Cam­bio de vida

Con la re­for­ma ade­cua­da, cual­quier es­pa­cio pue­de adap­tar­se a di­fe­ren­tes usos. Es­ta vi­vien­da, que fue en prin­ci­pio una ofi­ci­na, así lo de­mues­tra.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: PI­LAR PE­REA. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO. PLANO:

¿Pue­de una fría ofi­ci­na trans­for­mar­se en un cá­li­do ho­gar? Sí, con la re­for­ma ade­cua­da, y aquí tie­nes la prue­ba.

Con­ver­tir una an­ti­gua ofi­ci­na en una vi­vien­da ac­tual, que se adap­ta­se a las ne­ce­si­da­des y gus­tos de una pa­re­ja jo­ven sin hi­jos, fue el en­car­go que re­ci­bió el es­tu­dio de in­terio­ris­mo y reha­bi­li­ta­ción Backsteen, di­ri­gi­do por el ar­qui­tec­to de in­te­rio­res Víc­tor Zo­ri­ta. La idea era di­se­ñar un apar­ta­men­to mo­derno y lu­mi­no­so, con una gran zo­na so­cial don­de ce­le­brar reunio­nes y fies­tas con ami­gos. Ori­gi­nal­men­te, la plan­ta era prác­ti­ca­men­te diá­fa­na y con­ta­ba con un aseo in­de­pen­dien­te. De ahí que el pri­mer pa­so de la re­mo­de­la­ción fue­ra or­ga­ni­zar sus 90 m2.

El pi­so se di­vi­de en dos áreas: una pú­bli­ca, con sa­lón, co­ci­na in­te­gra­da y un aseo de cortesía, y la pri­va­da, con tres dor­mi­to­rios y un ba­ño. En la re­for­ma in­te­gral se eli­mi­na­ron los fal­sos te­chos pa­ra ga­nar al­tu­ra, las pa­re­des se pin­ta­ron de blan­co y el sue­lo ori­gi­nal se sus­ti­tu­yó por ta­ri­ma os­cu­ra en to­da la ca­sa, ex­cep­to en la co­ci­na y los ba­ños, don­de se co­lo­có por­ce­lá­ni­co. Otro pun­to a des­ta­car del pro­yec­to es el uso del gris an­tra­ci­ta co­mo hi­lo con­duc­tor. Es­te tono es­tá pre­sen­te, no só­lo en puer­tas y car­pin­te­ría, sino tam­bién en mue­bles, com­ple­men­tos e, in­clu­so, en las pa­re­des, co­mo es el ca­so del rin­cón de mú­si­ca.

Es­te fon­do de ai­re in­dus­trial es per­fec­to pa­ra la atrac­ti­va com­bi­na­ción de di­se­ños ac­tua­les, pie­zas ar­te­sa­na­les, mue­bles vin­ta­ge ad­qui­ri­dos en mer­ca­di­llos y pin­ce­la­das en to­nos in­ten­sos y vi­bran­tes, con lo que se con­si­guió una decoración equi­li­bra­da y ar­mó­ni­ca. Un mix que po­ne el bro­che per­fec­to a una re­for­ma plan­tea­da pa­ra crear una vi­vien­da muy per­so­nal. ■■◼ VI­SI­TA NUESTRA PÁ­GI­NA WEB pa­ra ver mu­chas más ca­sas e ideas de­co­ra­ti­vas en­tra en www.mi­ca­sa­re­vis­ta.com

NO­TA SO­FIS­TI­CA­DA Com­ple­men­tos y de­ta­lles bien es­co­gi­dos, ade­más de en­ri­que­cer la decoración, con­tri­bu­yen a per­so­na­li­zar los am­bien­tes. En es­te ca­so, co­mo la me­sa es re­don­da, se de­co­ró con ob­je­tos de for­mas cur­vas en sin­to­nía.

Ban­de­ja y ja­rro­nes, de El Glo­bo Mue­bles. Por­ta­ve­las, de Ikea.

CO­LO­RES COM­PLE­MEN­TA­RIOS

En la zo­na de es­tar, com­ple­men­tos y ta­pi­ce­rías en azul y mos­ta­za se com­bi­na­ron con pin­ce­la­das ne­gras y aca­ba­dos do­ra­dos. El re­sul­ta­do es una decoración de ai­re mas­cu­lino, ele­gan­te y muy chic.

Me­sa de cen­tro, de West­wing. Bu­ta­cas, de Vin­ta­ge 4P. Me­si­ta au­xi­liar, de Za­ra Ho­me. Si­llón de po­li­piel ne­gro, de Su­pe­rS­tu­dio.

LÍ­NEAS DE­PU­RA­DAS

El ba­ño prin­ci­pal se re­vis­tió con pie­zas por­ce­lá­ni­cas de gran for­ma­to, en tono beis, que po­ten­cian la con­ti­nui­dad y la am­pli­tud vi­sual del es­pa­cio. Una mam­pa­ra de cris­tal, que com­bi­na una ho­ja fi­ja con otra ba­tien­te, se­pa­ra la zo­na de la­va­bo de la du­cha.

Mue­ble de la­va­bo, de Ikea. Ac­ce­so­rios, de Za­ra Ho­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.