Cla­ves: comedores

Un lu­gar pa­ra dis­fru­tar sin pri­sas —¿al­guien quie­re otro ca­fé?—, don­de el tiem­po se de­tie­ne en­tre ri­sas y char­las. Los ex­per­tos en de­co nos ex­pli­can có­mo de­be ser ese co­me­dor que que­re­mos.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: SU­SA­NA GON­ZÁ­LEZ. FO­TOS:

Los de­co­ra­do­res nos re­suel­ven las du­das más fre­cuen­tes en torno a su ubi­ca­ción, mo­bi­lia­rio, aca­ba­dos e ilu­mi­na­ción.

Par­ta­mos de ce­ro. La pri­me­ra cues­tión, aun­que pa­rez­ca ob­via, es ¿dón­de pon­go el co­me­dor? Pa­ra Ana Mar­tín, La­ra Mu­ñoz y Nahia Ma­con, ar­qui­tec­tas es­pe­cia­li­za­das en in­terio­ris­mo slow, de Emm­me Stu­dio: "Lo más im­por­tan­te es que es­té cer­ca de la co­ci­na, nos pa­re­ce lo más có­mo­do y fun­cio­nal a la ho­ra de tras­la­dar los ali­men­tos." Víc­tor Zo­ri­ta, del es­tu­dio de in­terio­ris­mo y reha­bi­li­ta­ción Backs­teen, ad­vier­te que "si no se cal­cu­la bien el es­pa­cio de re­co­rri­do de las si­llas o si se co­lo­can me­sas de­ma­sia­do gran­des, no se­rá có­mo­do. De ahí que sea im­por­tan­te de­li­mi­tar bien los es­pa­cios de cir­cu­la­ción, así co­mo la for­ma geo­mé­tri­ca que nos apor­te el co­me­dor, ya sea cua­dra­da, rec­tan­gu­lar o un am­bien­te no de­li­mi­ta­do en me­dio del sa­lón." Y aquí lle­ga­mos a la se­gun­da cues­tión. Sal­vo que la ca­sa sea tan am­plia que dis­pon­ga de una ha­bi­ta­ción ex­clu­si­va pa­ra el co­me­dor, lo ha­bi­tual es que com­par­ta es­pa­cio con el es­tar e, in­clu­so, con la co­ci­na. ¿Có­mo po­de­mos de­li­mi­tar la zo­na que le co­rres­pon­de den­tro de una dis­tri­bu­ción diá­fa­na? "Cam­bian­do el ti­po de sue­lo, ge­ne­ran­do una es­pe­cie de fal­sa al­fom­bra — ex­pli­can des­de Emm­me Stu­dio—. Otra so­lu­ción pue­de ser a tra­vés de la pin­tu­ra o con una mo­di­fi­ca­ción de la al­tu­ra del fal­so te­cho." ◽◽◻

Víc­tor Zo­ri­ta, de Backs­teen, aña­de que "la uti­li­za­ción de ele­men­tos de­co­ra­ti­vos co­mo al­fom­bras o fo­sea­dos en el te­cho so­bre la me­sa, y el uso de dis­tin­tas ter­mi­na­cio­nes en pa­re­des —con tex­tu­ras, pa­pel pin­ta­do o di­fe­ren­tes to­nos de color— ayu­dan a que un co­me­dor ga­ne pro­ta­go­nis­mo y es­té de­li­mi­ta­do sin in­tro­du­cir ele­men­tos fí­si­cos que di­fi­cul­ten el día a día". Lle­ga­dos a es­te pun­to, sur­ge otra du­da. Si he­mos con­se­gui­do dar­le una en­ti­dad pro­pia, ¿qué de­be­mos ha­cer pa­ra que el co­me­dor ar­mo­ni­ce con el sa­lón o la co­ci­na? ¡Si es muy di­fe­ren­te, la mez­cla po­dría ser ex­plo­si­va! "La ar­mo­nía se con­si­gue uti­li­zan­do el mis­mo es­ti­lo de mo­bi­lia­rio en to­das las zo­nas, com­bi­nán­do­lo con una pa­le­ta de color co­mún". Ase­gu­ra Nahia Ma­con, des­de Emm­me Stu­dio.

"Una lám­pa­ra en ar­mo­nía con la co­ci­na o un ta­pi­za­do de las si­llas del co­me­dor acor­de con los so­fás ayu­dan a una in­te­gra­ción glo­bal de los es­pa­cios", ma­ti­zan des­de el es­tu­dio Backs­teen. "Bus­car un hi­lo con­duc­tor en es­tan­cias abier­tas es una gran es­tra­te­gia pa­ra una in­te­gra­ción equi­li­bra­da. En mi ca­so, sue­lo in­tro­du­cir al­gún ele­men­to dis­cre­to, co­mo to­ques do­ra­dos o ne­gros", con­ti­núa Víc­tor. Avan­ce­mos un pa­so más. Al mar­gen de que for­me par­te de un es­pa­cio diá­fano o dis­pon­ga de una ha­bi­ta­ción en ex­cu­si­va, ¿có­mo se ilu­mi­na co­rrec­ta­men­te el co­me­dor? "La luz na­tu­ral es un gran alia­do, pe­ro si no go­za­mos de es­ta ven­ta­ja, se pue­den bus­car soluciones co­mo re­tro­ilu­mi­nar el es­pa­cio a tra­vés de can­di­le­jas, que son fo­sea­dos en el te­cho en los que se ins­ta­la la luz sin que se vea, de mo­do que sa­le a tra­vés de una ra­nu­ra", ex­pli­ca Zo­ri­ta. Otro fac­tor es re­gu­lar la ilu­mi­na­ción.

