Ins­pi­ra­cio­nes: cua­dros

Bus­ca ideas pa­ra con­se­guir un am­bien­te más per­so­nal, don­de las obras apor­ten una do­sis ex­tra de in­te­rés por la ma­ne­ra en la que es­tén co­lo­ca­das. Ve­rás có­mo, al fi­nal, to­do cua­dra.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: BE­GO­ÑA FER­NÁN­DEZ.

Pa­ra crear con ellos una com­po­si­ción que de­co­re la pa­red, con­vie­ne co­no­cer al­gu­nas re­glas bá­si­cas e in­clu­so, uti­li­zar una o más plan­ti­llas, muy úti­les pa­ra evi­tar erro­res al dis­tri­buir­los.

Lo sen­ti­mos: co­lo­car mal los cua­dros arrui­na la de­co­ra­ción. La bue­na no­ti­cia es que no ha­ce fal­ta ser un ex­per­to, so­lo co­no­cer al­gu­nas re­glas y tru­cos pa­ra evi­tar erro­res. A te­ner en cuen­ta: ele­gir el lu­gar más ade­cua­do —¿en una pa­red des­nu­da o en torno a un mue­ble?— y pen­sar en el im­pac­to vi­sual de la com­po­si­ción. Has­ta aho­ra los cua­dros man­te­nían un or­den ri­gu­ro­so que a mu­chos les re­sul­ta mo­nó­tono y an­ti­crea­ti­vo. Así que, si bus­cas per­so­na­li­zar la de­co­ra­ción, ¡arriés­ga­te a co­lo­car­los de un mo­do dis­tin­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.