Fue­ra de se­rie

Con la reforma y de­co­ra­ción de es­ta vi­vien­da en Ma­drid, se lo­gra­ron am­bien­tes per­so­na­les, que tienen la vir­tud de ser ac­tua­les y, a la vez, im­pa­si­bles a las mo­das.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: P. PE­REA. TEX­TO: M. SANZ. FO­TOS: M. YELEQ. AYU­DAN­TE: P. BAL­BOA. PLANO:

La reforma in­te­gral de es­te pi­so, y su in­terio­ris­mo, lo han trans­for­ma­do en una vi­vien­da có­mo­da, es­pa­cio­sa y lle­na de luz. Un acier­to en su dis­tri­bu­ción, to­tal­men­te nue­va y fun­cio­nal, tras­la­dar el co­me­dor al es­pa­cio ga­na­do al pa­si­llo.

C on­se­guir una ca­sa úni­ca, con iden­ti­dad, y que re­fle­je la per­so­na­li­dad de quie­nes vi­ven allí es el gran ob­je­ti­vo ( y lo­gro) de Ma­ría Mez­qui­ta Uru­ñue­la, in­terio­ris­ta al fren­te del es­tu­dio Nik Nau Nu­na ex­pre­sión que, se­gún ella mis­ma nos cuen­ta, sig­ni­fi­ca al­go así co­mo ¡es lo que yo que­ría! La pro­pie­ta­ria de es­ta vi­vien­da lo sa­bía. Co­no­ce có­mo tra­ba­ja Ma­ría y los re­sul­ta­dos que ob­tie­ne, pues son ami­gas des­de ha­ce mu­chos años. Por eso, tu­vo muy cla­ro que se­ría ella la en­car­ga­da de re­for­mar su nue­va ca­sa, un pi­so an­ti­guo al que Ma­ría, en­se­gui­da, vio mu­chas po­si­bi­li­da­des.

SA­LÓN AL AI­RE LI­BRELos pro­pie­ta­rios que­rían apro­ve­char la te­rra­za co­mo una es­tan­cia más de la ca­sa. La pai­sa­jis­ta Lour­des Bohi­gas trans­for­mó su ima­gen, apor­tán­do­le ca­li­dez y ele­gan­cia, y con­si­guió con­ver­tir es­te es­pa­cio en un lu­gar ideal pa­ra des­can­sar y re­la­jar­se. Lo más des­ta­ca­ble, ade­más de las plan­tas y el mo­bi­lia­rio, una pér­go­la de ma­de­ra con toldo ex­ten­si­ble.Tex­ti­les,de Ja­mes Ma­lo­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.