se­ra, de­mues­tra la im­por­tan­cia que el des­pa­cho tie­ne en la ca­sa. La li­bre­ría de obra pin­ta­da en blan­co se fun­de con la pa­red y no re­car­ga el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.