En el co­ra­zón de la ciu­dad

¿Te se­du­ce la idea de alo­jar­te en un pi­so, en el cas­co his­tó­ri­co de una city cos­mo­po­li­ta, pe­ro con to­das las co­mo­di­da­des de un ho­tel? Esa es la pro­pues­ta de es­tos dos apar­ta­men­tos, en Se­vi­lla y Bar­ce­lo­na.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ.

Dos alo­ja­mien­tos pa­ra fu­tu­ras escapadas, bien si­tua­dos y con las co­mo­di­da­des de un ho­tel: los apar­ta­men­tos Puer­ta Ca­te­dral

Ho­li­day Sui­tes, en Se­vi­lla, y el áti­co con te­rra­za Sui­te Ara­gón 312, en Bar­ce­lo­na.

La re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co cen­tra­li­za­do en torno a la ca­te­dral de Se­vi­lla y su in­te­gra­ción con el es­ti­lo de vi­da ac­tual ca­rac­te­ri­za al gru­po Puer­ta Ca­te­dral. Los apar­ta­men­tos Ho­li­day Sui­tes son su sex­to com­ple­jo de alo­ja­mien­tos y el más re­cien­te. El in­mue­ble, de 1886, ha re­cu­pe­ra­do su be­lle­za ori­gi­nal gra­cias a la re­for­ma del ar­qui­tec­to Jor­ge Pe­ña, quien de­vol­vió la al­tu­ra a los te­chos, la si­me­tría a las plan­tas y la be­lle­za del hie­rro for­ja­do a sus bal­co­nes. Jun­to a él, el equi­po de Puer­ta Ca­te­dral, en­ca­be­za­do por Car­los de Juan, se cen­tró en un in­te­rio­ris­mo ex­qui­si­to. Ca­da sui­te — una por plan­ta— ofre­ce to­dos los ser­vi­cios pro­pios de un ho­tel, pe­ro con la co­mo­di­dad y los de­ta­lles de un es­pa­cio tan am­plio co­mo per­so­nal, co­mo ne­ve­ra, la­va­do­ra, la­va­va­ji­llas, uten­si­lios de co­ci­na, mi­cro­on­das, tostadora o plan­cha con ta­bla. Ade­más, el via­je­ro pue­de so­li­ci­tar cla­ses de gui­ta­rra fla­men­ca o un ma­sa­je con la ca­te­dral de fon­do, sin sa­lir de su apar­ta­men­to. ▪▪■ Ca­da apar­ta­men­to dis­po­ne de una ha­bi­ta­ción do­ble, sa­lón con so­fá-ca­ma, co­ci­na y dos ba­ños. To­dos in­clu­yen de­ta­lles que re­fuer­zan su com­pro­mi­so con la cul­tu­ra se­vi­lla­na, co­mo los cua­dros de ar­tis­tas lo­ca­les o los vi­ni­los de Pa­co de Lu­cía. fac­tor cla­ve en las

De he­cho, las aco­ge­do­ras to­na­li­da­des que las de­co­ran se ins­pi­ran en los co­lo­res de la ca­te­dral de Se­vi­lla. Los dos cuar­tos de ba­ño de ca­da sui­te se abren al jar­dín col­gan­te ja­po­nés crea­do en el pa­tio de lu­ces. En ellos, el hués­ped en­con­tra­rá za­pa­ti­llas, al­bor­noz y ame­ni­ties de bien­ve­ni­da. Un plus que ha­ce más con­for­ta­ble la es­tan­cia.

Na­die po­dría ima­gi­nar que es­te co­que­to apar­ta­men­to si­tua­do a so­lo 5 mi­nu­tos ca­mi­nan­do del Pa­seo de Gra­cia, en Bar­ce­lo­na, an­tes fue­ra un des­pa­cho re­con­ver­ti­do en un tras­te­ro, re­ple­to de ob­je­tos inú­ti­les y ol­vi­da­dos. El equi­po de Ni­ce Ho­me Bar­ce­lo­na re­ci­bió el en­car­go de trans­for­mar­lo en una sui­te, el alo­ja­mien­to idó­neo pa­ra que una pa­re­ja dis­fru­ta­ra de una es­ca­pa­da con la ga­ran­tía de es­tar en el cen­tro de la ur­be. Y cum­plió con éxi­to el ob­je­ti­vo. Su ubi­ca­ción, en la úl­ti­ma plan­ta del edi­fi­cio, le do­ta de unas mag­ní­fi­cas vis­tas. La plan­ta, de 16 m2, hoy cuen­ta con una am­plia ca­ma de ma­tri­mo­nio, una zo­na de co­me­dor jun­to a la ven­ta­na, co­ci­na in­te­gra­da y cuar­to de ba­ño. El pre­do­mi­nio de ma­de­ras cla­ras y el uso de co­lo­res blan­cos, gri­ses y pie­dras en mo­bi­lia­rio y com­ple­men­tos, re­crean un es­pa­cio aco­ge­dor, que ha­rá la es­tan­cia inol­vi­da­ble. Un áti­co en el que re­la­jar­se y dis­fru­tar con co­mo­di­dad de una ciu­dad tan be­lla co­mo fas­ci­nan­te. ▪▪■

Uno de los en­can­tos del apar­ta­men­to es su te­rra­za, des­de la que se con­tem­pla el sky­li­ne de la ciu­dad.

Arri­ba a la de­re­cha, vis­ta del biom­bo-to­ca­dor, rea­li­za­do ex­pro­fe­so. El di­se­ño es un

sui­tes.

Fo­tos de Ara­gón 312: Sui­te Eric Pa­mies. Los 16 m2 del apar­ta­men­to tie­nen una dis­tri­bu­ción diá­fa­na, que per­mi­te dis­fru­tar de una sen­sa­ción de am­pli­tud. Bas­ta con re­ti­rar las va­po­ro­sas cor­ti­nas que vis­ten la puer­ta y la ven­ta­na, pa­ra con­tem­plar el atrac­ti­vo pai­sa­je ur­bano, con te­ja­dos que se pier­den en el ho­ri­zon­te.

En el cuar­to de ba­ño, el via­je­ro pue­de re­la­jar­se ba­jo la du­cha. Ca­da de­ta­lle, co­mo los es­tan­tes en los que aguar­dan las toa­llas o el gran es­pe­jo sin mar­co, aña­de con­fort y en­can­to a la sui­te.

El apar­ta­men­to cuen­ta, tam­bién, con un co­me­dor al ai­re li­bre, de ma­yo­res di­men­sio­nes que el in­te­rior. Su ta­ma­ño per­mi­te dis­fru­tar de reunio­nes, e in­clu­so in­vi­tar a ami­gos pa­ra com­par­tir las ex­pe­rien­cias de la jor­na­da. El sua­ve cli­ma me­di­te­rrá­neo de Bar­ce­lo­na ga­ran­ti­za apro­ve­char la te­rra­za ca­si to­do el año. La co­ci­na, di­se­ña­da a me­di­da por Ni­ce Ho­me Bar­ce­lo­na, es per­fec­ta pa­ra or­ga­ni­zar una co­mi­da o una ce­na rá­pi­da, cuan­do no ape­te­ce sa­lir. Su de­co­ra­ción si­gue las úl­ti­mas ten­den­cias, con mue­bles y com­ple­men­tos de fir­mas co­mo Ikea, Cal­ma Hou­se, Vac­kart o Mai­sons du Mon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.