Bos­que má­gi­co 96

Muy cer­ca de San­tia­go de Com­pos­te­la, ro­dea­do por ro­bles cen­te­na­rios y acu­na­do por el mur­mu­llo de las aguas del río Sar, A Quin­ta Da Au­ga es un ho­tel eco-na­tu­ral úni­co.

Mi Casa - - Sumario - TEX­TO: CRISTINA SÁN­CHEZ.

Ro­dea­do de ro­bles cen­te­na­rios, el ho­tel eco­na­tu­ral A Quin­ta da Au­ga, cer­ca de San­tia­go de Com­pos­te­la, cuen­ta con 51 ha­bi­ta­cio­nes,

3 sui­tes, spa y res­tau­ran­te gas­tro­nó­mi­co.

La im­po­nen­te be­lle­za del pai­sa­je que ro­dea­ba a la vie­ja na­ve de pa­pel que es hoy A Quin­ta Da Au­ga fas­ci­nó a la ar­qui­tec­ta Ma­ría Lui­sa Gar­cía, a su ma­ri­do, José Ra­món Lo­ren­zo, y a su hi­ja Lui­sa has­ta el pun­to de de­jar­lo to­do pa­ra em­bar­car­se en 2003 en el que se ha con­ver­ti­do en su pro­yec­to más per­so­nal. El ob­je­ti­vo que se mar­ca­ron era con­ver­tir ese es­pa­cio en un des­tino má­gi­co, pa­ra lo que la fa­mi­lia Lo­ren­zo se mar­có una ho­ja de ru­ta has­ta lo­grar lo que es hoy su ho­tel: un es­ta­ble­ci­mien­to con mu­cho en­can­to, fru­to del ca­ri­ño y de la pa­sión de sus ar­tí­fi­ces y cu­yo va­lor prin­ci­pal es ha­cer sen­tir al viajero co­mo en ca­sa. Es­ta fi­lo­so­fía, que com­par­ten con Re­laix & Cha­teaux, les lle­vó a per­te­ner a es­te se­lec­to club, mí­ti­co en la hos­te­le­ría, que so­lo dis­tin­gue con su se­llo de ca­li­dad a de­ter­mi­na­dos ho­te­les, úni­cos y di­fe­ren­tes.

El ho­tel, ubi­ca­do en una an­ti­gua na­ve aban­do­na­da que en 1790 fue la fá­bri­ca de pa­pel de La­ra­ño, es­tá ro­dea­do por un fron­do­so bos­que de 10.000 m2. es­ta aso­cia­ción hos­te­le­ra ga­ran­ti­za la ex­ce­len­cia de lo que ellos de­no­mi­nan las cin­co “c”: ca­rác­ter, co­ci­na, cal­ma, charm (en­can­to) y cortesía.

A Quin­ta da Au­ga for­ma par­te del se­lec­to club de ca­li­dad Re­lais & Cha­teaux des­de 2010, un año des­pués de su inau­gu­ra­ción;

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.