Gran acier­to

La re­for­ma de es­te pi­so se cen­tró en la crea­ción de una dis­tri­bu­ción mo­der­na y prác­ti­ca, con am­bien­tes có­mo­dos pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: BEA­TRIZ APA­RI­CIO. TEX­TO: MAR­TA SANZ. FO­TOS: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO. PLANO:

Una nue­va dis­tri­bu­ción mo­der­na y prác­ti­ca mar­ca la re­no­va­ción de es­ta ca­sa ma­dri­le­ña, pa­ra dis­fru­tar en fa­mi­lia.

Ade­más de en­can­tar­les su ubi­ca­ción, muy cer­ca del ma­dri­le­ño par­que de El Re­ti­ro, la vi­vien­da cum­plía to­dos los re­qui­si­tos que desea­ban sus pro­pie­ta­rios, una pa­re­ja con dos hi­jos: go­za­ba de abun­dan­te lu­mi­no­si­dad y sus 110 m2 se adap­ta­ban per­fec­ta­men­te a sus ne­ce­si­da­des. Co­mo la ma­yo­ría de los pi­sos an­ti­guos del cen­tro de Ma­drid, te­nía una dis­tri­bu­ción muy com­par­ti­men­ta­da y na­da fun­cio­nal, pe­ro ofre­cía gran­des po­si­bi­li­da­des. ◽◽◻

El es­tu­dio San­tos Mi­gue­le­na lle­vó a ca­bo una re­for­ma in­te­gral de la vi­vien­da. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo fue con­se­guir una gran zo­na co­mún que, ade­más, es­tu­vie­ra co­mu­ni­ca­da con la co­ci­na. Pa­ra ello, se reali­zó una im­por­tan­te trans­for­ma­ción en la dis­tri­bu­ción de la ca­sa. El sa­lón, ubi­ca­do en la par­te más lu­mi­no­sa, se am­plió al in­cor­po­rar­le otra ha­bi­ta­ción. Aho­ra cuen­ta con dos gran­des ven­ta­na­les y am­bien­tes di­fe­ren­cia­dos: es­tar y co­me­dor. En la es­tan­cia con­ti­gua a es­te úl­ti­mo se reubi­có la co­ci­na, que an­tes de las obras se en­con­tra­ba pró­xi­ma a la en­tra­da; pa­ra ga­nar am­pli­tud, lu­mi­no­si­dad y co­mo­di­dad, se in­de­pen­di­zó del sa­lón me­dian­te un ta­bi­que acris­ta­la­do que in­cor­po­ra dos puer­tas ba­tien­tes.

Otra de­ci­sión im­por­tan­te fue crear un lar­go pa­si­llo que con­du­je­ra a los tres dor­mi­to­rios y dos ba­ños, uno de ellos in­te­gra­do en la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal. Ade­más, se eli­mi­na­ron los fal­chos te­chos y se re­no­va­ron ins­ta­la­cio­nes y re­ves­ti­mien­tos. Se op­tó por el mis­mo sue­lo de ta­ri­ma de ro­ble pa­ra to­da la vi­vien­da y las pa­re­des se pin­ta­ron de blan­co, si bien en la co­ci­na y los ba­ños, es­te co­lor — ele­gi­do pa­ra los fren­tes y el mo­bi­lia­rio— se al­ter­nó con pa­vi­men­tos de gres por­ce­lá­ni­co que apor­tan el con­tra­pun­to cro­má­ti­co. A la ho­ra de de­co­rar la vi­vien­da, el es­tu­dio San­tos Mi­gue­le­na se pro­pu­so crear am­bien­tes aco­ge­do­res, don­de el sen­ti­do prác­ti­co es­tu­vie­ra siem­pre pre­sen­te. ◽◽◻

Mue­bles de dis­tin­tos ma­te­ria­les — ma­de­ra, fi­bra, hie­rro y cris­tal— se com­bi­na­ron con ta­pi­ce­rías en to­nos neu­tros y con dis­cre­tas pin­ce­la­das de co­lor en de­ta­lles y com­ple­men­tos. En­tre las pie­zas del mo­bi­lia­rio des­ta­can los di­se­ños rea­li­za­dos a me­di­da por el es­tu­dio pa­ra es­te pro­yec­to, co­mo la li­bre­ría de DM con ilu­mi­na­ción led in­te­gra­da; la me­sa de co­me­dor, de hie­rro la­ca­do y so­bre de par­qué de pino re­cu­pe­ra­do; o el apa­ra­ra­dor de la zo­na de es­tar, rea­li­za­do con puer­tas an­ti­guas. ■■◼

AR­TE EN CA­SA

Obras con­tem­po­rá­neas se in­te­gran en la decoración del sa­lón y atra­pan las miradas. Es el ca­so de es­ta fo­to­gra­fía de gran for­ma­to, que pre­si­de un rin­cón de la zo­na de es­tar.

Fo­to­gra­fía, de Joa­quín Ma­ría Crespo Can­de­la. Pufs, de ven­ta en Mai­sons du Mon­de.

PIN­CE­LA­DAS DE REAL­CE

En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, el ca­be­ce­ro ta­pi­za­do en azul apor­ta co­lor y con­tras­te so­bre el fon­do blan­co de las pa­re­des, bue­na par­te del mo­bi­lia­rio y la ro­pa de ca­ma, ele­gi­do pa­ra po­ten­ciar la lu­mi­no­si­dad.

Ca­be­ce­ro di­se­ña­do por el es­tu­dio San­tos Mi­gue­le­na. Lám­pa­ra, de Za­ra Ho­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.