Ins­pi­ra­cio­nes: co­lec­cio­nes

Esa atrac­ción que siem­pre has sen­ti­do por ma­que­tas de co­ches, ta­zas an­ti­guas o to­ca­dos, pue­de ser muy de­co­ra­ti­va. Re­co­pi­la to­das las pie­zas de tu pa­sión y con­viér­te­las en una co­lec­ción fas­ci­nan­te.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FO­TOS:

Sa­ca de los ca­jo­nes los ob­je­tos que ate­so­ras. Si sa­bes có­mo ex­hi­bir­los, los con­vier­tes en em­ble­mas de­co­ra­ti­vos.

El coleccionismo es una bo­ni­ta his­to­ria de amor. El fle­cha­zo co­mien­za con una pie­za que, de pron­to, lle­ga a tus ma­nos. Qui­zá ya la ha­bías vis­to fu­gaz­men­te en ca­sa de al­guien que­ri­do, o te la pre­sen­tó ese ami­go que siem­pre ha­ce re­ga­los ori­gi­na­les, o la des­cu­bris­te en un mer­ca­di­llo. Sea cual sea el ori­gen, en el mo­men­to que en­tra en tu vi­da, al­go cam­bia. Y a par­tir de ese clic, em­pie­zas a bus­car pie­zas que se le pa­rez­can, que cui­das y te de­lei­tan día a día con su pre­sen­cia. Por­que és­ta es una bo­ni­ta his­to­ria de amor… eterno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.