Se­gún Emm­me Stu­dio, "la ilu­mi­na­ción de­be ser pun­tual so­bre la su­per­fi­cie en la que se va a co­mer, pe­ro re­gu­la­ble, ti­po led, pa­ra que po­da­mos dar un to­que más ín­ti­mo en las ce­nas con ami­gos o en el mo­men­to del ca­fé y las co­pas. Y siem­pre, uti­li­zan­do tem­pe­ra­tu­ras de color cá­li­das, que ha­cen la co­mi­da más ape­te­ci­ble". Por úl­ti­mo, con­sul­ta­mos a los ex­per­tos: ¿qué re­ves­ti­mien­tos son acon­se­ja­bles en el co­me­dor? "Es ne­ce­sa­rio un es­tu­dio com­ple­to del es­pa­cio pa­ra po­der dar una res­pues­ta —ad­vier­te Víc­tor, des­de Backs­teen—, pe­ro re­co­mien­do co­lo­car pa­pe­les con tex­tu­ra, pa­ne­la­dos de ma­de­ra y ju­gar con el color de las pa­re­des". Nahia Ma­con, de Emm­me Stu­dio, pun­tua­li­za "pa­pe­les y pin­tu­ras la­va­bles son un acier­to cuan­do hay ni­ños cer­ca".

1

2

Los ban­cos se im­po­nen, por­que aco­gen un nú­me­ro va­ria­ble de co­men­sa­les y no in­te­rrum­pen la sen­sa­ción de pro­fun­di­dad. Mo­de­lo, en 130 x 38 x 30 cm (225 €). De www.car-moe­bel.de

La co­mo­di­dad es cla­ve. Es­ta si­lla tie­ne res­pal­do cur­vo pa­ra apo­yar me­jor la es­pal­da, y pa­tas con re­po­sa­piés. Easy Na­tu­ral (79 €) es de El Cor­te In­glés.

Pa­ra que si­llas y ban­cos de ma­de­ra sean tan con­for­ta­bles co­mo los asien­tos ta­pi­za­dos, re­cu­rre a co­ji­nes. De la firma ID­de­sign (des­de 13,95 €).

1

2

Pa­ra dis­tin­guir lo que co­mes, ne­ce­si­tas una ilu­mi­na­ción ce­ni­tal. Es de­cir, una lám­pa­ra sus­pen­di­da del te­cho. Es­ta, de me­tal azul cie­lo, es de Mai­sons du Mon­de (29,99 €). Un es­pe­jo mul­ti­pli­ca la luz, ya sea na­tu­ral o ar­ti­fi­cial. Si ade­más tie­ne un mar­co me­ta­li­za­do, apor­ta­rá bri­llo al es­pa­cio. De Moy­cor, en 30 x 60 cm (125 €).

Uti­li­za com­ple­men­tos blan­cos. ¿La ra­zón? Cuan­do re­ci­ben la luz que los ilu­mi­na, no ab­sor­ben los co­lo­res, sino que los re­fle­jan. Ja­rro­nes (65 €/ el jue­go de 2), de Hübsch.

2

Neu­tra­li­zar los aro­mas de la co­mi­da es ca­pi­tal. La vela en la­ta Flor de ce­re­zo, de Don Al­go­dón, tie­ne do­ble me­cha, pa­ra es­pa­cios gran­des (4,95 €). Con una al­fom­bra de­li­mi­ta­rás vi­sual­men­te el co­me­dor. Pe­ro de­be ser la­va­ble. El mo­de­lo Earth, de Lo­re­na Ca­nals, lo es (250 €).

Eli­ge un me­na­je con es­ti­lo. En am­bien­tes com­par­ti­dos, to­do aque­llo que uti­li­ces en el co­me­dor se ve­rá des­de el sa­lón y la co­ci­na. Co­pa, de HK Li­ving (8,25 €).

2

El in­te­rior com­par­ti­men­ta­do per­mi­te ren­ta­bi­li­zar me­jor la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je de un mue­ble. Así se evi­tan los es­pa­cios muer­tos que no se pue­den apro­ve­char. Apa­ra­dor Li­ne; sus me­di­das: 154 x 41 x 75 cm (189 €). En Con­fo­ra­ma.

Con es­tan­tes, pa­ra lu­cir la va­ji­lla, y un ca­jón pa­ra la man­te­le­ría. Vi­tri­na Fiord, de ma­de­ra eco­ló­gi­ca. En 70 x 40 x 130 cm (299 €). De Ba­nak Im­por­ta.

Una ex­ce­len­te su­per­fi­cie de apo­yo pa­ra no aba­rro­tar la me­sa. De la firma La Re­dou­te In­te­rieurs, ca­ma­re­ra con rue­das, en 66 x 33 x 87 cm (169 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.