¡Qué ar­te!

En es­te apar­ta­men­to, ubi­ca­do en el cen­tro de Ma­drid, pie­zas úni­cas y sin­gu­la­res con­for­man un in­terio­ris­mo muy apa­sio­na­do, ins­pi­ra­do en la fi­gu­ra del ge­nial Pi­cas­so.

Mi Casa - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: EVA BAENA. TEX­TO: MARTA SANZ. FO­TOS: MI­RIAM YELEQ. PLANO:

Con nu­me­ro­sas re­fe­ren­cias a la obra de Pi­cas­so en la de­co­ra­ción, es­ta ca­sa ma­dri­le­ña de­rro­cha ori­gi­na­li­dad. Es bohe­mia co­mo el ba­rrio don­de se en­cuen­tra, La­va­piés, y vi­bran­te, co­mo el ar­tis­ta ma­la­gue­ño.

En la mis­ma ca­lle en la que se en­cuen­tra es­te apar­ta­men­to vi­vió a fi­na­les del si­glo XIX el ge­nial Pa­blo Ruiz Pi­cas­so quien, con tan so­lo die­ci­séis años, lle­gó a Ma­drid pa­ra es­tu­diar en la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do. Fue en­ton­ces cuan­do fi­jó su re­si­den­cia en la ca­lle de San Pe­dro Már­tir, en un edi­fi­cio del ba­rrio de La­va­piés. Hoy, al­go más de cien­to vein­te años des­pués, su obra y su vi­da pro­ta­go­ni­zan la de­co­ra­ción de Ca­sa Pi­cas­so, di­se­ña­da por la em­pre­sa de al­qui­ler de vi­vien­das sin­gu­la­res The Si­ba­rist, jun­to al equi­po de in­terio­ris­tas de M-Ar­te. “Ade­más de ho­me­na­jear a Pi­cas­so, que­ría­mos un es­pa­cio que pro­por­cio­na­ra el má­xi­mo bie­nes­tar, que fue­ra ca­paz de dia­lo­gar con sus ocu­pan­tes y que, a tra­vés del equi­li­brio y la ar­mo­nía, trans­mi­tie­ra sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas. Pa­ra ello re­cu­rri­mos al Feng Shui y a la ex­per­ta en es­te ar­te mi­le­na­rio chino, Ma­rian Du­ran. Así co­men­zó el re­to de crear es­ta ca­sa de au­tor: “bohe­mia co­mo el ba­rrio, y vi­bran­te, co­mo el ar­tis­ta”, ex­pli­can des­de The Si­ba­rist.

La vi­vien­da, con tres dor­mi­to­rios y tres ba­ños, cuen­ta, ade­más, con un am­plí­si­mo sa­lón con co­me­dor y co­ci­na in­te­gra­dos: un aco­ge­dor es­pa­cio con­ce­bi­do co­mo show co­oking, pa­ra dis­fru­tar de la co­ci­na y com­par­tir agra­da­bles mo­men­tos al­re­de­dor de una gran me­sa de ma­de­ra di­se­ña­da por Car­los Ebeno Pinto. Si­guien­do el tra­ba­jo del es­tu­dio de Feng Shui de Ma­rian Du­ran, pa­ra ca­da es­pa­cio se eli­gió un color. Aun­que el sa­lón sí es blan­co, en el res­to vi­bran con fuer­za dis­tin­tos to­nos. “Fue un di­ver­ti­do re­to de crea­ti­vi­dad e in­ge­nio, pues tu­vi­mos que uti­li­zar co­lo­res que, a prio­ri, no hu­bié­ra­mos ele­gi­do. Al fi­nal, con­se­gui­mos un re­sul­ta­do muy original y sa­tis­fac­to­rio”, cuen­ta Sil­via Hengs­ten­berg, so­cia de The Si­ba­rist.

Gra­cias a un me­ticu­loso y de­ta­llis­ta tra­ba­jo de in­terio­ris­mo, The Si­ba­rist y M-Ar­te con­si­guie­ron crear un es­pa­cio con per­so­na­li­dad pro­pia. Ade­más de dis­tin­tas re­fe­ren­cias al pin­tor ma­la­gue­ño, co­mo la vi­drie­ra del co­me­dor, la ci­ta de uno de los dor­mi­to­rios o las lá­mi­nas que de­co­ran pa­re­des, son nu­me­ro­sos los ar­tis­tas y ar­te­sa­nos que par­ti­ci­pa­ron en es­te pro­yec­to, no só­lo con sus crea­cio­nes, sino tam­bién con la re­cu­pe­ra­ción de pie­zas. Por eso es el alo­ja­mien­to ideal pa­ra via­je­ros que quie­ran dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te.

AM­BIEN­TES VI­VI­DOSLa ma­yo­ría de los mue­bles son pie­zas re­cu­pe­ra­das, com­pra­das on­li­ne o en mer­ca­di­llos, co­mo El Ras­tro de Ma­drid. Por ejem­plo, en la zo­na de es­tar, una ca­ma-ni­do re­con­ver­ti­da en so­fá se com­bi­nó con una me­sa de cen­tro con so­bre de cris­tal, de se­gun­da mano.Co­ji­nes, de Za­ra Ho­me y Los Pe­ño­tes. Fi­gu­ras en for­ma de go­lon­dri­nas, de Co­lin­dan­te.

TO­QUE PICASSIANO En el co­me­dor, una vi­drie­ra ins­pi­ra­da en el mu­ral de Pi­cas­so Ale­gría de Vi­vir ocul­ta las vis­tas a un pa­tio in­te­rior. Pa­ra es­te am­bien­te se bus­có una me­sa am­plia y có­mo­da don­de dis­fru­tar de las co­mi­das y de las con­ver­sa­cio­nes, y que, ade­más, ofre­cie­ra una su­per­fi­cie de apo­yo ex­tra en la co­ci­na.Me­sa di­se­ña­da por el ar­tis­ta chi­leno Car­los Ebeno Pinto y M-Ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.