Ur­ban re­lax

Alo­jar­se en el cen­tro de la ciu­dad, sin ago­bios, es la ofer­ta de The Walt Ma­drid, un pe­que­ño ho­tel bou­ti­que, tran­qui­lo y friendly, que pre­su­me de per­so­na­li­dad, di­ver­sión y un tra­to ex­qui­si­to.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: AL­MU­DE­NA CAR­MO­NA.

The Walt Ma­drid es un cén­tri­co ho­tel bou­ti­que en la ca­pi­tal que ase­gu­ra ocio, shop­ping y tran­qui­li­dad, a par­tes igua­les.

Un oso tra­vie­so, que se aso­ma por de­ba­jo de una me­sa pa­ra re­ci­bir al hués­ped, es la mas­co­ta del cén­tri­co ho­tel, The Walt Ma­drid. Un an­ti­guo hos­tal en rui­nas que ha reabier­to sus puer­tas to­tal­men­te re­no­va­do. És­te, co­mo sus dos her­ma­nos ma­yo­res en Pa­rís — Le Walt y Le Mar­quis— es un pro­yec­to fa­mi­liar en el que sus pro­pie­ta­rios, el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Geor­ges Chau­ve y Pa­me­la Walt, y sus dos hi­jos han pues­to al­ma, co­ra­zón y vida. ▫▫◽

Él, fran­cés, con una am­plia tra­yec­to­ria en el sec­tor de la hos­te­le­ría y ella, ca­li­for­nia­na, de fa­mi­lia de vi­ti­cul­to­res, lle­van más de 20 años re­co­rrien­do el mun­do con un úni­co ob­je­ti­vo: abrir, re­es­truc­tu­rar y re­po­si­cio­nar con éxi­to ne­go­cios ho­te­le­ros en cri­sis. El nue­vo di­se­ño de The Walt Ma­drid es obra del ar­qui­tec­to ita­liano Fe­de­ri­co Fras­son, cu­yas ideas fres­cas en­tu­sias­ma­ron a sus pro­pie­ta­rios. Él, jun­to con el equi­po es­pa­ñol de Aro­ca Ar­qui­tec­tos, fue­ron los res­pon­sa­bles de ul­ti­mar el pro­yec­to en so­lo 10 me­ses. El en­can­to de su en­tra­da, con el te­cho abo­ve­da­do de ma­de­ra se res­pe­tó, aun­que se op­tó por ac­tua­li­zar­lo en blan­co y de­co­rar­lo con una luz de neón crea­da pa­ra la oca­sión por Fras­son.

To­dos los cua­dros y es­cul­tu­ras que de­co­ran el ho­tel son obra de su co­pro­pie­ta­ria, Pa­me­la Walt Chau­ve.

En cuan­to al in­te­rior, se con­ci­bió co­mo un ho­tel bou­ti­que con 30 ha­bi­ta­cio­nes aco­ge­do­ras, lu­mi­no­sas y es­pa­cio­sas re­par­ti­das en cin­co plan­tas. To­das ellas cuen­tan con un cá­li­do sue­lo de ma­de­ra y atre­vi­das pin­ce­la­das de co­lor (di­fe­ren­tes en ca­da ha­bi­ta­ción) en ca­be­ce­ros, mue­bles y ac­ce­so­rios de es­ti­lo clá­si­co chic. El mo­bi­lia­rio des­ta­ca por su fun­cio­na­li­dad y, so­bre to­do, por su ale­gre co­lo­ri­do, don­de el ama­ri­llo es­tá om­ni­pre­sen­te: en la re­cep­ción, los pa­si­llos o las te­rra­zas, pú­bli­cas y pri­va­das, que des­ti­lan cier­to ai­re de pa­tio an­da­luz. Qui­zá por­que la idea ini­cial de Geor­ge y Pa­me­la era com­prar un ho­tel en el Sur, aun­que ter­mi­na­ron en el cen­tro. ¡C’est la vie!

Si­tua­do a so­lo 150 me­tros de la Gran Vía, el ho­tel es­tá en el epi­cen­tro de la ofer­ta cul­tu­ral y co­mer­cial de Ma­drid. Su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción, en una boca­calle, evi­ta que The Walt es­té ex­pues­to al rui­do­so aje­treo de la ar­te­ria prin­ci­pal de la ca­pi­tal.

La re­cep­ción pro­por­cio­na una cá­li­da bien­ve­ni­da a los hués­pe­des gra­cias a los to­nos ele­gi­dos. Di­ná­mi­cos ama­ri­llos en la bu­ta­ca tú y yo y las lám­pa­ras chan­de­lier del te­cho, de es­ti­lo clá­si­co, y se­re­nos tie­rra en la alfombra y en la me­sa de bo­bi­na re­ci­cla­da. Los pa­si­llos de las plan­tas cuen­tan con aco­ge­do­res rin­co­nes. Al fon­do, el te­cho ori­gi­nal abo­ve­da­do de ma­de­ra aho­ra lu­ce pin­ta­do de blan­co.

Aco­ge­do­ra y con­for­ta­ble, Comf­yTe­rra­ce

Sin­gle tie­ne su pro­pia te­rra­za, que per­mi­te dis­fru­tar de desa­yu­nos al sol. Co­mo el res­to de

ha­bi­ta­cio­nes, ofre­ce ro­pa de ca­ma fran­ce­sa, am­plios ar­ma­rios em­po­tra­dos y du­cha ita­lia­na.

La luz na­tu­ral lle­ga tam­bién a los ba­ños, don­de la pie­dra y la ma­de­ra com­po­nen es­tan­cias per­so­na­li­za­das con las ve­las y su­ti­les de fi­bras na­tu­ra­les don­de ad­mi­rar, sin pri­sas, el en­tor aro­mas.

El bar se com­ple­ta con una ín­ti­ma te­rra­za alar­ga­da y ro­dea­da de plan­tas. En sus me­si­tas re­don­das acom­pa­ña­das de si­llas de jar­dín —por su­pues­to, en co­lor ama­ri­llo— po­drás de­gus­tar ri­cas ta­pas es­pa­ño­las re­ga­das con una am­plia se­lec­ción de vi­nos y cer­ve­zas ar­te­sa­na­les o exó­ti­cos tés y zu­mos de fru­tas.

Si­tua­do en la plan­ta ba­ja, Bob’s Bar es el lu­gar per­fec­to co­mo pun­to de en­cuen­tro en Ma­drid. Ade­más de ofre­cer sus ri­cos desa­yu­nos bu­fé con crua­sáns, fru­ta y gran va­rie­dad de pa­nes, que­sos y ja­món se­rrano, en él pue­des to­mar un ten­tem­pié a me­dio­día o una co­pa por la no­che con ami­gos, ale­ja­dos del bu­lli­cio ca­lle­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.